novedades
 SEARCH   
 
 

05.06.2016 Críticas  
El slasher teatral cobra vida en la Sala Flyhard

La Sala Flyhard presenta una pieza de Jordi Centelles que se dio a conocer en el ciclo “Més que una lectura”. La reacción del público ha propiciado que ES FA FOSC realice temporada en el teatro. Una pieza que no oculta sus fuentes cinematográficas a la vez que recoge el testigo genérico de algunas piezas de Javier Daulte.

El espacio escénico de Martí Torras Mayneris transforma la estancia en el sótano de lo que podría ser una casa unifamiliar, apartada de cualquier núcleo urbano. Una de tantas que hemos visto durante décadas en las películas de terror de serie B. Una sábana negra cierra la grada más cercana a la entrada de la sala jugando un doble papel. Por un lado, crea la ilusión en el espectador de encontrarse encerrado dentro de la habitación, con los protagonistas, sin poder salir hasta que ellos lo permitan. Por otro, reproducir en nuestra imaginación lo que sucede fuera de escena. El fuera de campo cinematográfico. Lo que se oculta tras la oscuridad. Tanto el decorado como el diseño de iluminación de Xavi Gardés funcionan a la perfección.

La mano de Centelles para integrar elementos reconocibles de la serie B y trasladarlos con eficacia sobre las tablas es indiscutible y el divertimento nervioso que provocan también. Estos detalles, como el deseo de venganza causado tras una humillación, se combinan con algunos elementos dramáticos que nos recuerdan al mejor Daulte. Recordamos muy alegremente títulos como “Gore”, “4D Óptic” o “Ets aquí?”. Aunque es cierto que la estilización visual de la ciencia ficción o los efectos especiales no se trabaja tanto como en los modelos del argentino, sí que se coincide en la profundización en la psicología de les personajes y en el dramatismo (o patetismo de algunas situaciones).

Que el personaje de Gemma Deusedas sea visiblemente más mayor que el resto, sirve para dotar de entidad al asunto, a la vez que ironiza sobre la edad de muchos intérpretes veteranos que interpretan a adolescentes en producciones de este tipo. También el aumento de edad de unos espectadores que ya no somos (tan) jóvenes como cuando veíamos estas películas, pero que seguimos disfrutándolas como enanos. Tanto su interpretación como la de Oriol Casals y Laia Alsina Riera son muy destacables. Los tres consiguen interpretar todos los tópicos genéricos que esperamos con una sincronización perfecta. Sin llegar a la parodia extrema y siempre metidos en el personaje propiciarán el chiste o la broma siempre que corresponda pero desde la seriedad de su interpretación. En los giros dramáticos también destacan por su adecuación a la propuesta, así como por defender los momentos más inverosímiles del género, que el público acepta como marca obligatoria.

Finalmente, ES FA FOSC nos atrapa no sólo por la manera de contarnos esta historia sino por esa reflexión intrínseca sobre el paso del tiempo en nuestra relación con el género. Los detalles gore están francamente bien integrados y ejecutados y, en consecuencia, la sensación de verosimilitud y adecuación a los cánones prototípicos sucede con éxito. De nuevo, un acierto en la programación de la Flyhard.

Crítica realizada por Fernando Solla

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES