novedades
 SEARCH   
 
 

12.06.2024 Críticas  
Viernes – Crítica 2024

Los Teatros Luchana de Madrid, presentan Viernes, una comedia de enredos dirigida por Naím Thomas, con texto de Javi Ruiz, que esconde una faceta trágica dentro de su aparente cotidianidad. Lo que a priori es una reunión cualquiera de fin de semana, se va tornando en un descontrol absoluto en el que nada es lo que parece ni lo que creemos ver de cada uno de ellos.

Un Viernes cualquiera Elsa (Patricia Peñalver) y Alberto (Javi Ruiz) invitan a cenar a Lucía (Lucía Ramos) y Thomas (Gonzalo Trujillo). Lucía es amiga de la universidad de Elsa y su pareja, Thomas, es un dramaturgo en ciernes. Elsa necesita sentirse amada. Lucía necesita fiesta, si no, se la trae de casa. Thomas necesita una relación con menos altibajos. Y Alberto necesita que termine esta maldita cena. Lo que aparentemente es un plan sencillo se torna complicado gracias a las diferencias irreconciliables entre Elsa y Alberto. Y es que Alberto se ha perdido a sí mismo dentro de su acaparador trabajo y ha descuidado su relación, a la vez que ella añora las aventuras que vivían de jóvenes y al “Alberto de antes”.

Viernes es una obra que cabalga entre la comedia blanca, la comedia más gamberra, el melodrama, y algo de reflexión de parejas en sus 75 minutos de duración y, cierto es, lo hace con gran facilidad. Esto no quiere decir que todos los tonos sean igual de exitosos. Por un lado, la comedia de parejas es su faceta más presente y, si bien bebe mucho de la tradición del humor facilón de las matrimoniadas, no cae en la trampa inherente a este tipo de comedia. Ya que, muy afortunadamente, Viernes evita repetir infinitas variaciones del mismo chiste que se reduce a “son un matrimonio pero en realidad se odian”.

Por otro lado, el texto de Javi Ruiz salpica esta comedia tradicional con momentos más macarras, a partes intimistas, una pizca de subversión y una explosión melodramática final que (dándole la vuelta a cierto dicho) nos confirma que la tragedia es igual a comedia más tiempo.

La dirección escénica de Naím Thomas es utilitaria, ya que su trabajo se centra principalmente en las actuaciones. Entre chiste fácil y chiste fácil se nos presentan a cuatro personajes que a la vez tienen una enorme dificultad para comunicarse entre ellos pero que se esfuerzan desesperadamente por ser vistos. Entre ellos, destaca la Elsa de Peñalver como el personaje más sufrido de todos.

Con todo esto, Viernes apunta claramente a un nicho de público muy específico: las parejas (heterosexuales) de cierta edad que pueden identificarse con los personajes y su conflicto. Naturalmente no hay nada de malo en ello, pero esta estrechez de ambiciones definitivamente dejará afuera a otros segmentos del público. Pero, si consigues entrar en ella, Viernes acaba siendo un entretenimiento ligero cuyas ideas y preocupaciones definitivamente generarán interesantes discusiones entre las parejas que vayan a verla.

Crítica realizada por Erik Ortega Rodríguez

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES