novedades
 SEARCH   
 
 

14.07.2023 Críticas  
Se acaba un mundo pero otro llega

La compañía de danza La Veronal llega al Mercat de les Flors de Barcelona dentro de la programación del Grec Festival para presentar Firmamento, una pieza que habla sobre sobre el dolor de la pérdida, pero con un contrapunto de esperanza en lo que ha que venir.

Expulsadas de la niñez, las personas que atraviesan la adolescencia añoran el tiempo de los juegos y, a la vez, se ilusionan con el abanico de posibilidades que se abre ante sus ojos. Viven un momento de cambio durante el cual se definirá la forma en qué ven el mundo y se establecerá la importancia que tendrán para ellos el mundo material o el emocional.

Es por ello que La Veronal y su nuevo director Marcos Morau invitan al público a emplear la intuición, a activar la memoria y los sentidos para adentrarse en el laberinto que suponen los espectáculos de la compañía. ¿Qué estamos viendo? ¿Dónde está la salida de este laberinto? Utilizando el lenguaje que hace icónica a esta compañía, el espectador podrá desafía la lógica y sumergirse en el desconcierto, el misterio y la reflexión. Un espacio mágico que contiene infinitas posibilidades y que recuerda al público que el mundo está repleto de realidades posibles que van más allá de lo que vivimos.

Con este montaje, La Veronal explora un nuevo público, un público adolescente que puede que anteriormente no haya escuchado hablar de ellos pero que, con este espectáculo, aseguraran una compañía de la que disfrutar en funciones venideras. Así lo aseguraron ayer cuando casi la totalidad de la platea acabó de pié aplaudiendo el imaginario e impactante trabajo desarrollado en escena.

De nuevo, La Veronal llena el escenario de talento para, con su propio lenguaje coreográfico, meternos de lleno en una historia muy visual y cinematográfica que nos absorbe de lleno. La dirección de Marcos Morau es impecable. La coreografía creada por el mismo Morau en colaboración con la totalidad de la compañía es magnética y la creación y evolución de la historia continua que se desarrolla nos mantiene constantemente en vilo para ver qué es lo siguiente. Cuando pensamos que nada más puede sorprendernos, se abre una puerta hacia lo desconocido que deja atrás lo disfrutado y evoluciona de formas insospechadas. Una sorpresa continua sin fin.

En la parte técnica, destacar la iluminación creada por Bernat Jansà, con la que se juega y se convierte en danza desde su inicio sin dejar de evolucionar. La escenografía de Max Glaenzel es simplemente mágica. Con un nivel de detalle extremo, no dejará de sorprender al público durante la hora y cuarto de espectáculo. El diseño de vestuario de Silvia Delagneau es atrayente. Y la ilustración animada de Marc Salicrú es simplemente una fantasía que no puede ser descrita.

La Veronal es una de esas compañías que sabes que disfrutarlas es un acierto, que siempre que presentan un nuevo espectáculo es 100% recomendable por su forma de explicar y evolucionar la historia, por su narrativa especial, por su continuo y minucioso trabajo de limpieza coreográfica, sus continuas referencias escénicas a Kubrick, Chaplin, Wes Anderson, su cuidada creación musical… No lo digo solo yo, lo dice su público fiel quien, antes del estreno de Firmamento, la compañía ya tenía contratados mas de 70 bolos, de los cuales, algunos ya están sin entradas. Si te perdiste esta fantasía, estate atento: La Veronal volverá con Firmamento al Mercat de les Flors de Barcelona a finales de 2023.

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES