novedades
 SEARCH   
 
 

12.07.2023 Música  
La huella imborrable de Badalamenti

La 17ª edición de Fimucité sigue en marcha y el pasado 8 de julio se pudo disfrutar de uno de los eventos más emblemáticos de este año. Se trató del concierto Jazzdalamenti, un tributo al compositor Angelo Badalamenti, celebrado en el Teatro Leal de San Cristóbal de la Laguna en Tenerife.

Angelo Badalamenti trabajó en numerosos proyectos de cine y televisión a lo largo de su carrera, pero obtuvo un importante reconocimiento por sus trabajos con David Lynch entre los que cuentan las bandas sonoras de Blue Velvet o Twin Peaks. Su música se ha caracterizado por presentar una mezcla de jazz y elementos orquestales, creando un sonido único. Su aportación al mundo del cine y la televisión ha dejado una huella imborrable gracias a su habilidad para crear música evocadora.

Con el título Jazzdalamenti, en FIMUCITÉ se ha querido honrar la memoria del recientemente desaparecido compositor neoyorquino, realizando un recorrido por su obra. Para ello contaron con un conjunto de artistas de enorme talento como la Big Band de Canarias, el compositor y guitarrista Joseph LoDuca, familiar y amigo íntimo del maestro y la cantante Esther Ovejero.

Joseph LoDuca realizó una serie de arreglos con motivo del evento. También tuvo una participación activa en la guitarra, instrumento del que demostró que es todo un erudito. Aunque cabe destacar que su aportación fue mucho más allá de lo musical. Fue todo un acierto contar con él para la ocasión, ya que quedó patente la estrecha relación y cariño que le unía a Badalamenti, hecho que enriqueció la velada y la hizo más emotiva y especial.

En la interpretación musical se contó con la Big Band de Canarias, bajo la dirección del saxofonista Kike Perdomo. La banda es un destacado y consagrado conjunto de jazz con sede en las Islas Canarias, conocida por música de alta energía y sus contribuciones a la escena del jazz en la región. El conjunto añadió un toque único a la música de Badalamenti. Su actuación se caracterizó por unas improvisaciones vibrantes y una presencia dinámica en el escenario que cautivó al público, especialmente en el tema inicial Jitterbug de la película Mulholland Drive. Perdomo estuvo impecable en sus interpretaciones con el saxo, destacando también su sobresaliente labor en la dirección, ya que supo mantener a los músicos estrechamente sincronizados, mostrando el talento individual de cada uno de ellos así como su capacidad para tocar juntos como una unidad.

La función adquirió un cariz extraordinario con la aparición de la magnífica Esther Ovejero. La cantante canaria aportó frescura y grandes dosis de sensualidad. Su naturalidad sobre el escenario y sobre todo su voz dotada de gran potencia y versatilidad, le dieron al concierto el ingrediente necesario para que este fuera insuperable. En su interpretación de Prelude/Careless Talk de la película En el límite del amor, no pudo estar más magnífica.

Todo concierto de jazz, especialmente los que presentan grandes bandas, son conocidos por sus actuaciones enérgicas y dinámicas. Pero el que pudimos presenciar fue único y excepcional. El esfuerzo y dedicación, movidos por el cariño al compositor Angelo Badalamenti, se hizo evidente en toda la velada. Y como consecuencia, todos los asistentes agradecieron en pie tanta exhibición de talento con un largo y sentido aplauso.

Crónica realizada por Celia García

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES