novedades
 SEARCH   
 
 

21.06.2023 Críticas  
Danza y la ópera a un mismo plano

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona presenta Dido & Aeneas de Henry Purcell en una nueva coproducción de ópera y danza dirigida por William Christie con Les Arts Florissants y coreografiada por Blanca Li. Es la segunda vez que Dido & Aeneas puede disfrutarse en el Gran Teatre del Liceu desde su estreno el 14 de enero de 1956.

Tras 67 años desde su primera representación, Dido & Aeneas vuelve a pisar las tablas del gran teatro barcelonés con 5 únicas funciones bajo la mirada transgresora y poética de la coreógrafa Blanca Li que versiona una de las óperas barrocas de cámara más sublimes. Una propuesta que funde ópera y danza en un espectáculo orgánico que narra la historia de amor desgraciado entre la reina de Cartago, Dido, y el rey de Troya, Aeneas; ópera basada en Dido, Reina de Cartago, de Christopher Marlowe.

La princesa Dido, reina de Cartago, confiesa a su confidente y hermana Belinda que ama Eneas, el príncipe troyano que se encuentra como huésped en Cartago. Eneas, por su parte, comparte el amor que Dido le manifiesta. Ahora bien, las nefastas Furias, envidiosas, conspiran para destruir este idilio y, bajo la apariencia de Mercurio, se aparecen a Eneas y lo exhortan a abandonar Cartago —y Dido— para volver a Hesperia y fundar una nueva Troya. Así lo hace y sus navíos levan anclas. Con el corazón destrozado, Dido no tendrá más refugio que su propia muerte. Cuando, en un giro argumental, Eneas decide volver y quedarse a su lado ya es tarde porque su amada se ha quitado la vida.

La nueva producción que Blanca Li dirige está completamente coreografiada. De esta manera, Li sitúa la danza y la ópera a un mismo plano, al tiempo que respeta la esencia lírica y potente de la obra. De esta forma, se establece un diálogo entre una música de otro tiempo y las técnicas de interpretación contemporáneas que disfrutamos en escena.

La directora ha respectado en todo momento la preciosa partitura barroca de Purcell que, interpretada por un conjunto de cantantes e instrumentistas especializados en música antigua, interactúan en todo momento con la Compañía Blanca Li. Si bien es cierto que la orquesta está situada en la parte izquierda del escenario y, siempre, de una forma completamente visible (algo que agradecemos), coro, intérpretes y bailarines se entremezclan en la escena para regalarnos una integración completa de las disciplinas. De esta forma, cantantes y bailarines comparten la narración en una propuesta que recupera al fin el espíritu originario de este título barroco, que exigía que los cantantes tuvieran aptitudes para actuar y bailar. Es más, en ocasiones, bailarines y cantantes principales interpretan la misma coreografía integrada en su personaje dejando claro el enlace que estos tienen en la historia.

Destacar el gran acierto de Li al hacer que la compañía de danza desarrolle la historia en un plano inferior al de los cantantes principales, llevando sus cuerpos y gestos a danzar sobre una fina capa de agua que refuerzan la representación de los afectos interiores de los protagonistas: pasión, ruptura interna, alegría o tristeza, entre muchos otros.

Un trabajo exhaustivo de expresión y gestualidad cuyo resultado se presenta en una coreografía que vertebra orgánicamente un todo compacto. Una precisión exhaustiva en los movimientos que embelesan al respetable.

Por su parte, William Christie dirige su formación Les Arts Florissants para ofrecer un espectáculo con una fuerte carga emotiva. Su sublime interpretación de la música de Purcell crea una atmósfera dramática tan especial que, en ningún momento nadie se atreve a cortar. Una interpretación extraordinaria que reaviva la historia que disfrutamos en escena.

En cuanto a los cantantes, destacar a la soprano norte americana Kate Lindsey quien interpreta a Dido y se lleva la gran ovación de la noche tras interpretar la emotiva «When I am laid in earth», también conocido como «Lamento de Dido». Junto a ella, el barítono italiano Renato Dolcini da vida a Eneas, Rey de Troya, y Ana Vieira Leite, a Belinda. Junto a ellos, Maug Gnidzaz, Virginie Thomas, Jacob Lawrence, Michael Loughlin Smith, Bastien Rimondi, Padraic Rowan y Daniel Brant interpretan las preciosas voces del coro.

Por último, en la parte técnica, me gustaría destacar el trabajo de la artista visual Alemana Evi Keller, quien firma una sencilla y simbólica escenografía que, combinada con la iluminación de Caty Olive, genera una atmósfera mágica e intimista que gira en torno a los elementos del agua, la luz y la piedra.

En definitiva, la nueva producción de Dido & Aeneas de Henry Purcell que presenta Blanca Li sobre las tablas del Gran Teatre del Liceu de Barcelona es una cuidada, ensoñadora y orgánica versión en la que deleitarse.

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES