novedades
 SEARCH   
 
 

20.04.2016 Críticas  
Entre la locura y la cordura

Delicado montaje que se repone en el Teatro Arlequín, un tema duro, el de la locura y sus tratamientos. Texto sencillo que rezuma profundidad y que toca fibras sensibles en el espectador. Imposible no sentirse identificado y aterrorizado ante la verdad que se presenta.

Con la sala a oscuras, las dos protagonistas antes de meterse en sus respectivos papeles nos relatan la historia de la psiquiatría y la psicología, un repaso por los avances históricos en el tratamiento de la locura y los desórdenes mentales. Un resumen que deja evidente que a pesar de comprender bastante más esas dolencias, aún nos queda un enorme trecho a recorrer para entender y tratar a cabalidad a esos “locos” de la sociedad.

LOCAS, lleva desde el año 2010 girando por España, se nota lo engrasada que está la obra, la complicidad de las dos actrices interpretando el texto de José Pascual Abellán. La situación presenta una supuesta sala de espera de un psiquiatra, donde Jennifer espera ser atendida por primera vez. Jennifer es una ejecutiva de altos vuelos, responsabilidades constantes y una vida de “éxito”. ¿Por qué está a la espera de la consulta? Eso es algo que iremos descubriendo gracias a la conversación que se genera ante la llegada de otra paciente, Marta. Marta es lo contrario a Jennifer. Un ama de casa resignada, una vida anodina, sin más responsabilidad que atender a un marido que apenas ve, y cuidar de sus dos hijos. Una mujer que despierta simpatías ante su imparable verborrea y los múltiples tics que la conforman.

El espacio reducido de la sala de espera, y el paso del tiempo aguardando entrar en la consulta generaran una serie de conversaciones entre las dos impacientes pacientes, que nos llevaran de la risa al desconcierto, de la empatía a la rabia. Las dos actrices están impecables en sus opuestos papeles, Ana Casas como la agresiva e irascible empresaria, y Maribel Jara encarnando a esa ama de casa, que coquetea con ideas homicidas y suicidas.

LOCAS, nos enfrenta en su desenlace a serias cuestiones sobre la estabilidad mental. Nada es lo que parece, ¿Qué es la cordura? ¿Qué fina línea separa la locura del equilibrio? ¿Qué sinapsis desencadena el torrente de la irracionalidad? ¿Qué tratamiento puede ser el acertado? ¿Quién necesita ser tratado, el enfermo o el supuestamente sano?

El duelo lingüístico de estas dos mujeres lleva la situación al límite, sólo puede quedar una. LOCAS es un teatro duro, la temática es de las que deja pensando durante días. Un relato de ficción que encierra realidad.

Crítica realizada por Moises C. Alabau

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES