novedades
 SEARCH   
 
 

11.02.2016 Nacional  
La escuela del régimen retratada en el Poliorama

EL FLORIDO PENSIL (NENES) llega al Teatro Poliorama de Barcelona. Tras su última representación en 1996 en la ciudad condal, Anexa y Fernando Bernués, se han aliado de nuevo para presentar una nueva versión; esta vez realizada desde el punto de vista de las niñas.

Ayer pasamos la mañana en la Granja Viader de Barcelona. Conocida por ser la inventora del Cacaolat y su buena mano con sus chocolates a la taza; una treintena de periodistas nos agolpábamos ayer en sus mesas para sentirnos niños/as otra vez y degustar un fantástico chocolate con bizcochos; el desayuno/merienda que nos hizo evocar la escuela. Hecho que nos hizo volver en el tiempo para entender dónde ubicarnos en la historia de EL FLORIDO PENSIL.

El modelo arcaico de la escuela española franquista, sufre una revisión, en su bis más cómica, a partir de esta semana. El Teatre Poliorama presenta la nueva versión de la obra EL FLORIDO PENSIL. Roser Batalla, Lloll Bertran, Mireia Portas, Isabel Rocatti y Victòria Pagès, se enfundan en las antigua batas de unas niñas en edad escolar ubicadas en el año 1959.

Las escuelas no eran lo que son ahora, y la diferencia entre niños y niñas era gestionada como si de una clase social se tratara. Los chicos debían mantener la familia y estudiar cosas que le sirvieran de provecho para su vida adulta y profesional. Por su lado, las chicas, eran relegadas a no ser más que un maniquí a las ordenes de su marido; encerradas en casa para cuidar de la misma, del marido y de sus hijos. Sus clases, distaban a leguas de las de los chicos, es por ello que tenían algunas como clase de tareas del hogar (cosa impensable para un chico, claro). “Relegadas a un segundo nivel, nuestras (hoy en día) abuelas, han sido muy inteligentes de acabar con este modelo arcaico que les inculcaban para inculcarnos los valores que hoy tenemos”; indicaba Mireia Portas, actriz del espectáculo. Lástima que en algunas casas, este modelo aun perdure.

Así, la nueva versión de EL FLORIDO PENSIL (NENES), llega esta semana al Teatre Poliorama para abordar, con la crudeza intrínseca de la época, la sociedad del 59. La diferencia, es que esta obra que a primera vista puede ser dramática y cruda, transforma lo esperado por el filtro de unas niñas de escuela; creando una versión divertida y risueña. Podremos ver la educación del régimen, pero nos reiremos de ella como si de un capítulo de Monty Python se tratara.

Ambas actrices desdoblan sus papeles (menos Victòria Pagès que hace cinco), presentando así a cinco niñas muy diferentes entre sí, y al profesorado de las escuela católica en la que se encuentran. “Todo el mundo recuerda aquel profesor que nos daba la tabarra y que no soportábamos. Nosotras lo exageramos más para hacerlo cómico”, indicaba Lloll. Así podremos ver desde monjas, a revisoras del régimen, pasando por una profesora de gimnasia hija de militares, o hasta una clase de educación sexual. Temas que nos van a hacer reír hasta la saciedad.

EL FLORIDO PENSIL original se estrenó en el País Vasco. Al poco tiempo, en el 1996, Anexa, junto a la compañía original, lo trasladaba a Barcelona para convertirse en un éxito de taquilla. Tras ello, la compañía realizó una gira llegando a hacer 200 funciones en toda Cataluña. Tras ello, una última versión pisaba tierras Gallegas antes de crear esta nueva visión.

Como novedad, Anexa se alia con El Periódico para que, personas que tengan familiares que hayan vivido esta época, hablen con ellos y les cuenten su experiencia. Experiencias que tras haberlas explicado en la Web del Periódico, serán seleccionadas para ser leídas tras finalizar la función, por una de las actrices. La productora quiere que la juventud de hoy día conozca en primera mano lo vivido por sus abuelos en la escuela del régimen. Que hable con ellos, que vea lo que ha cambiado la sociedad en 40 años, y lo que aun debe cambiar.

No te pierdas EL FLORIDO PENSIL en el Teatre Poliorama de Barcelona. Entradas a la venta aquí

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES