novedades
 SEARCH   
 
 

21.10.2015 Entrevistas  
Los adultos se dan cuenta que nosotros somos los Hombres Grises

Tras el paso de MOMO (ON TENS EL TEMPS?) por Barcelona, hablamos con el alma de la pieza, Anna Roca, fundadora de su propia compañía, que encarna a la heroína de Ende entre otros papeles.

Es curioso que nadie haya pensado antes en adaptar MOMO al teatro en nuestro país.
Cuando les pedimos los derechos a los herederos de Michael Ende y les explicamos el proyecto, se pusieron muy contentos. Aunque viven lejos, están invitados.

Esta semana actuáis en Barcelona, pero ya la habíais estrenado antes.
Fuimos residentes de la Sala Miguel Hernández de Sabadell, donde hicimos previas de MOMO, tanto para colegios como para familias. Realmente la estrenamos en mayo en la “Mostra de Igualada” de teatro infantil y juvenil, y antes del verano también pasó por Olot.

¿De dónde surgió la inspiración para adaptar MOMO?
La idea es mía, porque yo MOMO la tenía guardada en un cajón desde hacía mucho tiempo: era un libro que había leído de adolescente y luego de mayor. Y me decía: “yo no me muero sin llevar MOMO al escenario”. Lo que ocurrió entonces es que primero nació la escenografía: yo tenía muy claro que quería un jardín botánico, tener al público al alcance de la mano. Una vez la tuvimos, nos dimos cuenta de que sin querer habíamos encontrado el espacio ideal para MOMO. Y entonces Jesús Arbúes nos hizo la dramaturgia.

MOMO es una novela con una parte más realista y otra más fantástica. A la hora de trabajarla, ¿tuvisteis fácil escoger con qué partes y temas os quedábais?
Fue complicado. En realidad, la dramaturgia y la puesta en escena de la dramaturgia fue lo más largo. O se nos alargaba demasiado y nos íbamos a una obra de hora y media o dos, o no era lo que queríamos explicar… Fue difícil sacarle el jugo a MOMO. Por suerte Jesús Arbúes tiene mucha experiencia y ayudó muchísimo.

La escenografía es un factor decisivo: hablando con niños que han visto la obra decían que les había parecido mágico estar en el mismo sitio donde está pasando la historia.
Y además la respiran, la respiran como la respiramos nosotros. Hay gente que nos pregunta: “¿tendremos que participar?”. No, actívamente no. Pero de manera pasiva sí, porque respiráis en el mismo lugar que nosotros. Y eso es muy chulo, estar tan cerca…

Hay un tema muy claro en esta historia, que estaba vigente cuando la escribió Ende y que quizás ahora incluso lo está más: el tema del tiempo y la obsesión por ganar tiempo que luego no aprovechamos con la gente. ¿Crees que eso le llega a los niños, a los padres…?
Le llega a todo el mundo, pero hay niños que… Cuando hacíamos la obra durante la campaña escolar en Sabadell, hubo un niño de 5º o 6º que me dijo, “mi padre es un hombre gris”. La profesora nos decía: “es que nos habéis dado una de trabajo de reflexión…”. Y el niño lo había visto clarísimo. Los adultos que la ven enseguida ponen gestos, se tapan la cara, se dan cuenta de que nosotros mismos somos los hombres grises. Y los niños todavía no: todavía los podemos salvar. Es el mensaje que queremos dar.

Y resulta paradójico que cuando escribió la novela Ende, el banco del tiempo era aquella entidad maligna, ¡y ahora los bancos del tiempo son algo solidario!
¡Es verdad! ¡También lo pensé! Es buena señal, a ver si vamos cambiando las cosas y les damos la vuelta.

Ser un poco más Momos…
¡Bueno! Nosotros hemos pensado la obra para el público familiar, pero nos encontramos con un público adulto abundante de “momoístas”: empiezan a salir “momoístas” de debajo de las piedras. Es muy chulo descubrir que no estás sola en el amor por MOMO.

¿Cuales son vuestras próximas citas?
La obra queda incorporada al repertorio de la compañía. Ahora nos vamos a Banyoles, y la idea es recorrer Cataluña y llevarla a Francia.

Para acabar, explica a los que nos leen porqué necesitan ir a ver MOMO.
Tienen que venir para disfrutar, primero, y para reflexionar. Porque es una obra con mucho sentimiento, de piel de gallina, y hay gente que sale con la lágrima. Sobre todo, tienen que venir para emocionarse.

Entrevista realizada por Marcos Muñoz

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES