novedades
 SEARCH   
 
 

27.05.2015 Críticas  
EXCÍTAME, EL CRIMEN DE LEOPOLD Y LOEB; pequeña obra maestra

¿Qué lleva a cometer un crimen? ¿Hay placer en el asesinato? ¿Hasta qué punto podemos manipular a los que nos rodean? Estas y otras inquietantes preguntas reciben respuesta en uno de los mejores espectáculos que se puede ver en Madrid.

No puedo más que quitarme el sombrero ante una pieza de teatro musical tan genial. Todo funciona a la perfección, desde la iluminación, el sonido, la partitura, la adaptación al español y la química entre los dos únicos protagonistas. Si a eso le sumamos una historia que atrapa desde la primera escena, no nos queda más que caer rendidos ante una de las apuestas teatrales que ningún aficionado debería dejar pasar.

La historia nos traslada a modo de flashback al Chicago de los años veinte, donde dos jóvenes de familia rica, unidos por algo más que una amistad deciden embarcarse en una serie de pequeños delitos buscando la excitación que produce el simple hecho de intentar no ser descubiertos. Pronto la excitación se queda pequeña y buscando satisfacer esas ansias de placer, cometen un terrible asesinato, desencadenando terribles consecuencias.

La obra se basa en una historia real, de hecho este mismo acontecimiento inspiró una de las películas más aclamadas del mago del suspense, el gran Alfred Hitchcock, a saber “La Soga”. Si bien el film se inspira en la historia de estos dos amigos, el musical sigue de manera fiel la historia tal y como ocurrió.

Poco a poco empatizamos con esos personajes y aunque nos repugne su brutal acto, no podemos dejar de sentir cierta excitación a medida que el cerco policial se va estrechando en torno a ellos. Que cada uno decida lo ético o no de esa excitación.

No pueden quedarme más elogios ante el arrojo de Alejandro de los Santos que descubrió esta excelente obra y decidió adaptarla al español y poner en marcha el proyecto con la ayuda de unos pocos. El resultado es de una calidad innegable, un viaje a lo más elegante del género musical de pequeño formato, un gusto para los sentidos, una inmersión emocionante a las entrañas de un maravilloso genero.

El trabajo actoral tanto de Alejandro y de David Tortosa es de una calidad superior, y deduzco que los otros dos actores que se ponen en la piel de Nathan Leopold y Richard Loeb en algunas funciones, a saber Marc Parejo y Alberto Frías, están también a la altura de lo que requiere esta excelente muestra de buen teatro.

No puedo dejar de mencionar al equipo artístico que ha conseguido un trabajo del que pueden y deben sentirse muy orgullosos. Sin duda un excitante placer recorre la sala pequeña del teatro Nuevo Alcalá, al salir de ella no queda más que frotarse los ojos, respirar hondo y desear que más joyas teatrales como estas estén en nuestras carteleras.

Excítense un poco, sacúdanse el aburrimiento de los hombros, viajen a Chicago y sean cómplices del crimen del siglo. La emoción está garantizada.

Crítica realizada por Moises C. Alabau

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES