novedades
 SEARCH   
 
 

05.10.2014 Críticas  
Escalofriantemente excitante

La historia de Leopold y Loeb no deja indiferente. El musical de pequeño formato, una apuesta del actor (y ahora también productor), Alejandro de los Santos, deja boquiabierto al público por su cuidada puesta en escena y la apabullante interpretación de sus protagonistas.

Aun, tras tres días después de disfrutar de la obra, sigo en shock. En shock por un espectáculo musical que hizo que, al salir de la sala, digiriera todo lo que había sentido y mi cuerpo comenzara a temblar hasta el nivel que mis emociones pelearan por salir.

Inicialmente, el final del espectáculo me dejó sin palabras. Nunca había visto un musical que me hiciera sentir como cuando las luces de la sala se encendieron. Nunca, un espectáculo me había tocado tanto que, días después, siguiera hablando de él a todas mis amistades para que ni se les ocurriera (y esto lo remarco en mayúsculas, NI SE LES OCURRIERA) perdérselo.

Todo se inicia al llegar a la sala en la que podemos disfrutar de una cuidada y sencilla escenografía, la cual no interpretas lo bien hecha que está y todo su propósito hasta que la obra no transcurre en ella. Poco a poco, el guión nos va mostrando la gran funcionalidad del pequeño escenario.

Dentro de la parte actoral, ambos intérpretes (Alejandro de Los Santos y David Tortosa) representan de forma magistral cada escena. La sinergia que se crea entre ellos es tan cercana y tensa que hace que entres perfectamente en su juego. Un juego atrayente, oscuro y excitante que te hace salir en shock de la sala.

Son miles los adjetivos con los que podría describir el musical. Una historia real, sencilla, punzante, loca, atrayente… pero solo una frase resume mi total alabanza al espectáculo: «EXCÍTAME, EL CRIMEN DE LEOPOLD Y LOEB es una sencilla obra de arte escalofriantemente excitante».

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES