novedades
 SEARCH   
 
 

20.09.2021 Críticas  
Érase una vez un videojuego y una orquesta

FIMUCITÉ arrancó el 17 de septiembre en el Teatro Leal de La Laguna en Tenerife con ‘Electric Arcade, A VGM History’, un concierto dedicado a las bandas sonoras para videojuegos. La compositora y directora de orquesta Eímear Noone dirigió al Tenerife Film Ensemble en una velada inolvidable.

Con un repertorio original, pues contaba con los arreglos del prolífico productor musical y compositor Craig Stuart Garfinkle, la orquesta de cámara con combo rock, interpretó la música de videojuegos conocidos por todos a nivel mundial como ‘Tetris’, ‘Halo’, ‘Fortnite’ o ‘Assassin’s Creed’. Algunas piezas fueron acompañadas por las conocidas voces de la Ópera de Tenerife, la soprano Mª Candelaria Hernandez, la mezzosoprano Silvia Zorita, el tenor Borja Molina y el barítono Daniel Molina, cuya aportación con sus magníficas voces, contribuyó a hacer que la noche fuera aún más espectacular.

A priori, podría parecer; especialmente para los que somos profanos en el tema, que la banda sonora de un videojuego, interpretada por una orquesta y voces del bel canto, de ninguna de las maneras podrían hacer una buena combinación, sino más bien el resultado sería una pieza estridente. Pero la conjunción de esos mundos aparentemente tan dispares, resultó ser de lo más exquisita y fascinante.

Con toda seguridad mucha de la responsabilidad de ese resultado fue de Noone. No en vano su dilatada carrera está llena de momentos significativos. La compositora nos enamoró a todos desde que apareció en el escenario. Dirigió la orquesta y voces con gran solvencia, maestría y pasión, pero también tuvo la habilidad de dirigir a la audiencia hacia donde se propuso en cada interpretación. Nos transportó a los mundos y civilizaciones imaginados por los creadores de los videojuegos y los presentes la seguimos hipnotizados a través de ese viaje de fantasía.

No obstante, detrás de tan espectacular puesta en escena, tiene que haber una gran dirección y organización. Y aquí entran en escena el director y compositor Diego Navarro y su magnífico equipo. Sin duda y quedó bien evidente esa noche, todos los que estaban implicados más allá del escenario, también sienten amor y dedicación por este proyecto tan excelente dedicado al mundo de la música en el campo audiovisual. Demostrando que para ellos no se trata de un mero trabajo, sino de un proyecto anual que les llena de entusiasmo e ilusión.

Fimucité continuará ofreciendo más espectáculos hasta el domingo 26 de septiembre. De seguro, los amantes de este festival puntero en su género, tienen aún la oportunidad de disfrutar de una amplia programación tanto de conciertos como de otros eventos paralelos.

Crítica realizada por Celia García

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES