novedades
 SEARCH   
 
 

07.10.2020 Críticas  
Velada casi angelical

Dentro del ciclo Voces del Real, pospuesto por la crisis sanitaria, llegó Phillippe Jaorussky, uno de los contratenores más reconocidos del mundo. Se marcó un concierto doble, para respetar las medidas de aforo. Fría perfección acompañada de una exquisita orquesta.

Ver el Teatro Real a medio aforo para un acontecimiento como este produce sensación de desazón, pero son los tiempos que nos han tocado, y es de agradecer que el contratenor haya accedido a cantar dos conciertos para acomodar al mayor público posible. Me imaginaba lo que sería el Real lleno para la ocasión y seguramente que el concierto entonces habría sido mucho más cálido en todos los sentidos.

El concierto, enteramente dedicado a Vivaldi fue una velada de esas que se van quedando en la memoria. Tres virtuosos del canto acompañaron a Jaroussky en esta ocasión. El tenor Emiliano González Toro que inició el recital con “Non tempesta che gl’alberi sfronda” que fue de menos a más. Empezó con algún titubeo pero remontó y sus siguientes intervenciones fueron destacadas.

Le siguió la contralto Lucile Richardot con un aplomo y perfección de libro. Virtuosismo para todas sus intervenciones, destacable en “Come l’onda con vorágine orrenda e profonda”. Llegó el turno de la soprano Emóke Baráth que sorprendió al respetable con una potencia e interpretación que alcanzaron la excelencia.

Y llegó Jaroussky consiguiendo lo imposible, las cotas más bellas de excelencia vocal. En un registro, el de contratenor, que exige la perfección. Cantó tres arias y el bis. Perfectamente escogidas para su lucimiento, la música de Vivaldi hizo el resto. Memorable su parte de “Orlando finto pazzo”.

La orquesta Le Concert de la Loge, dirigida por Julien Chauvin demostró una solvencia absoluta, dando vida y color a las composiciones de Vivaldi.

En resumidas cuentas la velada fue casi angelical, por la calidad de las voces y el perfeccionismo interpretativo, solo faltó un poco de calor, ya sea de parte del público o por parte de los cantantes. A veces tanta excelencia deja frío. Aun así fue memorable presenciarlo.

Crítica realizada por Moisés C. Alabau

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES