novedades
 SEARCH   
 
 

01.07.2020 Críticas  
Amaya infinita

La bailarina y coreógrafa flamenca Olga Pericet ha creado un universo dentro de un espectáculo. Un universo en torno a la figura de Carmen Amaya, una de las estrellas más brillantes de la historia del flamenco. Pericet presentaba en los Teatros del Canal, dentro de la programación del festival Madrid en Danza, un diálogo entre ambas.

Creadora internacional, bailaora y coreógrafa, Olga Pericet comparte desde hace casi dos décadas su vibrante arte con el público de los principales festivales y teatros del mundo. Ella bebe de la tradición y se lanza al abismo con espectáculos en los que late un flamenco de opuestos: oscuro y luminoso, femenino y masculino, inquietante y bello. Su flamenco es raza, su flamenco es emoción, su flamenco es a veces silencio poético.

Olga Pericet, Premio Nacional de Danza en 2018 y artista flamenca conocedora del contemporáneo, es una de las artistas que representa la renovación flamenca en la escena actual. Pero, aun saber hacia dónde se dirige su flamenco, Pericet sabe perfectamente de dónde viene y lo celebra. Porque el flamenco es cultura, espontaneidad, sabiduría y majestuosidad.

Toda la magia que desprendía Carmen Amaya se condensa en el espectáculo de Olga Pericet. La bailarina y coreógrafa presenta un diálogo entre ambas. Un acercamiento a la grandeza y la forma de ver el flamenco de la desaparecida artista. Amaya es un astro del flamenco y, a su vez, es la materia oscura del universo que impregna a otros astros. Ella los ayuda, los guía, les transmite la sabiduría y los encumbra.

Pericet juega con Amaya en la distancia y la recuerda, reconstruye su hazaña y la presenta al público. No bajo la imitación, sino bajo la memoria de un cuerpo infinito. Ella es un enigma a descifrar y su paso por la historia debe ser recordado. Carmen Amaya es una estrella fugaz que cuesta divisar y que, bajo el manto de jóvenes artistas como Olga Pericet, puede mostrar su legado a nuevas generaciones.

Un cuerpo infinito es un montaje atrayente y emocionante que, tras 90 minutos, te deja con ganas de más. Acompañada de 4 músicos, 6 cantantes (2 principales –Inma “La Carbonera” y Miguel Lavi– y un cuarteto coral-Elvia Sánchez, Elena Sánchez, Mario Méndez, Simón Drago), las actrices/bailarinas Paula Ruiz y Conchi Espejo (como Los cuerpos) y el espíritu de Carmen Amaya, Pericet muestra su grandeza fusionando estilos musicales y de danza para situar a Carmen donde se merece, en el centro mismo del universo. Con una sencilla e impactante combinación de iluminación, escenografía y vestuario, Olga Pericet se mueve entre astros (retro)iluminada por la misma artista. La conexión con ella es patente; la agarra, la guía y la posee. Junto a un flamenco de gran calidad vocal, no puedo más que alabar un montaje sencillo que cala hondo.

Carmen Amaya, estés dónde estés, siéntete orgullosa. Tu legado se transmite de la mano de una de las mejores: Olga Pericet.

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES