novedades
 SEARCH   
 
 

26.06.2020 Críticas  
Flamenco de salón

Pasando el ecuador del XXXV Festival Madrid en Danza de la Comunidad de Madrid, y que ha supuesto la reapertura de los Teatros del Canal, cuyas salas fueron clausuradas durante el confinamiento por la actual crisis sanitaria, llega Origen, de Ignacio Priego y Marco Flores, compitiendo en los próximos Premios Max a mejor intérprete masculino de danza por este espectáculo.

Una enorme piedra preciosa sobre el escenario, que se revela como una lujosa máscara encarnada abandonada en la inmensidad del escenario. Marco Flores la recoge en intenta durante este Origen que la misma encuentre su lugar en el mundo, ya sea sobre uno de los cuerpos sin cabeza que acompañan al bailaor sobre el escenario, junto a Ignacio Priego al clave y David Mayoral a la percusión.

La partitura de Origen, sobre la cual recae el mayor peso de la función, robando protagonismo a Marco Flores, son una serie de sonatas, ritmos y fandango de Domenico Scarlatti, Antonio Martín y Coll, Antonio de Cabezón, Juan Cabanilles y Antonio Soler, que son el hilo conductor de este alegre proyecto donde no termino de ubicar las danzas centenarias fusionadas con el flamenco, ni esa antigüedad de la música, que relaciono más con ese Origen del título, mas que con la música de salón de los siglos XVII y XVIII que me evocan las notas del clave de Ignacio Priego.

Recibo Origen con la distancia del streaming al que tengo acceso, y que ya de por si es una barrera sensitiva sobre lo que vemos en la pantalla que ocurre en el escenario, y esta misma suplantación o alternativa adaptada a la neo-normalidad post COVID-19 es como siento todo el espectáculo, donde la percusión de David Mayoral sustituye por momentos el taconeo de Marco Flores, o el clave aparece en lugar de una previsible guitarra en un espectáculo con esta identidad, o el baile de la tela vaporosa de dos abanicos obra de Felype Lima, que firma la máscara y estos complementos; Origen es un espectáculo de flamenco y danza española adaptado a una nueva concepción y recepción, aunque este sea de producción anterior a la crisis.

Origen es un espectáculo alegre con píldoras humorísticas, que podría definirlo como flamenco de cámara, por su simplicidad en la propuesta, y porque la selección musical transporta a un salón versaillesco, o una sala de baile como la del Museo Cerralbo, a la Flores, Priego y Mayoral hubieran sido invitados para amenizar una velada de filántropos y burgueses. Añado la cualidad de espectáculo como para ser representado en un exterior, ya que la coreografía y la música me transmiten una sensación de entorno campestre en un entorno rico y palaciego de centroeuropa.

En resumen, Origen es un proyecto equilibrado, aunque la balanza pueda dejarse caer quizás hacia la música y la interpretación de esta, aunque no me lleva a sentir una emoción determinada ni algo más allá de una recepción tibia, quizás por ser esta la primera representación a la que asisto virtualmente desde que el confinamiento ha sido levantado.

Crítica realizada por Ismael Lomana

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES