novedades
 SEARCH   
 
 

11.03.2020 Música  
MUTEK; un éxito por año

MUTEK Barcelona cierra su festival por todo lo alto con sold out en todos sus passports, conferencias llenas, espectáculos alternativos a reventar y una Antiga Fábrica de Estrella Damm a todo ritmo que acabó con mucha motivación en la sala Nitsa.

Ya son 11 años los que MUTEK lleva dejando huella en la Ciudad Condal, pues es un festival que se mueve por distintas localizaciones de la ciudad. Empezamos el MUTEK Barcelona con un nuevo reto llamado Symposium; una iniciativa llevada a cabo en la casa MUTEK en colaboración con Reebok. Las jornadas se iniciaron el pasado martes con caras llenas de ilusión y algo de nervios, pues estrenar un proyecto no es fácil. Con un aforo muy limitado y a puerta cerrada estas charlas sobre empoderamiento y conectividad siguieron la línea de los valores de MUTEK con invitados de lujo que hablaron sobre la igualdad en la industria, el camino que llevamos a las espaldas y muchos consejos para poder tener una carrera musical. Los asistentes acogieron este proyecto con mucho cariño y bombardearon de preguntas en las conferencias sin olvidar los networking útiles para conocernos y crecer juntos.

Ese mismo martes, comenzó el primer Digi Lab de la mano de Nicolas Bernier, artista canadiense bien conocido en MUTEK por sus participaciones anteriores. Y es que todo genio repite. Ya en 2017, nos mostró su primer Frequencies y este año nos deleitaba en el Digi Lab con una conferencia explicando la evolución e inspiración de sus proyectos; como lo orgánico y la materia son los protagonistas de sus obras con la obsesión sonora más primaria: el diapasón. Con fotos, videos y primeros prototipos de sus obras pasamos una tarde interesante entre risas, pues a Bernier no le falta el humor. Los curiosos disfrutaron de esta charla gratuita en un ambiente espectacular, pues el Institute of Advanced Architecture of Catalonia es un lugar lleno de arte en tres dimensiones del todo fascinante. Este primer sabor de boca te llevaba a la obligada visita al Roca Gallery donde se inauguró de manera oficial MUTEK. La ceremonia se inició con el cálido agradecimiento de la organización por el sold out de los blind passports y de los pases al festival antes de conocer el cartel completo, pura confianza. Una vez dada la bienvenida, pasamos a disfrutar de la tercera entrega de Frequencies de Nicolas Bernier. Trabajando el mismo concepto del primer prototipo nos encontramos ante una instalación lumínica más reducida que consiste en una serie de placas transparentes colocadas en línea las cuales creaban formas geométricas a través de la luz de estos paneles y los reflejos de los mismos confinados con una serie de sonidos de lo más locos: sonidos básicos, ultramplificados, distorsionados aplicando un patrón aleatorio que tiene como resultado el lado más experimental de la electrónica. La gente quedó inmóvil ante la instalación y apenas fluían de un lado para otro para que todos pudieran verla desde un buen ángulo, estar en primera fila era todo un privilegio.

Nos movimos desde el Poblenou hasta Maria Cristina para acabar en un punto más céntrico de la ciudad, y es que no mentimos cuando decimos que MUTEK invadió Barcelona por una semana.

Llegamos al Institut Français para ver unos shows más íntimos desde el corazón: los X/Visions. En primer lugar gozamos de la curiosa actuación de Tomoko Sauvage que experimentó con los sonidos de sus cuencos llenos de agua. ¿Cómo podemos transformar esto en arte? Métele unos micros y amplia el sonido al máximo para que todo toque cuente. Mueve, golpea, desliza tus dedos y manipula los cuencos rasgándolos con otros objetos y luego mueve los micros… El resultado entre relajante e inquietante.

El plato fuerte de la noche del jueves se lo llevó Lucinda Chua pues entre la emoción de su éxito nos confesó que era su primer show en un escenario. Salió en escena con un violoncelo tocando de pie manipulando los sonidos con pedales y creando loops con un looper que le permitía ir añadiendo más capas de sonido por encima y crear la magia de varios violoncellos sonando a la vez. Jugando con la reverb, el pizzicato y las disonancias creó una atmósfera que dejó al público con la boca abierta. Pero por si no fuese suficiente, cogió el micro y cantó sobre la pieza que justo acababa de montar mientras hacía sonar algunas notas con su instrumento. Totalmente hipnotizante.

Llegado el viernes nos trasladamos hasta la UPF de Poblenou para disfrutar del Ambient 2. Entrar en la sala que nos tenían preparada era todo un misterio. Luces apagadas, gente sentada, gente estirada y en el fondo Grand River jugando con bombos contundentes, sonidos de órgano, pinceladas de groove y distorsión. Con sintes, pads y teclado construyó un live que hizo vibrar a todo el público. Y cuando decimos vibrar es literal, pues al poco rato descubrimos el por qué el público estaba en el suelo, pues entre el suelo y la pared podías sentir la vibración de la música y pasar a una sensación corpórea de otro nivel.

El frío no nos paró y en seguida aparecimos en el Pre Nocturne de ABX10. Un club mágico que subiendo la escalera ya podías ver carteles en tonos rojos que llamaban la atención con el mismísimo Nosferatu en cabeza. Entrando, unos visuales llaman nuestra atención enseguida con una tenue iluminación de tubos de led simplemente deliciosa. Sasha Smirnova mostró unos visuales exquisitos durante toda la noche combinando con todo sonido que desprendían los altavoces. Tuna Pase fue la primera en poner sonido a la noche con un sonido muy ambiente y experimental en el que dominaban los bombos a low tempo combinando órganos y… su flauta travesera, algo totalmente inesperado y que nos rompió a pedazos. La noche siguió de la mano de Melmann un fenómeno que no paraba de bailar en el escenario. Con un poco más de groove combinó lo moderno con voces de cantos árabes que combinó con una serie de xilófonos que tenía sobre la mesa y un peculiar instrumento de cuerda que no logramos identificar.

Y llega el día de relajarse y dejar nuestros cuerpos llevar con algo más bailongo. Ese día fue el sábado, donde nos encontramos en la mítica Antiga Fábrica de Estrella Damm. Sorprendidos, el espacio dejó de contar con la zona exterior que tanto nos invitaba a bailar, sin embargo, esto nos llevó a escuchar artistazos con actuaciones en directo tocando sus sintes, sus teclados y sus simples creativos. El sonido más contundente se apoderó de MUTEK dando paso a los artistazos Ikram Bouloum, Loraine James y Aquarian que rompieron PLAY del todo. Sonidos desde el más techno al groove llegando en ocasiones al hardcore más macabro con sonidos experimentales a low tempo para crear expectativas y motivar al público. Motivación es poco, apenas había terminado la música que la gente seguía bailando enloquecía con el ritmo en sus cabecitas y… no dudaron: Nitsa fue la palabra más oída al terminar la fiesta. El Nocturne 3 estaba listo para los más atrevidos.

En definitiva, MUTEK es espectacular y cada año se supera acercándonos más cosas por las que quitarnos el sombrero o, en mi caso, la gorra. MUTEK ES 2021, te esperamos con los brazos abiertos.

Crónica realizada por Nina Delgado

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES