novedades
 SEARCH   
 
 

04.09.2019 Críticas  
Un musical de mujeres

Desde hace ya algún tiempo, las diferentes sedes de CaixaForum han podido ir viendo el espectáculo Broadway Babies. Un viaje por los musicales, que dirigen musicalmente Óscar Peñarroya (a su vez arreglista y pianista) y escénicamente David Pintó. El pasado 28 de agosto, el show recaló en el CaixaForum de Barcelona.

Broadway Babies se mueve en la frontera entre el concierto y la obra de teatro. Sin diálogos, empleando solo la música y la letra (en inglés) de hasta 32 canciones de 27 musicales (con particular querencia por los años 70, pero también temas de rabiosa actualidad), nos cuenta la historia de dos mujeres, la extrovertida que encarna Clara Solé y la más reservada a la que da vida Anna Lagares, y de las diversas fases de su relación, del primer contacto a los detalles singulares de sus vidas y personalidades, su enamoramiento, su ruptura y su reconciliación.

Buena parte de los temas más conocidos se combinan de dos maneras: como popurrís (hay uno de nombres de mujer donde aparecen la “Maria” de West Side Story, la “Johanna” de Sweeney Todd o la “Sandy” de Grease; hay uno instrumental donde Peñarroya viaja desde Chess hasta Chicago) y como mashups en los que se van alternando los puntos de vista de las artistas: ese es el caso del número inicial, que va repasando y combinando de manera dramáticamente interesante el “Broadway Baby” titular de Follies, “Skid Row” de la Tienda de los Horrores, “There’s Gotta be Something Better than this” de Sweeet Charity y “The World Above” de La Sirenita; lo que consigue este mashup es ponernos inmediatamente en la situación de dos mujeres que se sienten encerradas y que necesitan encontrar algo diferente en sus vidas. O, en una órbita más reciente, la pareja de “Journey to the past” de Anastasia y “For the First Time in Forever” de Frozen, que concreta de manera muy acertada, al dar un tema a cada una de las cantantes, sus puntos de vista personales sobre una situación similar.

En los números en solitario, Broadway Babies aprovecha las canciones para, como decíamos, dibujar mejor los personajes que encarnan cada una de las artistas: quizás Clara Solé tiene más juego, ya que sus expansivos y divertidos “You can always count on me” de City of Angels y la dupla “They’re playing my song/If my friends could see me now” (una órbita Hamlisch/Coleman que le sienta de maravilla a su voz) quedan luego compensados por el más oscuro “She used to be mine” de Sara Bareilles para Waitress. Por su parte, Anna Lagares tiene dos baladas sentidas y con un punto de dolor (“He’s my boy” de Everybody’s Talking about Jamie y “Meadowlark” de The Baker’s Wife) que defiende con plena convicción, pero que no nos dejan vislumbrar todo el espectro de su interpretación hasta que se enfrenta a su compañera en el duelo “Take me or leave me” de Rent.

De aplauso es la elección de los temas, bien ponderada y ajustada para hacer las mínimas concesiones a los grandes hits pero siempre tener como norte la historia que se quiere contar y el acompañamiento musical único del piano, eligiendo con sabiduría de entre el inmenso cancionero de Broadway las más acertadas. Un nuevo éxito de Peñarroya, a cuyas propuestas siempre vale la pena entregarse.

Crítica realizada por Marcos Muñoz

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES