novedades
 SEARCH   
 
 

03.07.2019 Críticas  
There’s No Business Like Show Business

El pasado domingo 30 de junio, los Jardines de Pedralbes volvieron a disfrutar de la música de la orquesta Arts Symphony Ensemble quien, junto a cantantes de primer nivel del musical Londinense, interpretaron una mezcla de canciones de películas de Hollywood con bandas sonoras de musicales.

Premiere: De Broadway a Hollywood se convirtió en una combinación perfecta que hizo de la noche del domingo algo inesperado. De la mano de Alfonso Casado, dirigiendo la Arts Symphony Ensemble, Victor Conde, como director artístico y Amaya Galeote, como coreógrafa; pudimos disfrutar de un espectáculo musical al nivel que nos tiene acostumbrados el Festival Jardins Pedralbes de Barcelona.

Cuatro actores y actrices de musical del West End Londinense (Katie Birtill, Emma Hatton, Stuart Neal y Jeremy Secomb), acompañados por la artista invitada Ruth Lorenzo, desplegaron un majestuoso abanico de canciones que todos los seguidores de los musicales pudimos reconocer y cantar por lo “bajini”.

Aunque la mezcla en sí pudiera parecernos extraña, como el mismo Alfonso Casado explicó en sus inicios, la música de los musicales y las películas explica historias. Historias que pueden sernos cercanas o fantasiosas y que, porqué no, pueden mezclarse en un espectáculo que nos sorprenda. Y, realmente, así fue. Una mezcla de canciones que nos mostró el amplio abanico del musical en todas sus formas.

El espectáculo empezó con un Medley de la última película musical The Greatest Showman. Un inicio con agarre y fuerza que dio paso a algo más íntimo como la conocida Cheek to ckeek de Top Hat; interpretada por Stuart Neal y Katie Birtill. Le siguió Can you read my mind, banda sonora de Superman, fantásticamente interpretada por Emma Hatton.

Tras ello, llegó la forma de juntar lo nuevo con lo pasado; así sonó un pequeño medley de la película A Star is Born, concretamente el oscarizado tema Shallow (Lady Gaga y Bradley Cooper) de la nueva versión de la película que, Barbra Streisand realizó en su día y cuya canción original, Evergreen, se convirtió en todo un icono musical. Jeremy Secomb y Emma Hatton fueron los encargados de interpretar ambas.

Y llegó uno de los momentos de la noche, cuando Stuart Neal interpretó un homenaje a Gene Kelly en el cual no solo cantó Singing in the Rain y I’ve go rhythm; sino que bailó claqué de una manera fantástica mientras jugaba con, cómo no, un paraguas. Junto a él, brilló el cuerpo de baile (Milan Crawford, Jordan Issac, Jessia Lilley, Elizabeth Armstrong y Guy Salim) quienes no dejaron pasar la oportunidad de bailar una de las coreografías más aplaudidas del cine.

Seguidamente, y antes de la pausa de 20 minutos, se interpretaron canciones un poco más tranquilas y sentidas para bajar el ritmo y poder retormarlo con ganas tras la pausa. Así pudimos disfrutar de The way we were, canción popularizada por Barbra Streisand e interpretada esa noche por Ruth Lorenzo a pie de escalera; Cinema Paradiso interpretada por Jeremy Secomb, un maravilloso medley de canciones de Marilyn Monroe, I wanna be loved by you y Diamonds are girl’s best friends, interpretado por Katie Birtill y, para acabar la primera parte del concierto, no podía faltar Come what may, de Moulin Rouge interpretada por todo el conjunto de cantantes.

Tras la media parte, y la interpretación de una breve pieza musical exclusiva para la orquesta (con intención de que el público ocupara sus asientos), el concierto siguió con un pequeño homenaje a los recientes incidentes en la catedral Notre Damme de París. Out there, del musical Hunchback of Notre Damme (el Jorobado de Notre Damme) e interpretada por Jeremy Secomb dejó el listón muy alto. ¡Bravo Jeremy! Le siguió la divertida Do, Re, mi del musical Sound of music (Sonrisas y Lágrimas) interpretada por Ruth Lorenzo mientras hacía cantar al público; ya que la versión interpretada fue la castellana. El público no tenía excusa para no cantar.

Tras ello, la orquesta vivió uno de sus momentos de la noche cuando interpretaron un medley de las bandas sonoras de James Bond. Míticas y conocidas que todo el mundo empezó a tararear. A ello, le siguió la interpretación de Skyfall, ultima canción de la banda sonora de James Bond interpretada por Adele y que, esa noche, realizó Katie Birtill.

Pero los momentos mágicos y trepidantes de la noche no acabaron aquí, Emma Hatton y Stuart Neal interpretaron el mágico Who wants to live forever, popularizado por Freddy Mercury (Queen) e incluido en la banda sonora del musical We Will Rock You. Y con el hype creado, Ruth Lorenzo salió a escena y se marcó un Purple Rain como nunca lo había hecho. La canción de Prince que tanto conoce y que interpretó en su paso por Factor X UK creció a tal nivel que hizo que el público acabara en pie. Fue uno de los grandes momentos de la noche.

El espectáculo estaba apunto de finalizar y la orquesta inicio las cuatro últimas canciones. Un medley de Mancini con las canciones de la Pantera Rosa (Pink Panther) y el éxito It had better be tonight interpretado por Jeremy Secomb; una suite del bombazo musical La La Land interpretado y bailado como solista por Elisabeth Amstrong para finalizar la lista con Smile, mítica canción de Charles Chaplin y Don’t stop believing del musical Rock of Ages interpretada por todos los cantantes y bailarines de la noche.

Y efectivamente, aun ser casi las doce de la noche, el público no tuvo bastante por lo que se realizaron tres bises que nos dejaron más que satisfechos. La mítica Against all odds del británico Phil Collins, interpretada por todos los cantantes; I Will Always Love You, banda sonora de El Guardaespaldas de Whitney Houston, esa noche interpretada por Ruth Lorenzo, Katie Birtill y Emma Hatton y, para rematar la noche, la mejor canción que puede interpretarse en el mundo del show business, There’s No Business Like Show Business del musical Annie Get Your Gun.

De nuevo, el Festival Jardins Pedralbes vuelve a superarse presentando un nuevo show ideado para los fans del musical (ya sea teatral o película). El twist creado este año era absolutamente necesario y así fue aplaudido, ya que no solo el musical se basa en el teatro sino que las películas de Hollywood y sus actores y actrices han formado gran parte del género. Ahora falta ver qué vuelta de tuerca realizarán en el 2020 Alfonso Casado y la Arts Symphony Ensemble. De momento, nosotros lo esperaremos con ansia. De momento quedan 362 días para disfrutarlo. Vamos descontando…

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES