novedades
 SEARCH   
 
 

01.07.2019 Música  
El Share Festival se consolida en su segunda edición

En plena ola de calor, el Share Festival abrió la puertas de la emblemática plaza central del Poble Espanyol de Barcelona. En su segunda edición se consolida dentro de la oferta de ocio veraniego en Barcelona. De hecho al final de esta edición se despedían con un “nos vemos en 2020” por lo que parece ser que tenemos Share para rato.

La particularidad de este festival es su carácter benéfico con fines sociales. Además de la buena música que lleva ofreciéndonos en estas dos ediciones, el evento cuenta con un sin fin de ONG’s como el instituto Jane Goodal, Pro activa open Arms o Cruz Roja para que los asistentes colaboren y así, acercar estas asociaciones con fines sociales al público más joven. Entre todas las actuaciones que ofrecen, se van anunciando distintas entidades que dan a conocer sus proyectos; de esta forma, los asistentes interesados pueden pasarse por los puestos ubicados en el festival para informarse o colaborar con ellos.

Pero lo relevante de este festival es la únión por la música y en esta segunda edición hemos podido contar con dos jornadas totalmente diferenciadas por su estilo musical: El urban y el pop-rock. El viernes era el turno del urban más de moda. El Share Festival arrancaba con la actuación del rapero canario Don Patricio asándose en el escenario. Con mucho flow, y pese al calor sofocante, se hizo con el escenario con canciones de su nuevo álbum, La vida Dura del Joven Rapero, con hits como “Porrito en París” o “Enchochado de Ti”. Don Patricio sacó su arsenal playero con pelotas de playa y un cuenco con caramelos que lanzó a los asistentes para que se divirtieran. Además el cantante se atrevió con un par de canciones de reguetón como el clásico “Dale Don Dale” de Don Omar, aunque lo tuneó a su manera. “Contando lunares” fue el hit que el cantante regaló al público para cerrar su actuación.

Lo bueno se hace esperar, y a pesar de un retraso técnico que hizo salir a los presentadores del show Víctor de la Torre (con una camiseta de Gaysper) y Adrià Soler a animar el cotarro mientras los técnicos trabajaban contrarreloj, apareció uno de los platos fuertes del festival: Lola Índigo. El grupo compuesto por Miriam Doblas y sus bailarinas (que son unas fuera de serie) nos ofreció un fantástico show cargado de coreografías de todo tipo haciendo sonar casi al completo su primer trabajo: Akelarre. El público del Share se volvió loco bailando temazos como Mujer Bruja, Inocente, Game Over cerrando con el gran hit que esperaba la multitud como agua de lluvia, Ya No Quiero Ná. Un espectáculo por todo lo alto que hizo subir la temperatura del festival unos cuantos grados de más y que colocan a esta artista emergente en lo más alto del género urban.

Más o menos sobre la hora prevista, aunque con un show que pasó a todo tren, aparecía Becky G en el escenario. La californiana, es una de las artistas más consolidadas del trap-pop latino y ha elegido este festival para iniciar una gira con 9 fechas por España. Becky G encendió el Share con sus movimientos de cadera. Hizo alarde de pirotecnia y humo; integrándolo en las coreografías junto con los bailarines y el Dj. que la acompañaba y le pinchaba los temas de su repertorio. Nos cantó himnos como Mad love de David Guetta y Sean Paul y sus canciones de referencia como La Respuesta, Sin Pijama o Mayores, que han sido las que la han consolidado como artista y distanciarse del pop con el que empezó. El público del Share entraba en éxtasis dado que la cantante nos ofreció una actuación dinámica en la que no podías dejar de mirar.

El gran cartel de la noche lo cerraba C. Tangana. El rapero recién regresado de su gira americana, nos deleitó con los hits de su carrera. De pié, Caballo Ganador, o Bien duro hicieron bailar a la multitud que llenaba la plaza del Poble Espanyol, pero esta se vino abajo con Mala Mujer o Llorando en la limo, ya que fueron de las canciones más coreadas. El cantante devoró el escenario del Share soltando toda su energía y se entegó al púbico. Aprochechando que Becky G había actuado un rato antes, C.Tangana la invitó a subir al escenario para marcarse un dúo con Booty; para acabar de echar toda la carne en el asador.

El sábado tocaba cambiar de registro para adentrarnos en la actualidad del pop-rock nacional. Bajo la misma ola de la calor de la jornada anterior, El rapero Rayden fue el encargado de abrir el festival. El campeón mundial de la Red Bull Batalla de los Gallos, se ganó al público con temas de su último álbum sinónimo como “Gargantua”,  «Haz de Luz” o “Habla Bajito” un canción reivindicativa por la libertad de expresión.

Nil Moliner y su banda también llegaron al Share Festival para darle al festival una explosión de fiesta y color. La plaza del Poble Espanyol se convirtió en una gran fiesta mayor de las que se celebran cada verano en todos los pueblos de esta país. Desde el suelo se podía ver como los palos de colorines que regalaba la organización se movían de un lado para otro al son de temas como “Se nos va a escapar la lluvia”, «Hijos de la tierra» o “soldadito de hierro”. Uno de los momentazos fue cuado la banda que acompaña a Nil bajó del escenario del Share para adentrarse entre el púbico eso si, entre fuertes medidas de seguridad.

Después del interludio donde los Dj’s Adrià SolerVíctor de la Torre (que esta vez lucía una camiseta con la versión queer del escudo de Capitán América) llegó el turno de la suave voz y los ritmos más soft de Carlos Sadness. El cantautor indie sacó su melena al viento y junto con su ukelele cantó temas como “Te quiero un poco”, “física moderna”, Isla morenita o “hale bopp”. El público del Share Festival tuvo su ración de moderneo indie pero ansiosos esperaban el plato fuerte de la noche.

Si el año pasado se encargó de abrir el festival, este año Alfred García fue quien puso el colofón final. El artista ha hecho doblete y se consagra como uno de los cabezas de cartel del festival en estas dos ediciones. Con su nuevo disco ya en el mercado, 1016, Alfred García nos deleitó con un paseo por su mundo particular. Con más escenografía en el escenario y acompañado de su banda habitual, nos regaló temas como De la tierra hasta marte, La Ciudad o Wonder; tema del que recientemente ha estrenado videoclip. Al igual que hicieron Becky G y C.Tangana, Alfred aprovechó la presencia en el festival de Nil Moliner para entonar el hit “Que nos sigan las luces» bajo un manto blanco hecho con las linternas de los móviles de los asistentes al festival. Un cierre de fiesta por todo lo alto.

Durante la primera jornada del festival, también pudimos contar con otras actuaciones como Brodas Bros que nos regalaron sus más espectaculares danzas urbanas o la del Dj e influencer Luc Loreen. Otra noche de verano para rememorar y que perdurará en el corazón de todos los asistentes.

No ha acabado la segunda edición que ya esperamos con ansias la tercera que se celebrará en 2020 y cuyas fechas están por confirmar. ¿Repetirá por tercer año Alfred García y abanderará el Share de nuevo como su festival estrella?, ¿Volverán con el modelo urban/pop rock? ¿Apostarán de nuevo por una estrella internacional como Rita Ora como en su primera edición? Todo son incógnitas pero lo que sabemos es que queda Share, y solidaridad, para rato. ¡Nos vemos en el Share Festival 2020!

Crónica realizada por Joshua Fenoy

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES