novedades
 SEARCH   
 
 

27.05.2019 Críticas  
Una noche absolutamente exquisita, delicada e intima

La semana pasada el Palau de la Música Catalana presentó un nuevo concierto de su ciclo Palau Grans Veus. Esta vez, pudimos disfrutar de un recital basado en composiciones Lieder (durante la primera parte) y melodía francesa, música folclórica y grandes armonías (durante la segunda parte) de la mano de la soprano Diana Damrau y del arpista Xavier de Maistre.

Presentar un recital con Diana Damrau como cabeza de cartel es una apuesta segura. Dos décadas sobre los escenarios operísticos, un amplio repertorio de soprano lírica y coloratura y la participación en multitud de conciertos alrededor del mundo, hacen que nuestra visita al Palau de la Música se convierta en algo innegable.

Junto a ella, y como si de un ticket dorado se tratara, podíamos disfrutar de la maestría del arpista Xavier de Maistre; músico (al parecer) poco conocido por el respetable presente y que, sin duda, iba a sorprender.

Diana Damrau presentó un concierto absolutamente delicioso. Inició la noche con una selección de Lieder de Felix Mendelssohn-Bartholdy que incluyó las melodías ‘Auf Flügeln des Gesanges’ de Seis canciones, Op. 34, no. 2, ‘Pagenlied’ de Dos canciones, WoO 17, no. 2, ‘Die Nonne’ de Doce cacanciones, Op. 9, no. 12, ‘Der Mond’ from Seis canciones, Op. 86, no. 5, ‘Suleika’ de Seis canciones, Op. 34, no. 4 y Des Mädchens Klage, WoO 23.

A continuación, Damrau se ausentó de escena para dejar total protagonismo a Xavier de Maistre interpretó Le rossignol de Franz Liszt, arreglo para arpa sola, sobre una melodía rusa de Aleksandr Aliàbiev que encandiló al público. En este momento, el Palau se dio cuenta de la maestría del arpista quien actualmente es uno de los más y mejores considerados del público.

Tras ello, la soprano volvió al escenario para interpretar cinco piezas impresionistas de Serguei Rachmaninov: ‘Siren’ de Doce canciones, Op. 21, no. 5, ‘Notsch‘ petschal’na“ de Quince canciones, Op. 26, no. 12, ‘Oni otvečali’ de Doce canciones, Op. 21, no. 4,’Sumerki’ de Doce canciones, Op. 21, no. 3 y ‘Zdes‘ chorošo’ de Doce canciones, Op. 21, no. 7; antes de cerrar la primera parte con música del también ruso Alexander Vladimir Vlasov interpretando La fuente de Bakhtxisarai.

Tras la media parte, la soprano y el arpista, volvían a las tablas para cambiar totalmente el repertorio. Ya que pasábamos del Lieder Alemán a un programa de melodía francesa, como «Chansonesque» y la música folclórica de Reynaldo Hahn o las grandes armonías de Francis Poulenc.

La soprano iniciaba la segunda parte con la música folclórica de Reynaldo Hahn, de la que pudimos disfrutar ‘Fêtes galantes’, ‘Mai’, ‘Nocturne’ y ‘L’Énamourée’; un total de cuatro poemas franceses que nos mostraron una parte menos conocida de la soprano alemana.

Tras ellas, llegó de nuevo el momento de arpista Xavier de Maistre cuyo virtuosismo volvió a quedar remarcado cuando interpretó ‘Légende‘, sobre el poema ‘Les elfes de Leconte De Lisle’ (para arpa sola) de Henriette Renié. El público estalló en aplausos y vítores pues la interpretación fue absolutamente precisa y exquisita.

Y para finalizar el repertorio oficial de la noche, Diana Damrau quiso jugar un poco y divertirse en escena. Para ello, no dudó en interpretar La courte paille, una compilación de siete canciones basadas en poemas de Maurice Carême. Así pudimos admirar su juego en las divertidas ‘Les Sommeil’, ‘Quelle Aventure!’, ‘La reine de coeur’, ‘Ba,Be,Bi,Bo,Bu’, ‘Les anges musiciens’, ‘Le carafon’ y ‘Lune d’avril’. El recital se cerró con ‘Les chemins de l’amour’.

La noche fue absolutamente exquisita, delicada e intima. Acostumbrados a ver a Damrau en grandes personajes principales de ópera, el repertorio escogido para el concierto en el Palau de la Música Catalana fue un gran acierto, ya que la acercó a un público que mostró su cariño y admiración levantándose en aplausos en su primera reverencia (junto a los aplausos y vítores que se llevó al finalizar la primera parte del recital). Por su parte, Xavier de Maistre quedó maravillado por la respuesta del público a sus fantásticas y precisas interpretaciones. Gracias a los exigentes aplausos del público, pudimos disfrutar de un total de tres bises que hizo que la gran parte de la platea y pisos superiores del Palau de la Música Catalana se levantarán de su asiento para dedicar sus últimos aplausos a la gran soprano y el codiciado arpista.

Con este recital, el Palau de la Música Catalana cierra el ciclo Palau Grans Veus para esta temporada 2018-2019. Ahora, solo hace falta esperar que llegue de nuevo el ciclo para la nueva temporada 2019-2020. Estáte atento porque, de nuevo, incluye voces que nos dejarán maravillados.

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES