novedades
 SEARCH   
 
 

09.03.2019 Críticas  
Un Hamlet que merece que vuelva en su formato Grand Opéra

Diana Damrau y Carlos Álvarez encabezan un reparto extraordinario en un Hamlet (versión concierto) que se presenta en dos únicas funciones en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Un Hamlet delicioso, hipnótico y revelador que merece que vuelva al gran teatro de la ópera barcelonés en su formato de Grand Opéra.

Hamlet es una ópera en cinco actos con libreto de Michel Carré y Jules Barbier basado en una adaptación francesa de Alejandro Dumas (padre) y Paul Meurice de la obra de William Shakespeare del mismo nombre.

La ópera Hamlet se estrenó en París el 9 de marzo de 1868 y supuso un éxito inmediato para la carrera de Thomas y se representó por toda Europa durante aquel siglo. La primera función de Hamlet en el Liceo fue el 13 de mayo de 1882, tan sólo un mes después del estreno en Barcelona, que fue en el Teatro Principal. La última vez en el coliseo de La Rambla fue 20 de octubre de 2003 y en total se ha hecho 96 veces.

En el siglo XIX se hicieron numerosas adaptaciones del clásico de William Shakespeare. De la treintena de versiones operísticas, la de Thomas se convirtió en la más célebre. Una partitura rica en matices que destaca por el aria de Hamlet del segundo acto, “Oh vino, disipe la tristezas”, o la memorable aria de locura de Ophélie “Ah os jeux, mes amis”. La trama de esta versión, con un final no tan trágico, gira en torno a la sospecha de Hamlet sobre la muerte de su padre a manos de su tío Claudio, que aspira a casarse con la madre del príncipe de Dinamarca y coronarse rey. Las apariciones de su difunto padre harán que Hamlet se debata sobre una posible venganza.

En esta versión conciero, dos de las mejores voces de los últimos años encabezan el reparto de Hamlet. La soprano Diana Damrau y el barítono Carlos Álvarez interpretan de una forma radiante esta adaptación de la tragedia de Shakespeare acompañados del tenor Celso Albelo y la mezzosoprano Eve-Maud Hubeaux, entre otros. Por su parte, el prestigioso director musical israelí Daniel Oren conduce este título a medio camino entre la grand opéra y el bel canto romántico que también cuenta con la participación de la Orquesta y el Coro del Liceo al completo.

Es un absoluto lujo disfrutar de esta versión concierto del Hamlet que el Gran Teatre del Liceu nos presenta durante estos días (7 y 10 de marzo). La ópera en sí debía representarse hace 10 años en la Ópera de Washington cuando Christina Scheppelmann, actual directora artística del Liceo, la dirigía. Damrau y Álvarez debían representar sendos roles principales pero la maternidad de Damrau y una lesión en las cuerdas vocales de Álvarez, hizo que la producción se cancelara. Ahora, Christina Scheppelmann se resarce de esta cancelación llevando a escena la ópera en versión concierto.

Carlos Álvarez nos presenta a un recio y desconfiado Hamlet que interpreta con gran majestuosidad delante de un atril que le impide un movimiento escénico que se nota que necesita. Aún así, verle interpretar la partitura y poder disfrutar de sus colocaciones vocales con tanta claridad y esfuerzo, deja claro que Hamlet es un papel que ansiaba realizar. Se disfruta la meticulosidad que lo presenta; con la que lo expresa. Es su estreno en este rol y el nerviosismo le puede a veces pero el reto queda más que superado en la noche de su estreno.

Por su lado, Diana Damrau nos presenta a una Ophélie que se convierte en la más aplaudida y vitoreada de la noche. Así fue cuando en su aria más importante, “Ah os jeux, mes amis”, tuvo un más que merecido vítore que sobrepasó los 3 minutos y que hizo que se reverenciara al respetable en más de una ocasión. Estuvo soberbia. Experta en el bel canto romántico, Damrau fue la que más interpretó el personaje y eso fue de agradecer. Ese aire místico que envuelve a Ophélie queda totalmente remarcado cuando ella aparece en escena. Se la espera, se la desea y ella sabe disfrutarlo.

Por su parte, Celso Albelo como Laërte y Eve-Maud Hubeaux como La reina Gertrude, se convierten en una gran sorpresa para el público liderando sus roles. Sobretodo Eve-Maud Hubeaux, quien interpreta una sorprendente y precisa La reina Gertrude quien no da pie a ser aplaudida en sus magníficas interpretaciones (dado que siempre se sitúan en medio de la partitura) pero que queda muy bien agradecida en los saludos finales, donde el público estalla en aplausos y vítores. ¡Brava!

Por su parte, el último vítore de la noche se lo llevaba la gran Orquesta y el Coro del Liceo dirigidos por el histriónico Daniel Oren y Conxita Garcia; respectivamente. Maestría sería la palabra para describir lo que realizaron en el escenario la noche del jueves 7 de marzo. No hay palabras para definir la sonoridad perfecta que se mostró en el escenario y la dirección de Daniel Oren, batuta en mano. Su dirección musical, 100% disfrutable, es parte del espectáculo.

En definitiva, el Hamlet versión concierto que podemos ver en el Gran Teatre del Liceu es una visita obligada para todo amante de la ópera que se precie. Primeras figuras, una gran orquesta y un coro magnífico, hacen que se convierta en uno de los títulos imprescindibles de esta temporada.

Crítica realizada por Norman Marsà

NOTA: Aún tienes tiempo de disfrutar de Hamlet en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Última función el 10 de marzo. Entradas a la venta en la web del teatro.

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES