novedades
 SEARCH   
 
 

16.02.2019 Críticas  
La otra mitad (adorable) de Eva María Cortés

El pasado lunes 11 de febrero estuvimos en el Onyric Teatre Condal disfrutando de un concierto íntimo y personal. Eva María Cortés presentaba La mitad de mí; un show para solo 50 personas que hizo un esperado lleno absoluto en el Onyric Club.

Como la misma Eva María Cortés indicó: “La mitad de mí es un concierto en familia”. Un pequeño concierto que tenía mucha ilusión por hacer y, por el cual, había luchado. Ahora, en el escenario, ello parecía un sueño. Acompañada del pianista Adrián Aguilera, indicó que era todo un honor poder realizarlo y mostrar una parte distinta de ella.

Así, inició el espectáculo cantando El lugar de los sueños y una versión muy particular y experimental del Waiting de La Familia Addams en Español. Musical del que forma parte desde sus inicios y en el que indica que ha hecho varios papeles hasta conseguir el titular de Alice Beineke, madre de Lucas Beineke; el novio de Miércoles Addams. Eva comentaba que ella es madre de dos hijos y, a veces, en medio de la función, le vienen a la cabeza pensando en la posible adolescencia.

Tras esta pequeña muestra de teatro musical, Eva comentó que hizo su primer casting con solo 23 años y fue para el musical We Will Rock You; al que fue animada por su hermano Momo Cortés. Tuvo que hacer un monólogo (algo que nunca había hecho). Queen y Freddy Mercury son artístas a los que se debe hacer homenajes y hoy, una parte del concierto, tiene que ver con ello. Aunque el homenaje a Queen lo cantará más tarde; ha querido empezar este impás de homenajes con Whitney Houston. Así cantó un pequeño medley de I Have Nothing / I Will Always Love You.

Como Eva comentó, ella empezó en la música tocando el acordeón en casa. Su padre, al verla sacar una melodía de oído, le dijo que aprendiera música. ¿Quién iba a decirlo, verdad? Eva María Cortés se levantó del taburete y cogió un acordeón para iniciar las notas de otro icono musical anglosajón: Jesucristo Superstar. Así tocó: Canción de judas, Todo estará en paz y No sé cómo quererle.

El musical no acaba, y es que este es gran parte de la carrera de Eva María Cortés. Por ello, y a petición del director de Onyric, Daniel Anglès, Eva cantó Memory; canción que forma parte de la banda sonora de Cats. Como ella misma indicaba, Daniel Anglès ha formado gran parte de su carrera y fue un gran apoyo; por lo que, como indicaba: “No me pudo negar a la petición”.

Y aquí, Eva María Cortés hizo un cambio de “palo” y cogió un cajón flamenco para mostrarnos otra de sus facetas artísticas. En las noches viejas, noches buenas y demás noches de fiestas familiares, el flamenco ha sido gran parte de su vida. Las raíces familiares tiran y, en efecto, esta parte era una de las que más escondidas están para el público y pero de las que más orgullosa se siente. Así lo pudimos ver, notar y sentir con dos versiones de S.O.S. de Mayte Martín y Anoche me diste un beso de Niña Pastori.

Y vuelve el musical ligeramente a la lista del concierto donde Eva María Cortés canta No good dead; tema incluido en la banda sonora del musical Wicked por el que pide que llegue ya a nuestro país que como se descuide se le pasa la edad para hacer de Elphaba.

Tras ello, Eva María Cortés nos presenta dos joyas que hacen que el concierto se vuelva más interesante.

La primera tiene que ver con ese vicio de fumar que tiene y del cual se quiere librar. Dice que lleva 14 días sin fumar y ya empieza a pasarle factura. Tiene claro que es un vicio que le influye negativamente en su vida. Por eso, cuando paseando por Madrid escuchó a un dúo cubano, Gema y Pavel, cantando una canción sobre este vicio, no perdió la oportunidad de disfrutarlo y cantarlo a su manera. Una canción divertida y loca que, como nos decía: “Que como mínimo nos sirva para echamos unas risas”.

La segunda joya que Eva nos tenía preparada fue cuando cogió el mando del concierto y tocó el piano. Como indicaba, sus primeras clases de música fueron al piano y se aburrió rápido. Indicaba que, en su temprana edad, el piano y la música clásica era demasiado estricta. Y que eso hizo que lo abandonara. Ahora, lo utiliza para componer sus propias canciones y, como no, nos presentó un tema al que le tiene mucho cariño. Un tema de su propia autoría llamado Mujer de papel.

Y ya que estaba al piano, pues un pequeño tributo a Sia y a la fantástica Chandelier no podía faltar. Así que, ni corta ni perezosa, desplegó su capacidad vocal para cantarnos esta dificultosa canción.

Tras ello, Adrián Aguilera volvió al piano para que ambos pudieran presentarnos una versión muy especial y, sobretodo, experimental del Acuario de Hair. Musical que también compartió con su hermano y que les dio muchas alegrías.

Llegando al final del concierto, Eva María Cortés quiso volver a coger las riendas de las versiones y homenajes a los grandes artistas internacionales de la música. Así, se marcó un medley de los que se sueña con cantar. Empezando con Purple Rain de Prince, pasando por Living on a Prayer de Bon Jovi o Change of fools de Aretha Franklin (en el que hizo cantar a casi todos sus compañeros de La Familia Addams allí presentes [Javier Canales, Carme Conesa y Lydia Fairén], a Esther Peñas y Sandra de Victoria [quienes hacen los coros en el Tributo a Queen de Momo Cortés] y a Jordi Grifell [compañero en Fama El Musical]) para acabar con The Best de Tina Turner y el Billie Jean de Michael Jackson.

Para finalizar el concierto, no podía faltar el tributo a Queen. Uno de los momentos que más han marcado su vida y, como ella misma comenta, la vida de muchos. Así que, prepara al público para cantar (como anteriormente había hecho con Purple Rain) y empieza a entonar el mágico I Want To Break Free. Destacar el vitoreado momentazo guitarra vocal que Eva se marcó. Un momento divertido que nadie se esperaba y que encantó al público.

Finalmente, llegamos al momento más maravilloso del concierto, que es cuando Eva cantó Solo Por Ti (No One But You) del musical We Will Rock You. Con él hizo su primer casting; en inglés y, como nos confesaba: ”sin tener ni idea de lo que cantaba”. Lo disfrutó tanto que conoció y maravilló a Brian May quien la invitó a cantarla y grabarla en castellano en un estudio de Londres. Uno de los puntos de inflexión de su carrera que amamos porque, no hay nadie… y lo repito, no hay nadie, que cante esta canción como Eva María Cortés.

El concierto finalizó y con una gran ovación, el público pidió un bis. No tenía nada preparado, lo había dado todo. Pero no era así, ya que el público le pidió que cantara una copla y, tras pensárselo, cantó a cappella Ojos verdes de Miguel de Molina para dejar al público con la boca abierta. Un final de concierto maravilloso.

Gracias al Onyric, pudimos disfrutar de una Eva María Cortés diferente a lo que estamos acostumbrados. Algo único que nos hizo disfrutar de una noche diferente.

Recuerda que Eva María Cortés está actualmente de gira con La Familia Addams interpretando a Alice Beineke. No te la pierdas porque tiene momentos increíbles.

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES