novedades
 SEARCH   
 
 

11.02.2019 Críticas  
Masterclass sobre John Williams Parte. II

Este pasado 3 de febrero, acudimos al Auditori de Barcelona para disfrutar de nuestra segunda cita de la temporada con la FSO (Film Symphony Orchestra). Tras disfrutar de la primera parte del monográfico sobre John Williams, no podíamos perdernos la secuela en la que pudimos disfrutar de piezas maravillosas de uno de los mejores creadores de bandas sonoras.

Sí, efectivamente, el pasado 3 de febrero volvía a mi segunda cita con la FSO. Sinceramente, no podía dejar pasar la oportunidad de volver a disfrutar de las bandas sonoras de John Williams y de la clase magistral impartida por Constantino Martínez Orts de una manera tan emocional y pedagógica. Si en mi infancia, mis profesores hubiesen explicado las materias con la energía que él transmite, mi fascinación me hubiera llevado donde quisieran. Por que los que habréis acudido a ver a estos genios lo sabréis: cuando sales del Auditori, te inunda un sentimiento de encender Spotify, Apple Music o lo que cada uno utilice para disfrutar, en bucle, de las bandas sonoras de películas. Y más, si la misma FSO tiene álbumes publicados con ellas (ahí lo dejo).

Como comentaba anteriormente, esta es la segunda parte de la Masterclass sobre el trabajo del maestro John Williams (lee la crítica de Masterclass sobre John Williams Parte. I). Un total de 18 composiciones repartidas en dos actos que nos llevan a recuperar joyas como “Memorias de una Geisha“, “Munich“, “El Patriota“, “El violinista en el tejado” o “Las brujas de Eastwick“. Una segunda programación llena de sorpresas, incluso, para su director.

La tarde empezaba con la conocida “Fanfarria Olímpica y Tema” que Williams creó específicamente para la ceremonia de apertura de las Olimpiadas de Los Angeles 1984. Esta versión ha sido usada desde entonces por la NBC para todas sus coberturas olímpicas. Le siguen Caballo de batalla, “Las aventuras de Mutt” (incluida en la banda sonora de Indiana Jones y el Reino de la calavera de cristal). En esta última, gracias a las indicaciones de Constantino Martínez Orts podemos notar que la composición está creada para ser utilizada en las apariciones del hijo de Indiana Jones y que, si prestamos atención, notaremos la mano paternal de Indiana en algunas partes de la partitura. Reconociendo así las míticas notas que nos evocan a sus películas de aventuras.

Seguidamente, la FSO nos presenta un composición icónica de John Williams, “Encuentros en la tercera fase“, donde podemos escuchar varios Fragmentos de la música que nos evocaba al reiterado contacto extraterrestre. Tras ello, una composición totalmente diferente: “Una oración por la Paz” de la BSO de la película Munich que, unida a la “Suite” de El Patriota; nos presenta dos temas basados en películas dramáticas. La primera de ellas, transcurre en los meses posteriores a la masacre en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 y, la segunda, es una película bélica estadounidense que tiene lugar en Carolina del Sur (donde fue enteramente rodada) y representa la historia de un estadounidense arrastrado a la Revolución estadounidense cuando su familia es amenazada.

Para acabar la primera parte del concierto, llegamos a las películas de ciencia ficción. Así, nos presentan el “Tema del vuelo” de la película E.T., película dirigida por Steven Spielberg. Constantino Martínez Orts explicaba que en la creación y ejecución de la banda sonora de la película, esta escena fue realmente difícil de ajustar. Ya que en la grabación, no conseguían que el momento del vuelo se ajustara al momento precisamente creado para ello en la partitura. Tras varios intentos, Steven Spielberg habló con John Williams y le dijo: “No te preocupes. Tu realiza tu mejor grabación. Yo me encargaré de adaptar el montaje a tu pieza”. Algo que no suele hacer nadie ya que la música está supeditada al montaje.

Pero lo que no esperaba Constantino es que en lugar de escuchar las primeras notas de la banda sonora, sonara el “cumpleaños feliz” y aparecieran en escena dos globos mostrando un gran 42. Era su cumpleaños y no podían dejar pasar la ocasión de hacerle dos regalos. El primero, la sorpresa que tuvo justo antes de E.T. (ya que indicaba que gracias a esta película y su banda sonora, él empezó a interesarse por la música). Y, el segundo, que le regalaran un libro de partituras que venía directamente desde Los Angeles y que, como no, venía dedicado por el mismo John Williams. Agradecido, Constantino presentó E.T. y el público aplaudió.

Tras ello y para finalizar la primera parte, disfrutamos de la “Suite” de Parque Jurásico. Un clásico reconocible en toda regla que todo el público esperaba escuchar esa tarde.

Tras la vuelta del descanso, la segunda parte empezaba con “Los hombres de Yorktown” de La batalla de Midway, seguida de “Tema” de Las cenizas de Ángela. Dos películas basadas en la Segunda Guerra Mundial que presentan unos temas asombrosos. Aunque, si hemos de hablar del tema asombroso de la noche, ese fue “Fragmentos” de El Violinista en el tejado en el que Sean Lucas Mejias, primer violín de la FSO, interpretó un solo magnífico que hizo poner al público en pié.

El “Prólogo” de JFK y “El duelo” de Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio, dieron paso a temas tan conocidos como “La historia de Viktor” de La Terminal, “La danza del diablo” de Las brujas de Eastwick, “Raiders March” de Indiana Jones: En busca del arca perdida y “Salón del trono y títulos de crédito” de La guerra de las galaxias. Todos ellos, temas míticos de las bandas sonoras de John Williams que el público disfrutó como nunca en un final redondo.

Pero como todos sabemos, y es ya algo que asumimos como normal, la FSO no acabó ahí. Faltaba por sonar la “Marcha Imperial” de La guerra de las galaxias IV, con esos arcos de violín encendidos tal espadas láser; y ese último bis que nos vuelve locos: la marchosa composición de “La cantina” de La Guerra de las galaxias.

Un nuevo sold out en Barcelona en un concierto basado en las composiciones de John Williams que, como no, hizo que la FSO tenga que volver de nuevo en una fecha próxima. Así que ya lo sabes. Si quieres repetir la experiencia de esta segunda Masterclass de Williams o, simplemente, no pudiste venir este febrero; recuerda que tienes una segunda y última fecha: el próximo 14 de abril. Disfrutar de la FSO en directo siempre es (y será) una delicia. No te lo puedes perder. Hazle caso a uno que ya se ha convertido en un fan.

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES