novedades
 SEARCH   
 
 

11.02.2019 Críticas  
Metamusical en vena (y en inglés) con [title of show]

[Abre típica entradilla general] Los musicales de gente que quiere hacer un musical, conocidos en su expresión más primaria como “backyard musicals” (pensad en Judy Garland y Mickey Rooney), son un clásico. Un clásico que [title of show] (no es un error: es el título de la obra) actualiza hasta nuestros días y nuestra mentalidad postmoderna. [Fin de la entradilla]

[Dentro primer párrafo histórico] En 2004, Jeff Bowen y Hunter Bell decidieron presentarse al primer festival de teatro musical de Nueva York, pero todas sus ideas eran peores que el proceso creativo para dar con ellas. De manera que escribieron un musical-nivola sobre los avatares de sus dos avatares a la hora de crear y montar un musical. Ganaron, y lo llevaron al Off-Broadway. La obra fue cambiando de intérpretes y todo ello fue reflejándose en la trama. Finalmente, y tras un tiempo y una campaña en internet, llegaron hasta el mismísimo Broadway. [fin del tostón histórico]

[Dentro giro pretendidamente sorprendente] Todo lo dicho hasta ahora no es solo la historia de [title of show]… sino su trama. La compañía Jocular Theatre trae ahora ese meta-musical a Barcelona, al Almeria Teatre, en su versión original en inglés. Adam Jacques (como Jeff, a cargo de las canciones) y Daniel Ewing (como Hunter, el libretista) encarnan a la pareja de amigos, a quienes se unen Heidi (Ella Galt; por Heidi Blickenstaff, la segunda actriz que interpretó el personaje tras las previas de Stacia Fernández), una cover eterna que, pese a su falta de protagonismo, es la única que vive del musical; y Susan (Alex Borstein; por Susan Blackwell), una profesional mayor y más sarcástica que quiere introducirse en el mundillo. Ah, cierto, sí: y Larry (Julian Jahanpour), que está por ahí atrás, tocando el piano y, a veces rompiendo la quinta pared que le separa de los personajes. Porque lo que es la cuarta, con el público, está en un estado de flujo que ni los siete personajes de Pirandello…

[Párrafo de análisis sesudo] Y es que [title of show], tiene tanto de Pirandello como de The Band Wagon; es hija de Say, Darling, de Burrows, Bisell, Comden, Green y Styne, y hermana de Forbidden Broadway y Something Rotten. Pero a diferencia de estas dos últimas, no solo se dedica a parodiar diversos géneros y acercamientos al musical (como las overturas energéticas, el estilo Nueva Orleans de Randy Newman o el Merrily We Roll Along de Sondheim) sino que también tiene momentos de originalidad propios (“Die, Vampire, Die”) y temas sinceramente emotivos (como “A way back to then”).

[Ahora toca destrozar este montaje: a por ellos] La compañía Jocular, en manos de su director Joshua Zamrycki, aprovecha muy bien las cuatro sillas y los cuatro personajes, y los adapta a sus circunstancias físicas personales para conseguir transportarnos, durante un ratito, al Off-Broadway. [Ataca sus voces] Las voces de los cuatro son adecuadas para las diferentes tesituras con las que tienen que lidiar y, por momentos, muy agradables. Pasan con agilidad de los momentos hablados a los cantados, e integran perfectamente el sentido del humor necesario para abordar algunos de los momentos más “meta” del evento. [¡Dales bien con el idioma!] No es necesario ser angloparlante nativo para seguir el argumento, basta con un conocimiento funcional de la lengua (como para ir de visita a Londres), y ayuda mucho ser aficionado a los musicales en inglés, para coger las referencias [¡Eres un blando como crítico, no les das caña con nada!].

Una experiencia muy recomendable que solo estará en el Almeria Teatre hasta el 17 de febrero, pero que nos deja con ganas de ver más proyectos de la compañía. [Fin de la crítica, debajo viene el soso que la ha escrito]

Crítica realizada por Marcos Muñoz

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES