novedades
 SEARCH   
 
 

07.02.2019 Nacional  
Martel mira hacia el siglo XXI con su proyecto para el Teatre LLiure

Poco a poco nos vamos familiarizando con el proyecto con el que Juan Carlos Martel Bayod optó a la dirección del Teatre Lliure y que, finalmente, resultó ganador. Tres ejes principales (social, cultural y educativo) a desarrollar durante los próximos cuatro años y cierta desvinculación de la figura del director artístico como centro del teatro definen este trazado no continuista.

En la web del teatro se puede consultar el proyecto íntegro de Martel. Documento que se puede resumir en decálogo de “mínimos que el Lliure no debería dejar de cumplir” y que reproducimos a continuación:

1. El teatro no girará artísticamente alrededor de la figura de la persona que lo dirige, sino en función de las necesidades sociales y culturales de la misma ciudad.
2. Se redistribuirán los recursos para la producción con criterios sostenibles de calidad, transparencia e inclusión social.
3. Se dará apoyo anual a por lo menos un artista nuevo.
4. No podrá repetir dos años seguidos una o un creador dentro de la programación.
5. Se buscará la máxima paridad en la programación y en los equipos artísticos.
6. Los proyectos han de poder generar otros proyectos transversales.
7. Cada proyecto debe tener incidencia en el sistema educativo.
8. Cada proyecto debe tener incidencia y repercusión directa en nuestra comunidad.
9. Todos los proyectos son libres ideológicamente e idiomáticamente.
10. Se deben generar sinergias con otras instituciones y fundaciones, tanto culturales como sociales, nacionales e internacionales.

Hay una fuerte vocación de servicio público, que incide en la transmisión y el acceso artístico para la ciudad de Barcelona, reflejo y ejemplo de su identidad colectiva. También se quiere fortificar la presencia del Lliure como un centro de referencia internacional y se asume como responsabilidad (compartida con los medidos de comunicación y la opinión pública) el hecho de situar la cultura en el centro de la sociedad a través del sistema educativo.

Martel ha establecido también unos objetivos estratégicos centrados en alcanzar (en los próximos cuatro años) nuevos públicos, programar a escala internacional y una gestión transparente y sostenible. Se quiere asegurar la paridad en el patronato de la Fundació y reformular sus estatutos actuales y las estructuras internas de gobierno y gestión. También aplicar criterios de eficiencia y eficacia como la captación de recursos externos y la creación de nuevas áreas de trabajo (marketing y nuevas tecnologías aplicadas a las artes escénicas) y potenciar la relación entre la creación local y la escena internacional. La colaboración con universidades y la difusión de la dramaturgia contemporánea nacional e internacional está presente, así como el establecimiento de un plan de residencias artísticas que traslade el concepto de autoría a cualquier creador de escena.

Se prevé una reformulación de los antiguos Radicals Lliures y El Lliure dels nens y fundar una laboratorio internacional para estudiantes de artes escénicas. De este modo, la programación se estructurará en bloques. Se pretende mantear la identidad histórica del teatro, apoyar a la nuevas generaciones con la creación de tres proyectos para potenciar la creación colectiva y la autoría viva, establecer un programa de residencias (artistas residentes, compañías residentes y residencias creativas) y un programa internacional (programación de un mínimo de cuatro montajes internacionales en gira, creación de un ciclo de nuevas voces, dar apoyo a los jóvenes creadores que hayan cumplido la mayoría de edad en el siglo XXI y creación de un whorkshop y un laboratorio).

Todo esto se llevará a cabo bajo la concepción colectiva de la identidad artística y social y del Comitè de Programació (CDP), conformado por distintos comités. Serán los siguientes:

1. Transparencia, paridad e igualdad (Clàudia Cedó e Isias Fanlo).
2. Dramaturgia (Juan Carlos Olivares y Victoria Spunzberg).
3. Lectura de textos (Íngrid Guardiola y Marc Artigau).
4. Educación (Ester Rovira y Serge von Arx).
5. Residencias (Mireia Estrada y Pau Catà).
6. Proyectos internacionales y nuevas voces (Georgina Oliva y Juan Carlos Martel Bayod).
7. Escuela de pensamiento (Maria Garcés y Albert Lladó).
8. Lliure “en viu” (Carme Fenoll y Oriol Pastor).
9. Fundació (Neus Masferrer y Jordi Sellas).

Precisamente con el penúltimo punto se quiere incidir en la transformación de la presencia pública del teatro y hacerlo accesible con los máximos recursos digitales posibles, entre ellos la grabación de todas las producciones realizadas y la creación de una biblioteca digital de acceso público. Finalmente, y en líneas generales, se quiere establecer un máximo de espectáculos programados por temporada para evitar la saturación de actividad e intentar hallar un equilibrio del tiempo de producción y programación (se pasará a presentar la temporada en dos partes, setiembre-enero en junio y febrero-junio en noviembre).

A continuación, puedes consultar el vídeo completo de la rueda de prensa donde se presentó el proyecto de Martel, que tomó posesión de su nuevo cargo el pasado 1 de febrero.

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES