novedades
 SEARCH   
 
 

10.01.2019 Críticas  
Navidad, época de celebración ¿y…?

El Malda propone una mirada distinta a la época navideña de la mano de Iban Beltran, Carles Pedragosa y Josep Pedrals. Con Nadales nos encontramos ante un espectáculo que es a la vez un juego y que ironiza sobre el sentido y significado de estas fechas en pleno siglo XXI. Un recital al que estamos invitados a participar de principio a fin.

A partir de una idea propia, tanto la dramaturgia como la dirección escénica y musical están firmadas a seis manos. Un análisis tan crítico como persuasivo de la desvirtuación del significado de unas fechas que celebramos con piloto automático. Bajo lo que parecerá un formato de un recital de villancicos, los anfitriones serán a la vez intérpretes y maestros de ceremonias de este divertidísimo pesebre viviente en el que se convierte la función/audición. Pocas sorpresas desvelaremos aquí, solo que no habrá dos funciones iguales, ya que la improvisación y la participación de distintos invitados en cada sesión, asegura la capacidad de adaptación de los tres músicos e intérpretes.

Con una imaginación desbordante se desgranarán las liturgias del autoengaño a las que nos sometemos en fechas tan señaladas. Desde hábitos y costumbres contemporáneos como el alumbrado callejero hasta cuestiones más o menos fundacionales como el nacimiento del niño Jesús y su inverosímil traslación hasta nuestros días, generación tras generación. La pregunta será clara: ¿sabemos lo que estamos celebrando? A partir del análisis particular de las letras de los villancicos asistiremos a lo que podríamos denominar como su propio oxímoron. Actitudes, hábitos y creencias en tela de juicio para evidenciar la hipocresía y el adocenamiento al que nos hemos ido adscribiendo.

Sin más escenografía que los instrumentos musicales y su uso y descubrimiento en forma de regalo u obsequio, la interacción con el público establecerá un lenguaje interno muy interesante y bien llevado y del que dependerá el éxito de cada función. La validación de los razonamientos y las conclusiones nos persuadirán en todo momento. La capacidad de improvisación y la aparente facilidad con la que los tres artistas nos llevan a su terreno son sorprendentes. Nadales rompe una lanza en favor de la evolución del formato de recital musical y demuestra que la formación clásica puede desarrollarse a través de la confluencia de los lenguajes escénicos y musicales de un modo totalmente armónico. El público se convertirá en un coro del que nuestros anfitriones conseguirán unas carcajadas que, ellas sí, se coordinarán al unísono.

Finalmente, y en paralelo a toda la carga crítica e irónica, podríamos definir este espectáculo como el colmo de un coro, o por lo menos de su director. La capacidad de todos los implicados para incluirnos y conseguir nuestra participación activa y prácticamente voluntaria es, sin duda, uno de los grandes valores de la pieza. Nos gusta ver a Pedragosa, Beltran y Pedrals como protagonistas y creadores absolutos, más allá de sus valiosas colaboraciones en muchas de las funciones que copan nuestra cartelera teatral temporada tras temporada. Por su capacidad para confrontar y combinar lo lúdico con lo reprobado de un modo tan elocuente como desahogado y por la defensa de la música a través de una excelente ejecución, nos encontramos ante una propuesta que, por supuesto, merece una visita.

Crítica realizada por Fernando Solla

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES