novedades
 SEARCH   
 
 

05.12.2018 Críticas  
Poemas para no olvidar

En una época en la que se incide tanto en la memoria histórica está más que bien que, aun en los ámbitos más pequeños, se trabaje para mostrar ese recuerdo que se defiende y se saquen a la luz y se den a conocer las vidas de aquellos que forman parte de esa memoria. Me da miedo la noche es uno de esos proyectos, que producen conjuntamente Latiovisual y SaludArte.

Josep Domènech i Avellanet fue uno de los presos de La Model de Barcelona en la época de la dictadura y que se cuenta entre los 1717 fusilados en el Camp de la Bota entre 1939 y 1952. Tras su ejecución en junio de 1942, a la edad de 23 años, sus pertenencias fueron entregadas a su novia, Natalia Sans, que tan solo recibió una camisa de su amado y unos cuantos poemas. Durante 56 años, Natalia intentó que alguien editara esos poemas, para que las palabras de Domènech no pasaran al olvido. Fue, finalmente, en 1996 que consiguió que la Fundació d’Estudis Llibertaris i Anarcosindicalistes (FELLA) se los publicara con el nombre de Úniques. Poemes d’en Josep Domènech i Avellanet.

Diego Paqué (Latiovisual) y Rosa J. Devesa (SaludArte) encarnan a Josep y Natalia en una función de microteatro en la que ella le rinde homenaje al hombre que amó mientras que por otra parte se recrea lo que él, desde su minúscula celda, sintió y vivió esos últimos años de su vida.

Devesa, además de su interpretación, es la responsable de la dramaturgia mientras que Paqué se encarga de la parte musical. Ambos han dado vida a una pieza que es una perla: una joya minúscula de gran valor. Un proyecto que se suma a otros con temática similar pero que admiro especialmente por lo que consigue transmitir al público en solo 15 minutos.

Estrenaron esta pieza que ellos mismos describen como una microtragedia poético-sonora en las ruinas del interior del Mercat del Born el pasado día 22 de noviembre como parte del congreso Triàlegs Ciutat i Memòria y yo tuve la ocasión de asistir a una nueva función en Igualada unos días después, en el espacio de ensayo de Latiovisual, donde además se leyeron algunos de los poemas de Domènech acompañados al piano por un joven (pero talentoso) Biel Jorba y algunos textos de Bet Millera y Llorenç Tussal. También hubo lugar, antes de acabar la velada, para la improvisación de algunos temas cantados por algunos de los amigos de Latiovisual junto a la guitarra y la magnética voz de Paqué.

Esto no ha hecho más que comenzar. Se acaba de tirar del hilo de la vida de un personaje que parece que promete una gran historia y que Devesa y Paqué se proponen contar. Lo que fueron 15 minutos puede convertirse en una obra de teatro de pequeño o medio formato, porque hay potencial en la trama y un inmenso deseo y mucho cariño por parte de los impulsores.

Estaremos esperando para ver como se desarrollan los acontecimientos y les deseamos de corazón que alguna sala reconozca la valía de este trabajo y les de la oportunidad de que pueda acabar llegando al máximo número de personas. Mientras, yo me llevo a mi casa este Me da miedo la noche, una historia triste pero de la que hay mucho que aprender.

Crítica realizada por Diana Limones

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES