novedades
 SEARCH   
 
 

25.10.2018 Críticas  
Siempre nos quedará París

Trío Les Cot vuelve para presentarnos una nueva obra de creación que podemos disfrutar en el Almeria Teatre de Barcelona. Bajo el nombre de París, tres amigas se embarcan en un viaje por carretera a la mítica ciudad del amor que cambiará por completo su relación.

Tras el éxito de Babet, cuina a tres veus, primer espectáculo del grupo teatral estrenado en 2013, Trío Les Cot vuelve a juntarse en un nuevo proyecto: París. Un musical que remueve la percepción de la amistad y las decisiones personales y cómo, éstas, pueden cambiar una relación de amistad forjada en la infancia.

Para algunos, la infancia fue una época difícil y, para otros, parece que todo fue un camino de rosas. Aún así, podemos contar pocos amigos de esa época. Dos o tres, a lo sumo, sería lo más real. Pero sabes con total certeza que solo hace falta una llamada de teléfono para tenerles cerca. París se basa en esa premisa. La confianza de la amistad. La verdadera. Aquella en la que cualquier locura es posible y en la que sabes que tus amigos te acompañarán.

El sueño de ser madre florece en una de ellas y, tras años de indecisión, finalmente localiza al donante perfecto en París. Parece fácil pero no lo es tanto. Está ovulando y la inseminación artificial tiene que ser este mismo fin de semana; algo que parece que a sus amigas no les va nada bien. Apelando a una promesa infantil, las arrastrará en un viaje que las transformará. Deberán enfrentarse a ellas mismas, sus fantasmas, sus obsesiones y sus miedos. Y es que, a veces, huir a todo gas de la rutina tiene un precio que se debe pagar cerrando viejas heridas y abriendo otras nuevas.

París nos presenta un texto claro con un hilo argumental sencillo y fácil de seguir. Aunque la obsesión que se nos presenta como tema principal es la de ser madre, las neuras de sus compatriotas florecerán de forma extrema hasta, incluso, convertirse en una prioridad más importante que la principal. Seremos testigos de obsesiones del siglo XXI como la dependencia de la tecnología, la perfección, el abandono personal, la perpetúa duda de qué estás haciendo con tu vida… Cada una de las chicas tiene las suyas y, aunque parece que el autocontrol no permitirá que sobresalga, los acontecimientos no serán totalmente propicios.

París presenta una dramaturgia ágil y divertida de Paul Berrondo; sobretodo con los personajes que más control parecen tener de la situación. No es oro todo lo que reluce y las vidas de la peluquera (María Viñas) y de la exitosa mujer de negocios (Mar Maestu) están más liadas (no sabéis cuánto) que la de la profesora de infantil deseosa de ser madre (Elia Corral). Berrondo ha sabido muy bien como conjugar la creación de los personajes realizada por Trío Les Cot y traspasarlo a unas escenas que funcionan por sí solas de forma orgánica.

Por su parte, Jose Novoa nos presenta una escenografía sencilla pero efectiva que se transforma fácilmente en un coche de última generación, un restaurante, un tórrido pasillo o un negocio local. La imaginación da para mucho y Novoa sabe muy bien como insinuarla.

Por su parte, en referencia a la música y el libreto, Óscar Peñarroya realiza una creación total desde sus inicios que funciona perfectamente en el teatro y la historia. Junto a César Aparicio como letrista y Fátima Campos Trepat como coreógrafa, los números musicales quedan acotados de forma correcta en la historia; dotándolas de fuerza explicativa.

Trío Les Cots nos presenta así su último espectáculo. París es un musical que podría funcionar perfectamente como obra de texto y que el trío sabe como explotarlo para explicar temas muy actuales y cercanos.

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES