novedades
 SEARCH   
 
 

03.10.2018 Nacional  
Rusiñol a lo grande en el TNC con Els Jocs Florals de Canprosa

El Teatre Nacional de Catalunya se ha trasladado momentáneamente al mítico restaurante Els Quatre Gats para presentar Els Jocs Florals de Canprosa. El espectáculo inaugural de la temporada es uno de los principales señuelos del Epicentre Rusiñol, cuya intención es la de mostrar al autor como un gran reformador del teatro, así como sus formas y puntos de vista contemporáneos.

Xavier Albertí ha introducido el acto acompañado por Raül Garrigasait, Eduard Vallès, Jordi Prat i Coll y Dani Espasa. Juntos han explicado las distintas actividades en torno al autor y a la representación teatral. Además de varias publicaciones literarias y de distintas conversaciones y coloquios serán las siguientes: Estat d’excepció. Canprosa l’any 1902 (exposición en el vestíbulo principal que se podrá ver del 4 de octubre al 31 de diciembre y que recuerda la polémica a raíz del estreno de la obra en el Teatre Romea), proyección de Le Bal (película de Ettore Scola de 1983 que se podrá ver en la Filmoteca de Catalunya el 31 de octubre) y L’any de la picor (concierto escenificado de la pieza de Enric Morera y Rusiñol con dirección de David Albet y a cargo de la ESMUC que se interpretará en la Sala Gran el 4 de diciembre).

Celebramos el feliz reencuentro con Orationibus #SR, un apasionante concierto performance de Albert Arribas a partir del libro de Rusiñol. En esta ocasión lo podremos ver en el Museu Nacional d’Art de Catalunya del 20 al 23 de noviembre. Precisamente, Eduard Vallès ha destacado del artista que es de los pocos que por sí solos puede explicar una época, así como la teatralidad de su vida. Entre todos también han destacado su relación con Picasso o Josep Pla, entre otros.

Garrigasait ha dado algunas pincelada sobre su libro El fugitiu no se’n va. Santiago Rusiñol i la modernitat. El autor desarrolla en esta obra narrativa la figura de Rusiñol como primer artista moderno de Cataluña y explora su relación con la modernidad y la bohemia parisina. Cómo se traduce y transfiere esta atmósfera y su capacidad para captar sensibilidades son ejes transversales de la novela, así como los conflictos entre el artista moderno y el individuo, el estado o los cambios sociales. Publica Edicions de 1984Albertí también ha aprovechado para presentar el libro Teatre polèmic, que se lanza al mercado el mismo día del estreno de la función. El volumen incluye las obras Llibertat! (1901), Els Jocs Florals de Canprosa (1902), L’Hèroe (1903), El Místic (1903), El bon policia (1905) i La“merienda”fraternal (1907) y está prologado por Margarida Casacubierta. En este caso, publica L’Avenç.

Para presentar Els Jocs Florals de Canprosa, Prat i Coll se ha centrado en explicar cómo ha planteado el espectáculo teniendo en cuenta que el Teatre Nacional de Catalunya es un servicio público. Entiende que ha de haber una parte pedagógica (como la hubo con Sagarra y Pitarra en anteriores trabajos vistos en la casa). “Hay que ofrecer la pieza con la calidad que consideras que tiene”, ha dicho. En este caso, “un diálogo con la polis de Cataluña”. Para el dramaturgo esta oportunidad supone la culminación de muchos años indagando en lo que se puede y se debe hacer con los clásicos. Lamenta que no despierten la fascinación que debería residir en nuestra popularidad. “No hace falta colocar demasiados espejos” y ve en algunos aspectos de la función una metáfora sobre el momento político actual.

El proceso de creación se ha estructurado a partir de la investigación de la vida y obra de Rusiñol y de la creación de un equipo sólido. La coreografía corre a cargo de Montse Colomé y la escenografía de Laura Clos “Closca”, que ha diseño un “envelat” donde todo es posible y que permite explotar toda la teatralidad de la pieza. Para la parte musical ha querido incluir canciones de la época (en catalán y no). Obviamente estará presenta el trabajo de Enric Morera, pero también el sonido del Paral·lel, Carles Santos, Albertí o Els Joglars. Prat i Coll considera que “ni la derecha de la izquierda de nuestro país no saben qué hacer con la cultura”.

Para explicar esta historia de “gente tocada por la poesía en un lugar que se llama Canprosa” ha querido ampliar el original (especialmente con la parte musical, pero también con fragmentos de otras obras de Rusiñol) sin que el público lo perciba durante el visionado y ha explotado la comedia a partir de la verbo y no de la construcción de personajes, algo que mantiene del original. “Los catalanes estamos hechos de una pasta que hemos encontrado en el humor anglosajón un filtro para nuestras frustraciones”. Sardanas, Rocío Durcal, Manolo Escobar y la posibilidad de ganar una botella de cava o un jamón nos esperan en la Sala Gran a partir del 4 de octubre.

Espasa, director musical del espectáculo, ha explicado que la propuesta supone una verdadera maratón con más de 30 canciones. Músicas reconocibles que se interpretarán durante los 4 cuadros en que se divide la obra. No hay composiciones originales pero sí que se ha cambiado alguna letra y se han realizado arreglos para dotar de unidad al espectáculo. Ha alabado la versatilidad de los 5 músicos que le acompañan en la orquesta (Joan Aguiar, Gregori Ferrer, Martí Hasta, Xavier Lozano y Dick Them) y del coro (Lorena García, Oriol Guimerà, Mariona Llobera, Alba Quinquillà, Queralt Sales y Víctor Vilca), que en el último cuadro adquiere especial protagonismo. De la obra destaca su naturaleza coral, donde cada uno de los personajes tiene su momento de protagonismo.

De este modo, un extenso reparto que integrado por Clara Altarriba, David Anguera, Albert Ausellé, Rosa Boladeras, Jordi Coll, Ana Domínguez, Francesc Ferrer, Oriol Genís, Àngels Gonyalons, Oriol Guinart, Jordi Llordella, Anna Moliner, Albert Mora, Albert Pérez, Mireia Piferrer, Kathy Sey y Yolanda Sey promete sorprendernos con solos, duetos, cuartetos y momentos de interacción colectiva.

En palabras de Prat i Coll, “un espectáculo-experiencia trabajado desde la libertad (creativa) y la disciplina”. Albertí ha cerrado la presentación con la última réplica de una de las obras de Rusiñol: “La revolució no es fa amb xefles. La revolució es fa anant a escola”.

Els Jocs Florals de Canprosa puede verse en la Sala Gran del 4 de octubre al 11 de noviembre de 2018. Puedes conseguir tus entradas en la web del Teatre Nacional de Catalunya.

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES