novedades
 SEARCH   
 
 

06.08.2018 Nacional  
Temporada 2018-2019: los primeros imperdibles

Cuando todavía estamos cerrando la Temporada 2017-2018, ya se ha anunciado la programación para la próxima de muchos de los teatros a los que somos asiduos. Desde EnPlatea no podemos aguantar la anticipación y expectación que despierta en nuestros corazones la llamada de las novedades escénicas. ¿Qué imprescindibles nos presenta la Temporada 2018-2019?

Por este motivo, 3 de nuestros colaboradores han querido destacar (si es que eso es posible) 4 títulos de algunos de los espacios teatrales que, hasta la fecha, han presentado su programación teatral para esta nueva temporada. Por motivos y afinidades varias en sus experiencias como espectadores, cruzan sus caminos y nos conectan más allá de las ciudades donde residen y disfrutan de su pasión escénica. No importa si es desde Madrid o desde Barcelona; siendo tres (que no siempre coinciden pero que ni por asomo siembran la discordia), Moisés C. Alabau, Ismael Lomana y Fernando Solla han querido compartir con toda persona, animal o cosa que quiera leernos sus “Must” para la nueva temporada.

Empezamos con la declaración de Moisés C. Alabau:

Yo, Moisés C. Alabau declaro ante este tribunal que no me pienso perder los siguientes montajes…

Teatro Real: En su 200 aniversario y capitaneado por Joan Matabosch sigue con una programación arriesgada que hace las delicias del público y atrae a nuevos amantes al mundo de la ópera.

Faust (19 septiembre3 – 07 octubre): Por ser la que da el pistoletazo de salida a la temporada 2018-2019 y porque la escenografía corre a cargo de Àlex Ollé de La Fura dels Baus.
Turandot (30 noviembre – 30 diciembre): El clásico inmortal de Puccini y el “Nessun Dorma” merecen visitar el Real.
Idomeneo (19 febrero – 01 marzo): Por ser una nueva producción de la casa de esta ópera de Mozart.
Falstaff (23 abril – 08 mayo): Un Verdi en una nueva producción con un elenco de altura.

Teatro Español: Carme Portaceli afronta la segunda temporada como directora de uno de los teatros más emblemáticos del país. La primera se ha saldado con aumento de público pero echando de menos algún montaje sobresaliente. Algunas de las propuestas quedaron tibias. Esta segunda ola es el momento de reafirmar su dirección y parece que va por buen camino.

Mundo obrero (04 octubre – 04 noviembre): Por estar dirigida por Alberto San Juan, por la participación de uno de los mejores actores de los últimos años (Luis Bermejo) y por ser una historia de la clase obrera de España.
Rojo (29 noviembre – 30 diciembre): Por ser el regreso de el gran Gerardo Vera al Español, por su actor fetiche Juan Echanove y por la juventud de Ricardo Gómez en un premiadísimo texto que se representa por primera vez en España.
El sueño de la vida (17 enero – 24 febrero): Por ser la inacabada obra de Lorca que Alberto Conejero ha tenido el honor de terminar. Por Lluís Pasqual en la dirección, por un reparto de esos que quitan el aliento.
Mrs. Dalloway (28 marzo – 05 mayo): por el regreso de Blanca Portillo a los escenarios (después de la agridulce experiencia de El Ángel Exterminador como directora). Por Virginia Woolf y por ver qué hará Carme Portaceli con esa mezcla.

Teatro Kamikaze: El que se ha convertido en un teatro de referencia para muchos y casi un hogar para los amantes del buen teatro, programa su mejor temporada con un incierto futuro por la falta de ayudas institucionales. Difícil elegir solo cuatro montajes ya que toda la temporada es un lujo. Yo estoy porque me alquilen una habitación.

Un enemigo del pueblo (29 agosto – 07 octubre): Por ser un estreno absoluto de Álex Rigola, con Nao Albet, Irene Escolar e Israel Elejalde (entre otros) para esta interesante adaptación de Ibsen.
El Precio (11 octubre – 06 enero): Por poder ver el alabado trabajo de Silvia Munt como directora, por Tristan Ulloa y Gonzalo de Castro, y porque es Arthur Miller.
Suaves (06 febrero – 03 marzo): Por Gon Ramos que sorprende siempre y no defrauda.
Jauría (06 marzo – 21 abril): Por un texto del revolucionario Jordi Casanovas, por la dirección de Miguel del Arco y por el caso de “La Manada en escena”.

Seguimos con la declaración de Ismael Lomana:

En mi caso, Ismael Lomana, empezaré por los Teatros del Canal, que vienen cargados en sus dos programaciones (Escenario Clece y la propia) de propuestas interesantes, reposiciones para despistados, y grandes nombres como Rodrigo García o Angélica Liddlell, que por aquí obviaré. Mi selección del “Top 4” del Canal es:

Venus, de Victor Conde (octubre del 2018): Su estreno en el Ambigú del Pavón Kamikaze la pasada temporada fue lleno absoluto en todas las funciones y el boca-oreja que generó ha motivado que el Canal rescate ese sleeper para que esta joyita de historia tenga un segunda vida.
La Resistencia, de Lucía Carballal (febrero del 2019): Otro proyecto surgido del sello Kamikaze, en este caso, de la beca artística, que dirigirá Israel Elejalde y que él mismo comenta que es una “disección dolorosa de las dificultades de conciliar ambición y amor”.
Macho Man, de Àlex Rigola (febrero del 2019): La que podría ser la tercera parte de su Heartbreak Hotel que abrió la pasada temporada con “Vania” y continuó con “Who Is Me. Pasolini”; enfrenta a la audiencia a una instalación sin actores, en grupos de ocho, por un espacio laberíntico de 200 metros cuadrados compuesto por 12 estancias. Imágenes, sensaciones, y vivencias encaminadas a concienciar sobre la violencia de género.
Lear, de Los Números Imaginarios (mayo del 2019): Dramaturgia de Gon Ramos, dirección de Carlos Tuñón, y una de las compañías más atrevidas e innovadoras del panorama actual. La propuesta de Tuñón y los suyos explora la memoria y la mente a partir de la relación de un padre y un hijo, que quieren ser trasunto de todos los padres y todos los hijos.

Para la próxima temporada, el Centro Dramático Nacional opta por traer lo mejor de los dos mundos, del Off y de los “major” apostando por dramaturgos que ya han dado grandes alegrías en el circuito menos comercial, en la línea de los estrenos pasados de maravillas como el Yogur|Piano de Gon Ramos y FOMO del Colectivo FANGO. Los “must” del Teatro María Guerrero son:

Luces de Bohemia, dirigida por Alfredo Sanzol (4 octubre – 25 noviembre): Natalie Pinot, Ángel Ruiz y Juan Codina, entre otros, se ponen a las órdenes de Sanzol para “mostrar la belleza de la lucha por la dignidad, por edificar una obra a partir del desastre, de lo precario (…) donde Valle levanta la tela del olvido sobre la realidad de Luces, y la convierte en telón.”
Calígula, de Albert Camus (4-30 diciembre): Con dramaturgia y dirección de Mario Gas, ecos de los grandes tiempos del director en el Español, esta producción del Grec 2017, Teatre Romea y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, nos trae a Pablo Derqui en la piel del tirano para mostrarnos los caminos erróneos del poder, la escritura torcida, y el helor que produce existir sabiéndose finito e infeliz.
Espejo de Víctima, de Ignacio del Moral (20 marzo – 21 abril): Con dirección de Eduardo Vasco, Eva Rufo y Jesús Noguero en la interpretación y vestuario de Lorenzo Caprile. Dos piezas espectaculares sobre lo paradójico de que en una sociedad tan narcisista como la nuestra, al final parezca preferible causar lástima antes que admiración; tal vez porque ser víctima nos exonera de cualquier obligación.
Metálica, de Íñigo Guardamino (10 mayo – 9 junio): una comedia simpática sobre el siguiente paso en nuestra evolución, donde una familia integra a robots en sus vidas y sobre la agonía festiva de la empatía, la intimidad y el riesgo de acabar siendo como ellos, con un alma muerta y fría, debajo de una apariencia humana.

Y pasando a otra de las filiales del Centro, el Teatro Valle-Inclán, lo más destacado y condenado a no perderse uno es:

Notre Innocence, de Wajdi Mouawad (21-23 septiembre): Dentro del ciclo “Una mirada al mundo” y escrita a medida que se ensayaba, trata sobre la herencia que de ha dejado a esta juventud e intenta cuestionar la confusión que parece ser su suerte, teniendo en el centro una de la grandes inquietudes que es la responsabilidad frente al futuro.
Obabakoak, de Bernardo Atxaga (25-28 octubre): Con versión y dirección de Calixto Bieito, esta producción del Teatro Arriaga, es una adaptación libre, un universo de fantasías, visiones, imágenes en la noche de la memoria. Es una composición poética, visual y física para once voces donde los animales se mezclarán con los humanos y los bosques con nuestros sentidos.
El Jardín de los Cerezos, de Anton Chéjov (8 febrero – 31 marzo): Dirección de Ernesto Caballero, Óscar de la Fuente, Carmen Machi y Paco Déniz en el reparto. Una comedia, un retrato irónico de un declinante grupo social en la Rusia prerrevolucionaria.
La Geometría del Trigo, de Alberto Conejero (8-24 febrero): José Bustos, Consuelo Trujillo, José Troncoso, Juan Vinuesa, Alessio Meloni y David Picazo. Todo nombres propios para un viaje de norte a sur, una historia de tránsitos y transiciones entre tiempos, espacios, lenguas y formas de amar.
– (Bonus Doble) SHOCK.1 El Cóndor y el Puma, texto de Albert Boronat con la colaboración de Juan Cavestany y Juan Mayorga, con dirección de Andrés Lima. El Mago, de Juan Mayorga, con María Galiana, José Luis García Pérez, Tomás Pozzi y Clara Sanchís.

El Teatro de la Zarzuela trae una de las temporadas más fuertes de los último años, con grandes clásicos del género revisitados por grandes nombres de la escena, que no hacen más que generar una gran expectación por lo atrevido de la propuesta, o la curiosidad de cómo afrontará alguno de ellos este reto.

La Casa de Bernarda Alba, con libreto de Julio Ramos adaptando a Lorca. Ópera en tres actos con música de Miquel Ortega.
La Verbena de la Paloma, con libreto de Ricardo de la Vega y dirección de escena de Pablo Messiez, arropado por sus habituales Paloma Parra y Elisa Sanz a las luces y escenografía, respectivamente. Sainete lírico de un acto inscrito dentro del Proyecto Zarza.
Los conciertos de Ángel Ruiz, por Boleros; y Enrique Viana, pasando Una Noche en el Prado. Imperdibles.
El Barberillo de Lavapiés, con libreto de Luis Mariano de Larra y dirección de escena de Alfredo Sanzol.

Finalizamos con la declaración de Fernando Solla:

Hablábamos de 2 ciudades pero aquí no entendemos de fronteras. Aunque residente en Barcelona, parece ser que yo, Fernando Solla, tendré que confiar en la bondad de mis compañeros para alojarme en Madrid y compartir algunas de las propuestas como las que acaba de presentar el Teatro de la Abadía:

Tierra Baja (19 septiembre – 7 octubre): Un Lluís Homar pletórico se enfrenta a todos los personajes protagonistas de esta pieza clave de Àngel Guimerà. La adaptación de Pau Miró no tiene desperdicio y supone uno de los grandes hallazgos escénicos de los últimos años.
La Strada (22 noviembre – 30 diciembre): El neorrealismo de Fellini en versión escénica de Gerard Vázquez y dirigido por Mario Gas. Una visión que promete ser íntima de tres personajes inmensos en la Itala de posguerra y a los que darán vida Fernando Cayo, Verónica Echegui y Alberto Iglesias.
Intensamente azules (10 enero – 10 febrero): Juan Mayorga se reencuentra con César Sarachu para explicarnos una historia de tintes biográficos en los que se entremezcla realidad y ficción.
Copenhague (23 mayo – 30 junio): Uno de los triunfos más rotundos de Michael Frayn y que ha servido de fuente de inspiración (tanto temática como formal) para muchos de sus sucesores. Claudio Tolcachir dirige a Emilio Gutiérrez Caba, Carlos Hipólito y Malena Gutiérrez.

Ya de vuelta a Barcelona, no me puedo olvidar de uno de los mejores espacios para disfrutar de las artes escénicas en la corta distancia. El Maldà presentó su programación hace semanas y aunque imposible elegir sólo 4 de sus propuestas, me gustaría compartir las siguientes:

Johnny y Vienna (22 octubre – 8 noviembre): Un cabaret poético y evocador del viejo oeste con dirección y dramaturgia de Llàtzer Garcia (menuda temporada ha cerrado) con traducciones suyas, de Marc Rosich y de Toni Terrades. Interpretación de Maria Casellas y Guillem Rodríguez. ¿Hace falta decir más?
Barbes de balena (16 enero – 10 febrero): Uno de los espectáculos de creación colectiva que más felices hizo a muchos espectadores la temporada pasada. Un trabajo brillante de Ariadna Cabiró, Núria Cuyàs, Laura López y Anna Romaní que recorre la vida de la doctora Dolors Aleu i Riera es también una profunda reflexión sobre lo que supone ser mujer.
El temps que no tindrem (25 abril – 26 mayo): Tercera aportación de Alícia Serrat a su particular “Trilogia del amor”. En esta ocasión colabora con otro grande de la casa, el músico Dani Campos. Se podrá ver al mismo tiempo que las “Per si no ens tornem a veure” y “Tot el que no ens vam dir”.
Peter Pan (agosto 2019): Nueva colaboración entre L’Excèntrica y El Maldà, que en esta ocasión se unen para rescatar el texto de la obra original y levantar una nueva puesta en escena que recupere todo el encanto y la magia de J.M. Barrie. La combinación puede ser explosiva.

Mucho se va a hablar esta temporada del Teatre Lliure. Que su programación traspasa fronteras es algo obvio si consultamos las de la mayoría de los teatros nombrados de la ciudad vecina. No nos engañemos, aquí un servidor no se va a conformar con ver todos los títulos una sola vez. Algunos prometen ser sonados éxitos de crítica y público:

Àngels a Amèrica (25 octubre – 25 noviembre): Producción propia de la casa del monumental texto de Tony Kushner. David Selvas dirige las dos partes del díptico en funciones alternas y maratón los sábados. Vicky Peña (en el papel que hace años interpretó su madre), Pere Arquillué y los actores de la Kompanyia Lliure encabezan el reparto.
Die 120 Tage von Sodom (22 y 23 febrero): Milo Rau, Marqués de Sade y Pier Paolo Pasolini. Actores profesionales y actores con discapacidad intelectual en una producción de la Schauspielhaus Zürich en colaboración con Theatre HORA. Dos únicas oportunidades para disfrutar de una pieza de teatro inclusivo que promete ser de todo menos complaciente.
El sueño de la vida (7 marzo – 7 abril): Parece ser que en ambas ciudades esperamos este espectáculo como agua de mayo. La valentía de Alberto Conejero lo ha llevado a escribir el segundo y tercer acto de la Comedia sin título de Federico García Lorca. Lluís Pasqual dirige el espectáculo con un reparto increíble y que además supondrá el debut en Madrid de Emma Vilarasau.
Dogville (9 mayo – 9 junio): Lars Von Trier en manos de Pau Miró y Sílvia Munt. Aceptación, abuso, resentimiento y venganza. Y un reparto no menos espectacular que los anteriores: Bruna Cusí, Andrés Herrera, Josep Julien, Lluís Marco y David Verdaguer, entre otros. También producción de la casa.

Parece ser que el Teatre Nacional de Catalunya también apuesta por una visión contemporánea de textos y autores a partir de los conceptos de dogma y libertad. El que ha sido el primer teatro en presentar temporada presenta una programación con varios títulos a tener en cuenta:

Els jocs florals de Canprosa (4 octubre – 11 noviembre): Santiago Rusiñol ocupará el epicentro de la temporada. Qué mejor que recuperar un texto que levantó ampollas en el momento de su estreno adaptado y dirigido por Jordi Prat i Coll. Una parodia musical en la que veremos a Àngels Gonyalons encabezando un extenso reparto en la Sala Gran.
Kassandra (24 octubre – 18 noviembre): Tercero de los espectáculos que se podrán ver en la casa de Sergio Blanco. Sergi Belbel dirige de nuevo a Elisabet Casanovas en la que promete ser una arrebatadora aproximación contemporánea hacia el clásico de Esquilo y Eurípides. En la Sala Tallers.
Afanys d’amor perduts (17 enero – 24 febrero): Pere Planella ha elegido este texto de William Shakespeare para celebrar su 40º aniversario en la profesión. Un reparto multigeneracional de lujo nos espera en la Sala Petita para disfrutar de uno de los espectáculos de la temporada.
El gran mercado del mundo (15 mayo – 22 junio): Xavier Albertí se pone manos a la obra con Calderón de la Barca. Veremos en qué se convierte este auto sacramental en manos de todos los aquí presentes. Sobre el escenario de la Sala Gran veremos a Antoni Comas, Carlos Cuevas, Oriol Genís, Roberto G. Alonso y Aina Sánchez.

Y cierro esta carta de presentación de la temporada con 4 títulos del Gran Teatre del Liceu que me parece que captarán (si no lo han hecho ya) la atención de gran parte del público:

Candide (18 – 20 de octubre): Versión concierto para celebrar el centenario del nacimiento de Leonard Bernstein. La pieza se inspira en la célebre novela de Voltaire. Esta opereta cómica en dos actos con libreto de Hugh Wheeler promete hacer las delicias de los aficionados bajo la batuta del maestro Demain. Estreno en la casa.
L’enigma di Lea (9 – 13 febrero): Estreno mundial de esta ópera de nueva creación con dirección musical de Josep Pons y dirección escénica de Carme Portaceli. Con música de Benet Casablancas y texto de Rafael Argulló, la propuesta reúne a un equipo especializado en música contemporánea.
La Gioconda (1 – 15 abril): Espectacular puesta en escena de Pier Luigi Pizzi que supone el debut de Iréne Theorin en el rol titular. Con libreto de Arrigo Boito, la partitura de Amilcare Ponchielli está dirigida por Guillermo García Calvo. No hace falta decir más para saber que nos encontramos ante uno de los éxitos de la temporada.
Les pêcheurs de perles (13 – 25 mayo): La música de George Bizet en un montaje inteligente y actual protagonizado por John Osborn y Dmitry Korchak, que acerca la ópera al terreno del reality televisivo. Dirección musical de Yves Abel y escénica de Lotte de Beer. Expectante producción.

Como veis, 3 maneras de entender las artes escénicas y otras tantas formas de compartirlas entre nosotros y con todos los que queráis. N(os) deseamos una muy feliz Temporada 2018-2019 y prometemos volver en septiembre cuando el resto de teatros presenten su programación con más imprescindibles.

Volvemos el 3 de septiembre. Hasta entonces, ¡feliz verano y feliz TEATRO!

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES