novedades
 SEARCH   
 
 

25.07.2018 Críticas  
Cariño, ¡quiero ser swinger!

¿Pueden los intercambios de pareja resucitar una relación dormida desde hace años? ¿Facilitaría la cosa hacer el intercambio entre amigos de toda la vida? Daniel Guzmán, Miren Ibarguren, Kira Miró y Alex Barahora lo averiguan en el Teatro La Latina de Madrid con Dos más Dos: una comedia desinhibida y provocadora que hace reír desde el minuto uno.

Dos arquitectos socios y sus dos mujeres quedan a cenar como una de tantas noches. Tomás (Alex Barahona) y Silvia (Kira Miró) son la parejita cool que está deseando confesar a sus amigos el motivo de su felicidad: desde que se han hecho swingers su relación va mejor que nunca. Al revelar su secreto siembran la curiosidad en Julieta (Miren Ibarguren) que decide no parar hasta convencer a su conservador marido, Adrián (Daniel Guzmán), para iniciarse en esa práctica sexual para ellos desconocida. Personajes tiernos, ritmo frenético y diálogos repletos de gags en medio de una puesta en escena dinámica y elegante. Dos más dos es un juego de polos opuestos que se tientan en el salón de un piso de minimalista encanto geométrico.

Esta excelente adaptación de la popular película homónima argentina – dirigida por Diego Kaplan en 2012 – reflexiona sobre las relaciones, el amor y la fidelidad a través de humor de enredo. Su texto naíf y sin pretensiones sube la naturalidad a escena y coloca un espejo delante del espectador, el cual puede empatizar a la vez con la pareja que va de moderna y con la que intenta sortear sus problemas. Sexo, sexo y más sexo puede parecer un tema facilón para encandilar a la audiencia pero, por la misma razón, resulta un arma de doble filo. En malas manos el resultado podría haber caído en lo insulso y aburrido a la primera de cambio. Es el gusto para manejar la técnica así como la cadencia del diálogo, sumado a la espontaneidad de la interpretación, lo que hace que el montaje destaque.

La dirección de Maite Pérez Astorga y David Serrano no da lugar a que decaiga el ambiente en ningún momento. Desde el vestuario a la última decisión de atrezo, pasando por la dinámica y creativa iluminación o por el ambiente sonoro bien utilizado… todo se presenta en equilibrio y acompañado de un movimiento escénico efectivo. Los recursos se armonizan de manera inteligente para crear una estética atractiva que fluye y va reservando sorpresas que explotar sin prisas. La puesta en escena es lo más parecido a una alfombra roja metafórica sobre la que se lucen los actores.

Las cuatro caras conocidas unen fuerzas sobre las tablas generando un ambiente distendido en el que todos tienen su momento para dar cuenta de sus dotes para la comedia. Tan igualadas están las energías que los mejores adjetivos sirven para hablar indistintamente del trabajo de unos y de otros. Daniel Guzmán interpreta el personaje central, y más agradecido, de la obra: una especie de José Luis López Vázquez o Alfredo Landa del siglo XXI. Alex Barahona por su parte no se achanta al dar la réplica y se muestra seguro en su papel de exitoso guaperas. Y si la interpretación de ellos es certera la de ellas lleva el conjunto a otro nivel. Miren Ibarguren y Kira Miró se desenvuelven ágiles, seductoras y radiantes dando la entonación justa para que cada línea no parezca aprendida de antemano y tenga algo de cosecha propia.

No es de extrañar que la obra esté resultando un éxito. Pentación Espectáculos apuesta por refrescar el Teatro La Latina con esta apuesta sobre seguro que deja buen sabor de boca. Dos más dos es una botella de oxígeno en la cartelera veraniega de la capital. ¿Te animas a hacerte swinger?

Crítica realizada por Raquel Loredo

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES