novedades
 SEARCH   
 
 

07.07.2018 Críticas  
Inmigrantes explotados

El espacio madrileño El Umbral de Primavera recibió el pasado 29 y 30 de junio la obra Brasita, Perro, Chagualo del grupo platense de teatro independiente La Joda. Esta reflexión sobre inmigración y esclavitud laboral se presentó dentro de la III Edición del Ciclo de Teatro Argentino.

Dos hombres encerrados en un sótano. Dos inmigrantes ilegales trabajando sin descanso en un taller clandestino de zapatos. Damián Le Moal y Flavio Bosco interpretan a este par de personajes anónimos, desmoralizados y encadenados por un patrón que se aprovecha de ellos. Mientras parece que nunca van a alcanzar el nivel de producción al que se han comprometido se puede asistir a su bucle de depresión. Se derrumban, echan de menos a sus seres queridos y se sienten oprimidos al tiempo que coreografían un movimiento escénico que les ata a dos máquinas de coser metálicas. Las mismas se convierten en la extensión de sus cuerpos en su baile de ansiedades.

Pero la crítica del grupo La Joda va más allá. El interés está en ver cómo el alto y el bajo, los dos personajes, terminan convertidos en motor del sistema explotador del que han sido víctimas. La función se centra en subrayar la universalidad del mensaje. Para ello, inventan un país ficticio de origen de los inmigrantes: Braliguay. También crean un lenguaje aglutinando distintas palabras de lenguas y dialectos de América Latina a las que suman otras de creación propia.

Cobra sentido el título. Brasita es el gentilicio peyorativo con el que se designa a las personas de Braliguay. Por su parte, chagualo significa en Colombia zapato viejo. Otra insulto con el que el que el nuevo país les llama y que enlaza con el trabajo esclavo que desempeñan para prosperar. El grupo La Joda Teatro explota la mezcla de términos para complicar el discurso. Con ello expresa que el emigrante que sale de su país como medida desesperada (sea cual sea su origen y destino) suele sufrir los mismos problemas encabezados por falta de empatía de los demás ante su situación.

La puesta en escena rodea a los personajes de un círculo de pares de zapatos, al fondo una pequeña figura iluminada en colores vivos y a los extremos dos camisas de estampado llamativo que usar en algún momento de la representación. Pero de lo que más se sirven para crear ambiente de pozo sin fondo es de luz y combinación musical. La propuesta tira de creatividad para dinamizar recursos y resultado. Al final se aprecia un trabajo de investigación que pasa por el off Madrid poniendo el foco sobre problemas sociales de la actualidad.

La Joda Teatro lleva interpretando Brasita, Perro, Chagualo desde 2015. Este grupo autogestionado residente en La Plata ha conseguido venir a Europa gracias a un sistema de crowdfunding a través de la iniciativa Idéame, después de contactar con espacios escénicos españoles. Dentro de sus actividades también desarrollan manifestaciones artísticas callejeras, encuentros, talleres y seminarios.

Los días 2 y 3 de julio de 11 a 15h La Joda Teatro ofrece un taller sobre creación escénica, actuación, improvisación y montaje colectivo en El Umbral de Primavera. El 7 y 8 de julio estarán en Barcelona, concretamente en Porta4, en donde ofrecerán talleres los días 9 y 10 del mismo mes. De ahí continúan andadura por Francia con esta muestra de teatro argentino independiente y comprometido.

Crítica realizada por Raquel Loredo

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES