novedades
 SEARCH   
 
 

29.06.2018 Música  
Katy Perry a todo color en Barcelona

Anoche, el Palau Sant Jordi de Barcelona estalló en vítores en el concierto de Katy Perry. La cantante americana presentaba, acompañanda de la actriz y cantante Hailee Steinfeld, su espectacular Witness Tour en su última fecha europea.

Con una puntualidad insospechada, Hailee Steinfeld aparecía en el escenario para presentar el show previo al concierto de Katy Perry. Hailee Steinfeld, conocida por su papel en las dos últimas películas de “Pitch Perfect“, presentó un show previo que despertó al público.

Hailee empezó cantando ‘Love myself‘, uno de sus primeros singles, animando el ambiente del Palau Sant Jordi en un público que parecía conocerla poco. “¿Qué tal Barcelona? Es mi primera vez en Barcelona. ¡Vamos a pasarlo bien!”; gritaba. Tras ello, sonaba ‘Show you love‘ canción que animó aún más al público de quien se entregó en totalidad a Hailee. “Es mi último show en el Witness Tour. Vamos a hacer que sea memorable”; clamaba. Y así fue. Siguió con ‘Hell nos and headphones‘ y ‘Capital Letters‘ en la que pidió al público que encendiera los flashes de los dispositivos móviles. Tras ello, dedicó su último single ‘Most girls‘ a todas sus chicas; y finalizó su espectáculo cantando ‘Starving‘ y su single más conocido ‘Let me go‘. Un pre-show que despertó al público y le dejó con ganas de más.

Tras ello, y con 30 minutos de espera fuera del horario establecido, Katy Perry iniciaba su Witness Tour. Un tour diferenciado en seis bloques (In the space, Act my age, Celestial body, Mind Maze, Video game y Encore) que presentó casi todos los singles conocidos de la cantante.

Katy Perry apareció volando en una estrella gigante cantando ‘Witness‘; dejando claro que tipo de espectáculo iba a presentar en Barcelona. Un espectáculo a lo grande, con una gran pantalla en forma de ojo que todo lo ve y múltiples cambios de vestuario y escenario. Estate preparada Barcelona, esto acaba de empezar.

La cantante continuó con ‘Roulette‘, canción incluida en su último álbum, e iniciando un show que respiraba energía. “Barcelona, he estado esperandoos. ¿Y vosotros?, ¿me esperábais a mi?”; gritaba.

Dark Horse‘ sonaba y el escenario cambiaba a un juego con cubos pantalla que variaban en varios niveles de altura en los que Katy Perry y ocho bailarinas realizaban una precisa coreografía. Tras ello, ‘Chained to the Rhythm‘ fue la escogida para finalizar el primer bloque de canciones en el que aparecieron dos marionetas gigantes vestidas de traje cuya cabeza era un televisor. Una canción crítica sobre el control a las masas, escrita por Sia, y en la que Katy Perry finalizaba escapando de bailarinas tele y gritando: ¡Wake up!

Los videos y fotografías de Katy Perry de joven daban paso al segundo acto (Act my age) donde el escenario se llenaba de formas geométricas para interpretar ‘Teenage dream‘.

Seguidamente, Katy pidió al público ayuda para hablar un poco mejor Español y hizo que le tradujeran las palabras Hot y Cold para dejar claro que iba a cantar su conocida canción ‘Hot N Cold‘. Bromeó con que la canción tenía 10 años y que muchos niños y niñas que estaban en el público posiblemente ni les sonaría. Pero que había decidido cantarla porque le encantaba y a sus fans también. En remezcla con el final de la canción, sonó ‘Last Friday Night (T.G.I.F.)‘ y el público se volvió loco. Parece ser que era una canción esperada. Pero no tanto como la siguiente, ‘California Gurls‘ donde, Shark, el esperado tiburón del Halftime de la Superbowl aparecía en escena. El público aplaudió a rabiar. Tal es así que Katy Perry acusó al tiburón de tratar de robarle el show. Tras un divertido y largo rifirrafe musical tocando un gran piano con los pies (a lo película “Big”), sonó ‘I Kissed a Girl‘ para finalizar el segundo bloque. Uno de los bloques más divertidos del Witness Tour.



El tercer bloque, Celestial Body, nos trajo un tipo de música totalmente diferente. Así pudimos disfrutar de ‘Déjà Vu‘ acompañada de ‘Tsunami‘ en el que Fernando Miro, un artista circense de Poldance, realizaba una rutina en una rosa gigante mientras Katy Perry cantaba a sus pies. Los aliens nos invadieron cuando Perry cantó ‘E.T.‘ y el hambre nos atacó tras ‘Bon Appétit‘, que nos recordó que no habíamos cenado. Algo que a todos nos dió igual. Para finalizar, Katy Perry lanzó un trozo de ‘What Have you don’t for me lately‘ de Janet Jackson y desapareció comida por una planta carnívora.


El cuarto bloque, Mind Maze, se presentaba con Fernando Miro, el artista circense, balanceando sobre un planeta giratorio con luces. Equilibrio y contorsión presagiaban un bloque galáctico. Y así fue, ya que del techo aparecieron varios planetas. Katy Perry atravesaba la pantalla subida en Saturno y flotando sobre el escenario y gran parte del público mientras cantaba ‘Wide Awake‘ en formato acústico. Pidiendo al público que encendiera sus dispositivos móviles como despedida del Witness Tour en Europa ya que Barcelona era la última fecha de esta parte de la gira.

Tras acabar la canción, una estrella bajó del techo del Palau Sant Jordi para que alguien pidiera un deseo. Sofía, una niña de Tarragona, fue escogida por Katy Perry de entre el público para pedir su deseo. Dijo que su deseo era estar allí con ella y, al parecer, los desos se cumplen. Katy le indicó que, ya que este se había cumplido, podía pedir algo para el mundo. Sofía pidió paz y Katy pidió ser más tolerantes e igualitarios. El público gritó al unísono “Paz para el mundo” y la estrella desapareció para hacer realidad el deseo. No faltó el selfie de Sofía con la cantante.

Tras abandonar Sofía el escenario, Katy Perry indicó que quería cantar una canción especial. Una canción de la década de los 90 que le da esperanza. Una canción especial para Barcelona. Así sonó ‘One of us‘ de Joan Osborne. Un remember mítico que todos los que nacimos antes de los 90 reconocimos casi al instante. 
Para finalizar este bloque, sonó ‘Power‘ y, como ella misma dijo: “es hora de coger este Power y celebrar Pride”. 



Esto se va acabando y llega el penúltimo bloque llamado Vídeo Game. Pacman nos da la bienvenida a esta parte del show donde suenan ‘Part of Me‘, el esperado ‘Swish Swish‘ con su canasta gigante de basket en el escenario y ‘Roar‘ remezclada en su inicio con ‘It’s the Hard Knock Life‘ del musical Annie. Obvio, una cabeza de tigre gigante presidía el escenario.



Y llega el último bloque, Encore, el bloque de los bises. Donde Katy Perry apareció sobre un péndulo gigante y flotante para interpretar ‘Pendulum‘, canción incluida en su último álbum Witness. En esta canción Katy aprovechó para pedir un aplauso y dar las gracias a Hailee Steinfeld por acompañarla en su tour Europeo; y al público, por decidir pasar una mágica noche en Barcelona con ella.


’Firework‘ fue la canción elegida para finalizar el show. Katy Perry bajó del péndulo flotante para acomodarse en una mano gigante que, al subirse Katy Perry, abrió la palma para albergarla. Katy anunció que era la última canción de la noche y pidió al público que la sintiera. Que cantaran con ella. Tras una espectacular bandada de fuegos artificiales Katy Perry dió las gracias y desapareció bajo el escenario.

Sin duda, Katy Perry presentí un espectáculo gigante e inimaginado. El público salió extasiado y con ganas de más. Los comentarios eran unánimes. De lo mejor que ha hecho en concierto. Parece ser que Katy Perry se supera cada vez en sus shows. ¿Qué será lo siguiente?. Este tour es difícil de superar pero no hay reto fácil para Perry.

Crónica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES