novedades
 SEARCH   
 
 

30.05.2018 Críticas  
Un musical de ensueño

La semana pasada, Yelmo Cines proyectaba en pantalla grande el musical del West End Londinense An American in Paris. Un musical que bebe de la base de la película del mismo nombre protagonizada por Gene Kelly y Leslie Caron. No nos quisimos perder la oportunidad de disfrutar del musical en pantalla grande y nos fuimos al cine.

Yelmo Cines lo ha vuelto a hacer. Nos ha vuelto a acercar los escenarios londinenses para que podamos disfrutarlos de una forma cómoda en sus butacas de cine (y con palomitas, por supuesto). Esta vez no ha sido una obra de la National Theatre Live, como nos tiene acostumbrados durante la temporada, sino que esta vez ha ido directo al musical (exceptuando el musical Follies, también emitido en Yelmo Cines y de la NTL).

Dirigido por Christopher Wheeldon y producido por Stuart Oken, el musical An American in Paris está basado en la película de 1951 de Vincente Minnelli/Gene Kelly del mismo nombre. Al igual que la película original, el espectáculo cuenta con música de George Gershwin, letras de Ira Gershwin y libreto de Craig Lucas. Así mismo, la producción teatral de An American in Paris presenta muchas de las canciones emblemáticas de George e Ira Gershwin, como “I Got Rhythm”, “S Wonderful”, “I’ll Build a Stairway To Paradise” y “They Can’t Take That Away from Me”, junto con algunas de las composiciones arrolladoras de Gershwin, incluyendo “Concerto in F”, “Cuban Overture” y, por supuesto, el icónico “An American in París”.

El musical tuvo su estreno mundial en el Théâtre du Châtelet de París antes de estrenarse a nivel mundial en el Palace Theatre de Broadway el 12 de abril de 2015 convirtiéndose inmediatamente en uno de los musicales más premiados de la temporada. La producción de Broadway fue nominada para 12 Tony Awards, incluido Best Musical, así como para 8 Outer Critics Circle Awards, incluyendo también el de Best New Broadway Musical. En la ceremonia de 2015, finalmente ganó 4 Tony Awards: al mejor diseño escénico de un musical, las mejores orquestaciones, el mejor diseño de iluminación de un musical y la mejor coreografía.

Poco tardó en saltar el charco de nuevo, esta ves para instalarse en el Dominion Theatre en el West End de Londres el 21 de marzo de 2017, donde fue recibida con legiones de reseñas fantásticas augurándole gran éxito. ¡Y no es para menos!.

La producción del West End, la que pudimos ver en Yelmo Cines, está liderada por la estrella original de Broadway, Leanne Cope, quien creó el papel de Lise Dassin en París y Nueva York. Ashley Day asume en ella el papel de Jerry Mulligan, que se hizo famoso en la película de Gene Kelly. A ellos se unen Haydn Oakley, Zoë Rainey, David Seadon-Young y Jane Asher.

An American in Paris es una delicia para los cinco sentidos. Y eso se consigue con una buena y cuidada producción, precisión milimétrica y una interpretación en danza sublime. Porque si de algo disfrutamos en An American in Paris es de la danza. El canto está, efectivamente porque sino no sería un musical, pero en sí, el espectáculo se sustenta en una danza inigualable. El estilo de Gene Kelly está siempre presente,inundando toda la obra; algo que disfrutamos enormemente.

Por otro lado, la visual del espectáculo no se queda corta. El diseño del set y del vestuario creado por Bob Crowley hacen que los movimientos de los intérpretes se crezcan enormemente; todo ello sin perder un serio y reconocible vestuario de los Parisinos años 50. Por otro lado, la iluminación de Natasha Katz, el sonido de Jon Weston y los fantásticos diseños de proyección de 59 Productions nos meten de lleno en la historia pasando rápidamente de un lugar a otro sin pestañear. Es maravilloso ver el cambio de escenografía realizado con facilidad y sin brusquedades; de forma orgánica e integrada como parte de la iluminación. Algo a alabar; ya que mayoritariamente los cambios de set son más notorios. Por último, alabar la adaptación musical de Rob Fisher y supervisión musical de Todd Ellison, quienes han sabido trasladar la sonoridad de la película original al teatro junto a las orquestaciones de Christopher Austin y Bill Elliott.

Por todo ello, An American in Paris es un musical que muestra un amor de ensueño. Un amor Disney al que las películas antiguas nos tenían acostumbrados. Un amor puro, blanco y virginal que ya no se ve tanto en los espectáculos y que, cuando te lo proyectan, solo puedes disfrutar con cara de tonto. Y si a su vez, te lo muestran en un musical con un nivel de danza extremadamente alto, buenas canciones e interpretaciones y un visual cuidado al límite; no puedes más que dejarte llevar y disfrutar. ¡Gracias Yelmo Cines por acercarnos el teatro así!

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES