novedades
 SEARCH   
 
 

13.04.2018 Música  
El metal más épico a 4 cellos

Los finlandeses Apocalyptica celebran sus 22 años sobre los escenarios recordando su primer disco publicado ‘Plays Metallica by four cellos’ en un concierto épico y trepidante que hará vibrar el Teatro Tívoli de Barcelona.

Apocalyptica es de aquellas cosas que no te esperas y que nadie te puede anticipar por más insistencia o grandilocuencia que se pueda usar en su descripción. Este cuarteto de Helsinki se conocía en una academia de música clásica para acabar haciendo versiones de canciones que les gustaban a modo de juego.

Lo que empezó siendo una broma entre amigos fue creciendo poco a poco hasta ofrecer conciertos en pequeños clubes de Finlandia hasta que, en 1996, grababan su primer disco con versiones de canciones de Metallica, ‘Plays Metallica by four cellos’. Sí, exactamente eso: un cuarteto de cellos versionando temas de Metallica; y por raro que pueda sonar, el formato funciona a la perfección en directo como hemos podido comprobar esta noche en el marco del Festival Mil·lenni.

En un escenario más bien sobrio con los cuatro cellistas sentados frente a unos paneles que harán juegos de luces, suenan los primeros acordes de ‘Enter Sandman’. Un inicio de concierto que ya anticipa que la noche será muy divertida para seguir de ‘Master of Puppets’.

Entre el público que esta noche ocupa el Teatro Tívoli, predominan las pulseras de cuero, los chalecos, las melenas largas recogidas en coletas y las uñas negras, todos ellos acompañando con su ‘headbanging’ a esta banda, que empieza a animarse con algún que otro solo de cello como si de una guitarra eléctrica se tratase.

El juego de luces del escenario sigue su curso mientras este peculiar cuarteto nos trae su propuesta de metal (metal sinfónico, le dirán) entre subidones de luces estroboscópicas, cambios de colores súbitos y algún que otro efecto visual. Todo ello para crear la atmósfera perfecta para vivir un concierto que poco a poco empieza a desmelenarse (literal) hasta acabar convirtiéndose en un show en el que no falta ningún ingrediente para vivir el metal como dios manda a pesar de la limitación que es ver un concierto de estas características desde una butaca.

El interludio de 20 minutos que parte el concierto en dos es lo que nos vuelve a recordar que no estamos en un concierto al uso. Hemos ido a ver a unos artistas que son de formación clásica y que se han atrevido a hacer lo impensable con unos instrumentos que rara vez se ven en ese género musical más allá de uno que otro arreglo.

El escenario habrá cambiado al inicio de la segunda parte para seguir con un concierto acompañado esta vez de una enorme batería que ocupa la mitad del escenario. Justo el ingrediente secreto que uno no sabía que necesitaba hasta que no aparece. El concierto brilla por sí solo de la mano de Eicca Topinen, que será el que más hablará con el público, un Perttu Kivilaaskso que se animará sobre todo en la segunda parte paseándose de lado a lado del escenario melena al aire; Antero Manninem, miembro original de la banda que se reintegró con ellos hará algo más de un año y sin olvidarnos de la batería de Mikko Sirén y de Paavo Lotjonen.

Suena ‘For whom the bell tolls’ y ‘Fight fire with fire’ y se oye entre el público alguien que recuerda las letras de las canciones de los primeros discos de Metallica. Como no podía ser de otra manera, el concierto terminará con un bis en el que este cuarteto interpretaron ‘One’ y ‘Nothing else matters’. Todo un colofón para un concierto en el que hemos vivido el metal de una manera muy diferente sin haber perdido la esencia de lo que es disfrutar de una banda que demuestra que aún hay mucho por hacer en la música con algo de imaginación y muy buen gusto. Con el Tívoli aplaudiendo ya de pie y animando para que los Apocalyptica ofrezcan más temas, nos adentramos en la noche barcelonesa habiendo disfrutado de un concierto que habrá hecho las delicias de cualquier amante del metal.

Crónica realizada por Bea Garrido

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES