novedades
 SEARCH   
 
 

20.03.2018 Música  
Un virtuoso difícil de olvidar

El cantante, compositor y actor Gregory Porter presenta su último disco, ‘Nat King Cole and me’ en el teatro del Liceu de Barcelona en el marco del Suite Festival. Porter, acompañado de unos virtuosos del jazz como banda, presenta un concierto difícil de olvidar.

Una voz de barítono, unos cuantos números uno internacionales, dos Grammy al mejor álbum de Jazz Vocal por ‘Take me to the alley’ y ‘Liquid Spirit’, una gorra muy característica y un traje. Gregory Porter, intérprete californiano volcado con el jazz, presentó su homenaje a Nat King Cole en el Gran Teatre del Liceu. La excusa es el Suite Festival, un ciclo de conciertos que propone llenar el Liceu de buena música, y el concierto que Porter está a punto de ofrecer es el mejor ejemplo de ello.

Suenan los primeros acordes de ‘Holding on’, tema de su LP ‘Take to the alley’ para seguir con ‘On my way to Harlem’. Porter empieza repasando temas de sus discos anteriores la noche rodeado de una banda de virtuosos que no hacen más que deleitar con sus improvisaciones.

Con ‘Take me to the alley’ el Liceu ya ha entrado de lleno en un concierto que discurre con un tempo calmado que invita a sentarse cómodo a disfrutar de la voz de Porter y su música. Un momento mágico en el que no hay más que hacer que contemplar el tiempo discurrir mientras este intérprete californiano transporta al público a otro lugar en el que el extraordinario teatro en el que nos encontramos no es más que otro mero espectador de un concierto irrepetible.

Desde sus manos que no paran de moverse, ora acompañando el ritmo con chasqueos, ora ondeando a la altura de su pecho, Gregory Porter escondido bajo su característica gorra nos habla de sus ídolos de la infancia. Mientras muchos jugábamos a las canicas y veíamos los dibujos animados al salir del colegio, él se sentía arropado por el gran Nat King Cole, de quien ha dicho en repetidas ocasiones sentirse como si le cantara a él directamente.

Y esta noche, Porter ha encontrado la ocasión perfecta para cantar directamente al oído al público que ha llegado para disfrutar de su recital esta noche.

Tras sacar pecho con algunos de sus temas propios más famosos y tras haber encandilado al Liceu entero, suena ‘LOVE’, la mítica canción que hizo famosa Nat King Cole hace ya unas cuantas décadas para seguir con ‘Mona Lisa’. Parece que Gregory Porter tiene todo un mundo de buena música para ofrecer, se mueve de un ritmo más elevado animando al público a hacer palmas a un tempo mucho más íntimo sin el menor miedo de perder el ‘feeling’ con éste, que sigue atónito con la mirada cada giro, cada movimiento de manos y cada regalo que la voz de Gregory ofrece entre algodones.

Suena ‘Musical Genocide’ seguido de una larga improvisación en la que honrará a los grandes maestros de la música jazz. Él, que viene del jazz y que coquetea con el soul (o viceversa), permite en todo momento la diversión de los músicos que le acompañan con envidioso talento.

No podía faltar ‘Quizás, quizás, quizás’ que el público aplaudirá con fervor tras celebrar la excelente pronunciación del español de este artista para irse al bis. A continuación, dará por finalizado el concierto al ritmo de ‘When love was king’ de su ‘Liquid spirit’ para despedirnos de un concierto que costará olvidar.

Crónica realizada por Bea Garrido

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES