novedades
 SEARCH   
 
 

31.01.2018 Nacional  
El Maldà estrena Llibres per cremar de Amélie Nothomb

Blanca Bardagil dirige Llibres per cremar de Amélie Nothomb en El Maldà. La pieza se podrá ver del 1 de febrero al 4 de marzo. Un montaje que plantea reflexiones como: ¿Qué libro salvarías del fuego para no morir de frío? ¿Cuánto vale la cultura? Un juego dialéctico titánico que avanza, sin embudos, por los laberintos de la moral.

La ciudad está asediada y estamos en el pico del invierno. En el piso del Profesor, donde se refugian su asistente Daniel y Marina, estudiante de último curso y amante de Daniel, sólo un combustible les puede permitir luchar contra el frío: los libros. Pero no todo el mundo está de acuerdo. A medida que pasan los días y que el frío los atenaza, los principios éticos se tambalean y el triángulo formado por los tres personajes se irá enturbiando a causa de los celos, los intereses, el poder y el instinto de supervivencia.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez qué libro se llevaría a una isla desierta? En pleno invierno y sin más combustible para quemar, la pregunta que se formulan estos tres personajes dentro de un piso amenazado por las bombas y los tiros de los francotiradores es tanto o más perversa: ¿qué libro es lo suficientemente valioso para sacrificar un instante más de calor?

Sólo hace falta tensar el hilo para que las grandes preguntas emerjan de repente. Con ecos del teatro más filosófico de Sartre y Camus y el permiso del “Farenheit 451” de Bradbury, Amélie Nothomb teje un juego dialéctico monumental que avanza irremisiblemente por las dobleces de la moral y a través de los minotauros de la naturaleza humana. Un texto donde ironía y la desesperación revisten una parábola de refugiados de resonancias salvaje y tristemente actuales.

Con Llibres per cremar, que se estrena por primera vez en todo el estado y supone el debut de la Companyia Pyros, se propone un juego de espejos monstruoso donde el público pueda ver idearios y comportamientos reflejados que saqueen conciencias y evidencien la importancia del compromiso con de la cultura porque lo último que nos queda, lo único que tenemos al fin y al cabo, es nuestra humanidad.

El montaje que nos ocupa cuenta con traducción de Roger Batalla, que también se encarga del espacio sonoro y es el protagonista de la pieza junto a Ramon Vila y Paula Sunyer. La escenografía e iluminación corren a Argo de Núria Vila Vilaregut (Lacol) y el vestuario de Montse Albàs.

Llibres per cremar se puede ver en El Maldà del 1 de febrero al 4 de marzo. Puedes reservar tus entradas en la web del teatro.

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES