novedades
 SEARCH   
 
 

08.01.2018 Críticas  
Confesiones al calor de un brasero

Aprovechando las festividades navideñas, este La sorpresa del roscón de Elvira Lindo es un estreno más que oportuno para dejarnos cautivar por la confesión de esta mujer de mundo, al calor del brasero de la mesa camilla, y de un pedazo de roscón.

Assun Planas interpreta a una ex misionera que, animada por los lingotazos de una botella de whisky, y el hartazgo de las intensas reuniones familiares por Navidad, nos invita a escuchar cómo ha sido su vida tras abandonar las misiones, conocer el amor de su vida y convertirse en la gerente de un albergue de esquivos sin techo.

El humor es una de las claves de toda la obra de Elvira Lindo, al igual que la coloquialidad con la que expresa cualquier pensamiento y lo reconocible que sentimos esa realidad. La sorpresa del roscón es otro cuadro costumbrista más del universo Lindo, y esta mujer podría ser tanto una vecina del quinto de “Manolito Gafotas” como un personaje más de “El Otro Barrio”

El relato de la vida en Guinea, la vuelta al hogar con una familia reaccionaria, o enterarnos cómo ha pasado las fiestas esta mujer, al son de los ronquidos de un ausente caballero, se hace tan ameno que los 60 minutos de función se pasan volando de la mano de Assun, que ofrece una naturalísima interpretación, con una eterna sonrisa.

La sorpresa del roscón es un perfecto contrapunto para atraer a esas señoras del barrio de Malasaña que ya debieron abarrotar la sala con “Oirotalev”. Teatro para señoras que queden con las amigas para ver el Madrid iluminado, se resguarden del frío en la Intemperie Teatro, se rían, y luego cobren protagonismo ellas mismas en una chocolatería, relatando los entresijos de sus familia; porque señoras somos todas, y eso es así y no se puede negar.

Crítica realizada por Ismael Lomana

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES