novedades
 SEARCH   
 
 

24.11.2017 Música  
La dulzura de Carla Morrison invade la Sala Apolo

Carla Morrison ha repetido visita por suelo barcelonés, tras haber estado ya en la ciudad condal el pasado mes de febrero. Está cerrando su “Tour Amor Supremo”, gira que ha durado dos años, y en esta ocasión ha escogido el marco del Festival del Mil·lenni para irse despidiendo.

Carla Morrison (producida por Alejandro y Demián Jiménez) es uno de los descubrimientos latinos de pop alternativo de estos últimos años que está trabajando duro y que, como resultado, está cosechando un buen número de premios y nominaciones en los últimos tiempos. Además de los tres gramófonos de oro de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación, su último álbum fue nominado al Grammy 2017 en Los Ángeles este pasado mes de febrero y ganó un Latin Grammy en Las Vegas el pasado 2016. Y con este, ya son 3 los que se ha llevado a casa, dos de ellos por su álbum anterior “Déjenme llorar”.

El pasado martes, la Sala Apolo de Barcelona se inundó de temas nostálgicos y de su dulce voz en un concierto que duró dos horas, con Carla al frente junto a su guitarra, y tan solo acompañada de un teclado y una batería.

Un público joven, y en su mayor parte paisanos de la mexicana, esperaba ansioso los temas que la han llevado a conseguir la fama de la que disfruta actualmente.

En la presentación de la mayoría de sus temas, Carla explicó porque escribió esa canción o se hizo pasar por una Dra. Amor, para dar consejos a los asistentes sobre diferentes aspectos de la vida. Amor, desamor, muerte o tristeza son la mayoría de los asuntos de los que tratan sus canciones.

En la mayoría de las veces Carla Morrison cantó junto a su guitarra, pero en alguna ocasión la dejó descansar para alternarla con alguna sencilla coreografía que se fueron sucediendo durante la noche. Uno a uno, fueron pasando temas de su último disco, como “Vez primera”, “No vuelvo jamás”, “Dime mentiras” o el precioso “Te regalo”, que los asistentes susurraban a modo de coro de la cantante. Pero también sonaron los temas que le han dado la fama de la que goza actualmente, como “Eres tú”, “Déjenme llorar”, “Hasta la piel” o “Disfruto”.

La ternura que la cantante despliega y la sensibilidad de sus temas se palpó sobre el escenario y entre el público hasta el punto que en varios temas ella mismo acabó emocionándose y dio rienda sueltq a sus propias lágrimas. Y es que, un concierto de estas dimensiones, en las salas menos abarrotadas de Barcelona son propicios para momentos mágicos como los que se vivieron durante la velada del martes.

Carla Morrison se despidió una vez más de la ciudad de la que dice disfrutar, sabiendo que tiene un gran puñado de fans que esperan que vuelva lo antes posible.

Crónica realizada por Diana Limones

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES