novedades
 SEARCH   
 
 

08.08.2017 Críticas  
De gemelos, velociraptores y actrices pasaditas

El Teatro Bellas Artes de Madrid, siempre apostando en su programación por los géneros clásicos, como sus ciclos con reposiciones de proyectos representados en el Teatro romano de Mérida. Este verano opta por una de las primeras comedias de Shakespeare, La comedia de los enredos (The Comedy Of Errors) para llenar su patio de butacas con las carcajadas más frescas.

Esta comedia, en versión de Carlota Pérez-Reverte y dirección de Alberto Castrillo-Ferrer, llega al Centro de Madrid tras su paso en octubre de 2016 por el Matadero, y en julio del presente año por el Festival de Almagro. Este texto del inglés, que data del 1591, nos centra en la rivalidad de las ciudades de Éfeso y Siracusa, donde Egeón (Angelo Crotti) va a ser ajusticiado por el Duque y la Duquesa de Siracusa (Javier Ortiz y Antonia Paso), si no logra justificar su presencia en el terreno enemigo antes de la caída del sol. El relato del hombre que perdió a la mitad de su familia en alta mar hace 25 años, se lanza en busca de su hijo, Antífolo de Éfeso (Rafa Banca), que junto a su criado Dromio (Julián Ortega) se encuentran en un viaje en busca de ese algo que Antífolo siente vacío en su interior, y que quizás venga a llenar la presencia de Luciana (Irene Aguilar), o de Adriana (Silvia de Pé), o hasta la figura de un mercader (J. J. Sánchez)

La comedia de los enredos podemos englobarla perfectamente dentro de la Commedia dell’Arte italiana, pudiendo ver representados claros ejemplos característicos del mismo, perfectamente llevados a escena por la dirección de Castrillo-Ferrer, mezclando el teatro literario y tradiciones carnavalescas como el uso de máscaras, disfraces, travestismos delirantes (esa feroz abadesa del final es épica), el esquema en bandos, o el propio quid pro quo que es el montaje en si, incluyendo situaciones de humor y conflicto por confusión entre unos personajes y otros, apostando por la hilaridad de las mismas, mas que por la verosimilitud en el contexto.

Cuatro son los pilares sobre la que se sustenta esta La comedia de los enredos, con cuatro intérpretes que arrancan la sonrisa y la carcajada del público durante los aproximadamente noventa minutos de duración del montaje; Javier Ortiz, Antonia Paso, Julián Ortega y Silvia de Pé. El Duque Ortiz, junto con toda la serie de personajes que interpreta, dota a cada uno de tal personalidad, que logras olvidar momentáneamente que es la misma persona todos ellos. Su portentosa voz (topicazo, lo se, pero al César lo que es del César), su presencia sobre las tablas, y su vis cómica, hacen que de carcelero, a timador, o ese personaje estrella que no desvelaré, hagan memorable cada una de sus intervenciones.

Antonia Paso, con la que reconoceré que vivo mi propia “comedy of errors” confundiéndola con su hermana ( que también pasará por aquí en breve), ya sea de mejillonera, de duquesa, o hasta de ejecutiva agresiva como lo ha sido recientemente en el Teatro Pavón a las órdenes de Padilla (y que podéis leer aquí) hace un trabajo sobresaliente con sus transformaciones a lo Jekyll y Hyde, pasando del dulce gesto de sus suaves facciones, a lo desquiciado en milésimas de segundo. Brava esa Paso.

Julián Ortega es el sleeper de este montaje, y suya es la responsabilidad de que su zanni despierte entre la audiencia aullidos por su natural sex appeal, y su hilaridad como Dromio. Y la sorpresa y la responsable de que el que aquí escribe sufriese un ataque de risa incontrolable durante la representación, Silvia de Pé. Es tal el festival de gestualidad, exceso, y tributos meta teatrales que desgrana sobre el escenario Silvia, que se le ve capaz de poder representar La comedia de los enredos ella sola, sin que se le mueva un pelo de su rizada cabellera. Silvia, regálanos mas de ti en las salas, haznos el favor.

El resto del elenco tiene ciertos momentos de lucimiento sobre el escenario, pero el brillo relumbrón de los cuatro que acabo de citar, impiden que estas meritorias bengalas destaquen ante los fuegos artificiales de sus compañeros (aunque también he de decir que a partir de ahora ya no podré quitarme el gesticular “tortilla” y “pulpo” como lo interpreta Angelo Crotti)

La comedia de los enredos, es una producción de Javier Ortiz con Tres Tristes Tigres Teatro S.L., que se puede disfrutar en el Teatro Bellas Artes de Madrid hasta el próximo 3 de septiembre,

Si lo que buscáis es un montaje “feel good” que ante su aparente máscara de comedia de teatro clásico esconde una de las mejores adaptaciones que sobre este texto de Shakespeare se puede hacer y que explica la confianza que desprende en todos los espacios en los que se programa, puesto que es merecedora de una residencia continuada en una misma sala, que haga que se prolongue su éxito temporada tras temporada.

Crítica realizada por Ismael Lomana

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES