novedades
 SEARCH   
 
 

16.07.2017 Críticas  
Dignidad y respeto (o la realidad sube al escenario)

El Grec Festival de Barcelona nos ofrece la oportunidad de recoger de primera mano el testigo de cinco mujeres, inmigrantes, que viven y trabajan en Grecia como operarias de la limpieza. Dentro del itinerario Grècia la propuesta de Anestis Azas y Prodromos Tsinikoris ofrece un retrato de la situación actual del país helénico desde un punto de vista poco habitual.

La puesta en escena es en apariencia sencilla y estática aunque en ella conviven múltiples formatos que siempre se utilizan para hacer avanzar la narración hacia buen puerto. No en vano, Azas y Tsinikores son los directores artísticos del Escenario Experimental del Teatro Nacional de Atenas. Hay una muy feliz convivencia del audiovisual de Nikos Pastras y Nelly Kambouri con la escenografía de Eleni Stroulla y el texto que sirve de base para que estas mujeres nos expliquen en primera persona su experiencia, sus orígenes y su visión de su entorno social y político actual.

La dirección de las intérpretes sabe cómo conseguir que las cinco se sientan cómodas ante el público a la vez que mantienen ciertas convenciones de acercamiento dramático, sin perder por ello ni un ápice de espontaneidad. De algún modo, la dramaturgia de Margarita Tsomou ha sabido cómo captar las necesidades del texto, validando sin postulados beligerantes explícitos y con el soporte audiovisual (anuncios comerciales y declaraciones o conferencias que conextualizan el caso particular de las intérpretes dentro una situación más general). Además se sabe usar con acierto la simbología y origen etimológico de conceptos y palabras y su vinculación ideológica con regímenes totalitarios. Todo con ilusoria naturalidad y en apariencia propiciado por el discurso o conversación de las protagonistas.

A nivel estético, una de las decisiones más acertadas es el uso simbólico y a la vez escueto de los objetos de utilería. El muñeco humano, la casa, los rótulos lumínicos que cambian de color en función de lo que se esté explicando, la hilera de sillas de sala de espera (esa espera constante de las cinco mujeres…). Todo muy bien hilvanado con el movimiento por el escenario de las protagonistas y con el uso de las proyecciones. En combinación con el texto, las cinco parecen tener la rodorediana posibilidad de recuperar su vida hasta ahora y tomar consciencia de ella una vez ya la han vivido. Propiciado sobretodo por detalles de la vida de una de ellas, habrá también reflexión sobre la posibilidad teatral y dramática de lo que aquí sucede. Sin subterfugios ni filigranas excesivas.

Cinco nombres propios: Laureta Macauley, Rositsa Pandalieva, Fredalyn Resureccion, Drita Shehi y Valentina Ursache. En un primer momento provenientes de Grecia pero que nos explicarán su verdadero origen durante la representación. En un momento en el que Grecia (y el mundo) parece querer quitarse de encima todo lo que suena o parece extranjero, que sean ellas precisamente las encargadas de limpiar los hogares autóctonos y sean testigos en primera persona del interior del corazón de una tierra que parece repudiar (sino a ellas) a su condición resulta todo un hallazgo escénico. Sutil y preciso debate ideológico propiciado por la hábil autoría de Azas y Tsinikoris y la dramaturgia de Tsomou.

Finalmente, y además de todo lo descrito hasta aquí, Clean City ofrece una buena oportunidad para seguir indagando en el cada vez más solicitado terreno del teatro referencial o documental. La posibilidad, a día de hoy, de recuperar el teatro como foro de debate social toma sentido de nuevo gracias a este espectáculo. Dando voz a estas cinco mujeres se consigue captar toda la inclemencia o callosidad de la situación, desdramatizándola al máximo, sin perder por un ello ni un ápice de rigor, validez o autenticidad. El momento del aplauso final provoca una gran catarsis conjunta, ya que es entonces cuando el público toma plena conciencia del porqué y a quién está aclamando y elogiando. Una insólita, fehaciente e irrefutable velada teatral.

Crítica realizada por Fernando Solla

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES