novedades
 SEARCH   
 
 

11.07.2017 Críticas  
Jarabe de Palo: gent maca

Pau Donés pone de pie al Festival Jardins de Pedralbes desde la tercera canción para celebrar la vida y sus más de 20 años de carrera. Todo ello en un concierto más rockero que el formato que plantean en su últimos disco ’50 Palos’. Una noche llena de encanto, mucho cariño hacia Pau y energía positiva de la mano de Jarabe de Palo.

Con todas las entradas vendidas, nada más entrar al parque de localidades para presenciar el concierto de esta noche, llaman la atención unos pequeños obsequios. En cada una de las sillas hay colocada una botella de agua de color rosa con un flyer que explica que, todo lo recaudado con la compra de ese agua, va destinado a la investigación contra el cáncer.

Esta es una ocasión especial: Jarabe de Palo ofrecen un concierto más rockero que lo que nos podemos encontrar en la presentación de su último trabajo, en el que reinventan las canciones más famosas de la formación encabezada por Pau Donés. ’50 Palos’, su último LP publicado, reúne los grandes éxitos versionados con piano y otros instrumentos de cuerda, un formato más íntimo. Pero esta noche no, esta noche hemos venido a darlo todo.

Todas las canciones que Pau va interpretando junto a su banda son temas que han acompañado al público durante muchos años, y así queda patente desde el minuto uno. Los asistentes no tardarán más de tres canciones en ponerse de pie y saborear cada uno de los momentos de este concierto, que se hace corto, muy corto.

Si por algo siempre se han caracterizado Jarabe de Palo es por ofrecer unas letras llenas de vida, de enseñanzas y de mucho positivismo. Y ahí está Pau Donés, ofreciendo un concierto redondo, hablando de los desengaños amorosos que le han ido llevando a escribir sus canciones más conocidas.

Desde ‘Depende’ hasta ‘Pura sangre’ pasando por ‘De vuelta y vuelta’ o ‘Déjame vivir’, todos ellos son temas atemporales que forman parte del imaginario musical de todos los españoles. Sin olvidarnos de ‘La flaca’ por supuesto, tema que les catapultó a la fama allá en 1996, cuando un melenudo Pau Donés había iniciado su amorío con la isla de Cuba.

El cantante y fundador de Jarabe de Palo solo se permitirá unos instantes para hacer referencia a su cáncer que ha reaparecido este último año. Menciona su enfermedad para introducir una canción nueva que abre su último disco ’50 palos’.

“Ahora, que cada suspiro es un soplo de vida robada a la muerte; ahora, que solo respiro porque así podré volver a verte; ahora, que ya no me importa que la vida se vista de negro porque a nada le tengo miedo”. Así dice la canción ‘Humo’ que, según Pau nos explica, escribió poco después de haber sido diagnosticado de cáncer de colon; entonces lo vio todo muy negro, y ya venció una vez al cáncer. Esperemos que haya una segunda, de todo corazón.

Mientras canta ‘Humo’, es como si alzara la voz, Pau canta esta con todas sus fuerzas, se le oye saturado, como si gritara, ahí está su momento de catarsis, su declaración de intenciones, sus ganas de luchar. Y no podía acabar de otra manera que con un largo y sentido aplauso lleno de cariño, de todo el cariño que ha recibido desde que anunció su enfermedad y de haberse convertido en una cara visible de un proceso que mucha gente vive en la intimidad y que aún es tabú. Y el aplauso se alarga, se alarga tanto que se solapa con la siguiente canción.

De repente, y al ritmo de ‘Grita’, el concierto se acaba, un concierto que se ha hecho corto y en el que quedan muchas canciones por tocar, después de dos décadas de Jarabe de Palo. Con una sonrisa de oreja a oreja, nos vamos corriendo al Village del Festival Jardins de Pedralbes, Pau Donés nos ha prometido que estará allí firmando libros y discos y no nos lo queremos perder, porque Jarabe de Palo son gente maja, nos han alegrado la noche, y esperamos verlos muy pronto de nuevo sobre los escenarios.

Crítica realizada por Bea Garrido

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES