novedades
 SEARCH   
 
 

22.06.2017 Críticas  
El milagro de Anna Castillo

La Sala Lola Membrives del Teatro Lara se viste de comedia mística. Una historia pequeña, tierna y sumamente divertida. Una propuesta fresca, sujetada por una actriz nacida para la comedia. Unos personajes que nos despiertan toda la ternura del mundo. Un milagro en forma de función.

La Pilarcita llega a Madrid para quedarse. Escrita por María Marull y avalada por el éxito en Buenos Aires esta historia entre costumbrista y fantástica despierta las simpatías del público. El patio exterior de una fonda en un pueblo aislado será testigo del milagro que obrará La Pilarcita. La protagonista, una chica de arrebatadora energía, que se prepara para el acontecimiento del año, a saber la ofrenda de muñecas confeccionadas artesanalmente a La Pilarcita. Además este año también bailará en los festejos. Mientras se encarga de esos preparativos ayudará en las labores de esa pensión. Ahí llega procedente de la capital una misteriosa pareja. Ante el asombro inicial del encuentro y choque cultural de clases, surgirán las confidencias y el milagro.

Una obra que no pretende moralizar a nadie, no hay doble mensaje ni capa oculta. Una obra que pretende que por poco más de una hora seamos esa chica y sus ilusiones. De ello se encarga Anna Castillo, reciente ganadora del Goya por un papel diametralmente opuesto a este. A Anna ya la hemos disfrutado en la exitosa “La Llamada” y aquí vuelve a sacar todo ese desparpajo natural que la caracteriza. Tiene Anna el don de que todo parezca tan fácil. Su interpretación es fresca como esa agua con la que se refresca los pies en la primera escena de la obra. Un don natural e innato para la comedia que aquí desarrolla de manera superlativa. Le acompaña Mona Martínez en el papel de esa señora que llega de la capital, escondiendo un secreto y que se ve envuelta y arrollada por las celebraciones de la ofrenda a La Pilarcita. Mona está simplemente fantástica en ese papel que parece hecho a su medida. Fabia Castro es la propietaria de la pensión, con un papel divertido, que intenta poner el contrapunto a la desbocada energía de Lucia, el personaje de Anna. Álex de Lucas con su guitarra nos hará de narrador de lo que no vemos e intuimos.

Un texto divertido, una puesta en escena inusualmente grande para la sala pequeña. Un puñado de conversaciones que de tan naturales que parecen, parecen improvisadas. Mucho tendrá que ver ahí la dirección de Chema Tena.

No se si son conscientes o no, pero los que han puesto en pie esta pequeña obra, han hecho algo de una calidad innegable. Hecha con mucho cariño y con mucho respeto. Sin trampas ni pretensiones. Un éxito que lleva dos semanas colgando el cartel de localidades agotadas y que intuyo que será así por largo tiempo.

Ir al teatro a recibir una bocanada de aire fresco, una dosis de buenas vibraciones, a ser los receptores del milagro que se fragua, a sentir ganas de volar libres. La Pilarcita obra el milagro. ¿A que esperan a ir a la ofrenda?

Crítica realizada por Moises C. Alabau

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES