novedades
 SEARCH   
 
 

24.05.2017 Críticas  
Orgasmic Cake

El Maldà incluye en su programación cabaretera de los lunes una producción de Teatre Nu. Mrs. Brownie es un divertido espectáculo en el que teatro de marionetas y música se dan de la mano para recrear los últimos días en la vida de una diva de la música negra (ficticia). Una función que destaca especialmente en la creación de su banda sonora, realmente espectacular.

Laura Guiteras y Abel Boquera realizan una labor imprescindible para el éxito de la propuesta. Por la propia naturaleza del espectáculo y su género ya nos llama la atención esta función. Pero es que el resultado es francamente atractivo. En primer lugar, y teniendo en cuenta que la biografía es ficticia, resulta un gran acierto no haberse centrado en inventar un gran pasado colmado de anécdotas o guiños hacia la realidad de otras artistas de la época. Todo se desarrolla a partir de la creación del personaje-marioneta y de la música. Todas las canciones se han creado especialmente para la ocasión y, realmente, la sorpresa aquí es mayúscula.

Ambos han compuesto unas piezas musicales que descubrimos durante la asistencia a la representación pero que, a tiempo real, asumimos como propias de la época de esplendor del personaje. Se crea una impresión de verosimilitud y adecuación espacio-temporal insólita y realmente deslumbrante. Por su acercamiento al estilo musical y por la calidad en la interpretación. La idea de convertir en narrador protagonista a Boquera, que tras los teclados, evocará el pasado que (no) fue es un acierto, algo que el intérprete realiza creando también una sensación de improvisación que incluye a los espectadores, haciéndonos partícipes de lo que parecerá un show único e irrepetible.

A su vez, Guiteras realiza un trabajo excelente como marionetista y como cantante. En primer lugar, sabe cómo esconderse tras Mrs. Brownie y ajustar sus movimientos hasta conseguir que fijemos la mirada en el muñeco, que se convierte en canalizador de todas las emociones y expresiones. Más allá de la técnica (de la que no se verán las costuras en ningún momento), la actriz es capaz de compartir escena y desdoblarse en otros personajes a la vez. Y lo más importante, el tono utilizado se adecúa perfectamente al público adulto al que va dirigido la pieza. Realmente, tendremos la sensación de que la marioneta es un personaje con características perfectamente humanas. Por si esto fuera poco, la adecuación vocal en la interpretación de las canciones es impresionante. Tanto al estilo como al rango vocal. Esta capacidad de la artista para mostrarse presente a través de los personajes y ausente al mismo tiempo supone un gran logro escénico.

Hay que destacar, por mérito propio, la confección de las marionetas de Ester Moreno. El diseño es increíble. El vestuario de Nídia Tusal para la diva termina de dotar de humanidad al personaje, y de contextualizarlo en su época, propiciando que el viaje que realiza el espectador sea completo.

Finalmente, resulta muy agradecido para el público poder disfrutar de la grabación de la banda sonora de este espectáculo. No concierte a la crítica valorar el esfuerzo que supone sacar un proyecto de estas características adelante, aunque sí que me gustaría resaltar este detalle. El álbum musical de Mrs. Brownie es un gran hallazgo no sólo para quien haya asistido a una de las funciones, sino para los amantes de la música negra en sus múltiples vertientes. Las orquestaciones del cd amplían el espectro instrumental y realmente resulta un placer escuchar el resultado.

Mrs. Brownie es, sin duda, una propuesta que merece la pena disfrutar tanto en vivo como en disco compacto. Un personaje y una interpretación protagonista muy a tener en cuenta gracias también a un meticuloso trabajo en la dirección y la dramaturgia de Víctor Borràs.

Crítica realizada por Fernando Solla

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES