novedades
 SEARCH   
 
 

05.04.2017 Críticas  
LIMBO, impecable relato de un tránsito

Limbo se presenta en la Sala Beckett de la mano de las hermanas Clara y Aridana Peya, fundadoras de la joven compañía Les Impuxibles, y expone una acertada crítica sobre las brechas generadas en una sociedad binaria y sexista.

Pongamos que hablo de un reflejo en el baño de los aseos masculinos en un aeropuerto: un reflejo difuso en un mar de dudas; o de la soledad en la ruta hacia la aceptación de uno mismo, y de la aceptación de los otros. Limbo expone de un modo brillante la herida interna que genera el intentar salir y explotar de un cuerpo que Albert, su protagonista, no considera como suyo, en un mundo regido por los juicios morales y unas etiquetas sociales basadas en criterios heteropatriarcales. Las nuevas tecnologías tienen una presencia notoria en los diálogos de la pieza, como nuevas formas de socialización y refugio para el protagonista -que no cesa de oír voces represoras a su alrededor-, inmerso en un proceso marcado por el desdoblamiento de identidades.

El trígono de disciplinas como la danza, a cargo de Aridna Peya y Tatiana Monells, que bien reflejan el quiebre del cuerpo y el desdoblamiento del mismo; las acertadas composiciones y la música en directo de la aclamada pianista Clara Peya; y la brillante interpretación de Mariona Castillo, consiguen transmitir al espectador las sensaciones de indecisión, soledad y aislamiento. Un personaje que, como bien expresa en la obra, se siente atrapado en una carcasa en un mundo binario en el que “el neutro está neutralizado”. Los acompañamientos a los relatos del protagonista de Clara Peya al piano son verdaderamente cautivadores, en parte por su acierto al combinar los ritmos acústicos con reverberantes sonidos electrónicos y urbanos en la pieza; o regalando a la audiencia una canción estilo trap al final de la misma.

Limbo parte de los testimonios de los activistas trans Miquel Missé y Pol Galofre, y ahonda de forma brillante en las cuestiones de lo afectivo-sexual y lo transgénero. Esta adaptación que ha contado con la acertada dirección y dramaturgia de Marc Rosich se representa hasta el 9 de abril. Su programación en el ciclo temático La revolució dels gèneres, enfocado a la creación de estereotipos en el ámbito de la ficción, ha sido todo un acierto.

Crítica realizada por Lucía Morales

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES