novedades
 SEARCH   
 
 

01.04.2017 Críticas  
Maybe you’re (not) wrong

El joven cantante Tildo Muxart realizó la noche del 29 de marzo el concierto de presentación de su primer álbum. Dentro del ámbito del Festival Mil·leni pudimos conocer a un artista cuya voz y actitud en el escenario son capaces de emular a todos los referentes de su música sin renunciar a su propia personalidad artística.

El Molino ayudó con su cálido entorno a que la velada transcurriera con éxito. La cercanía del recinto supone, a la vez, un reto para cualquier intérprete, ya que la corta distancia con el público y las dimensiones del escenario obligan a los artistas a mostrarse sin filtros ni tapujos, algo que Muxart y su banda hicieron con espontaneidad y entrega.

La ilusión fue palpable desde la primera canción. Sólo una pantalla de leds cuyo fondo cambiaba de color con el nombre. Dos palabras con las que el público se quedó durante y tras salir de la sala: Tildo Muxart. El cantante barcelonés presentó un repertorio en el que combinó sus canciones con inspiradas versiones de algunos de sus referentes. De este modo, pudimos disfrutar de “Valerie” de Amy Winehouse, “Get Rhythm” de Johnny Cash o “Come Together” de The Beatles, con la que se cerró el concierto. También hubo tiempo para dedicar temas a su novia y familiares entre los que destacó una sentida versión de “What a Wonderful World” de Louis Armstrong.

La juventud es evidente, pero no la pudimos adivinar en la voz. De una gravedad extrema pero sin caer nunca en la imitación gratuita de los nombres ya citados. Vimos a un artista que se siente cómodo sobre el escenario. Muxart se descubrió ante nuestros oídos y se gustó. Y nos gustó.

Para su presentación, el artista no quiso reproducir el álbum de once canciones que lleva su nombre, literalmente y ofreció versiones y variaciones de varios de sus temas. Él mismo definió como rareza su acercamiento a “Missing You”, que en el disco es en acústico. De nuevo, sorprendió poder reconocer a través de sus composiciones a cantantes referenciales como Elvis Presley, Van Morrison, Stevie Wonder o Ray Charles. Los vimos a todos, pero sobretodo a él. Una mirada peculiar que está asentando sus propias raíces. El sonido de Pink Floyd, Mumford and Sonds o Jack Johnson también se pudo adivinar a través de las canciones de Muxart.

El público se vino arriba en varios momentos, que coincidieron en su mayoría con las canciones compuestas por el propio intérprete. “That’s the Girl”, “I Love You Forever”, “Forced Love” (single que ya se presentó en La Marató de TV3), “Let if Flow” y varios más. Todos momentos álgidos, tanto por sus letras como por la música. Detalle que destacó todavía más si cabe en “Iceman” o “She Wanna”, verdaderos temazos que no deberían pasar desapercibidos.

Si tuviéremos que destacar una característica de su estilo, sería sin duda la naturalidad con la que el cantante se muestra ante el público y, especialmente, la complicidad y camaradería que demostró con los seis integrantes de la banda, a los que presentó simplemente con su nombre. Josep en la batería, David en el bajo, Pol en la guitarra, Ricard (Ricky) en el teclado, Eloy en el saxo y Nico en la trompeta. Sin duda, el espectro instrumental, así como la ejecución de todos ellos, son muestra de la formación musical de este grupo. Una base muy sólida que no estuvo reñida con las muestras evidentes de lo que disfrutaron sobre el escenario y, por extensión, este sentimiento se trasladó a un público muy entregado.

Siete nombres propios a tener en cuenta que tienen mucho que aportar tanto en los circuitos más alternativos como en los que no lo son tanto. Las etiquetas no valen aquí y la ubicuidad tanto del estilo como de las canciones está fuera de toda duda. Una velada particular que marcó el pistoletazo de salida, no tenemos duda, de muchas más que están por venir.

Crónica realizada por Fernando Solla

No te pierdas todas las fotografías del concierto realizadas por Camera Vellarino

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES