novedades
 SEARCH   
 
 

13.03.2017 Críticas  
Bendecida con una voz

La angelical voz de Ala.ni nos iluminó el camino el pasado sábado 11 de marzo. La noche Barcelonesa despegaba sin frenos junto a la Iglesia del Pi, pero las sombras desaparecieron. Con ella vimos la luz. Ala.ni nos despertó y nos llevó al extasis en un concierto magnífico y experimental.

Ala.ni nos dejaba, el pasado sábado, boquiabiertos y perplejos con tal nivel de control vocal. Y no es para menos. Tímida en sus inicios, la cantante empezó a disfrutar del concierto a partir de la segunda canción cuando indicó: “Cantar en una iglesia no es fácil”. Rió, se levantó, experimentó y supo salirse. Ala.ni lo bordó… ¡y con nota!.

La nueva diva del soul supo jugar muy bien sus cartas en su concierto en la Iglesia del Pi en ciudad condal. Ala.ni estuvo dicharachera, amable, risueña… Pero sobretodo, estuvo asombrosa. La perfección que nos mostró se marca en horas y horas de trabajo. Una perfección con la que no dudó en jugar al moverse por el “escenario” y cruzando el gran pasillo del público mientras lanzaba con maestría las notas de sus canciones. Uno de los grandes momentos de la noche que provocó un alubión de aplausos del público. Ala.ni disfrutaba con cada canción, con cada sonido, con la reverberación de iglesia tan característica, por cantar en un sitio tan insospechado y tan atrayente.

Cada vez que Ala.ni abría su boca, lo que salia de ella era un (inimaginable) concierto sinfónico. Un halo de pureza. Sabíamos que el concierto iba a ser mágico, y para muestra su último álbum: “You & I”. Pero esto lo sobrepasaba.

La cantante estuvo en todo momento acompañada de dos músicos, un guitarra y una arpa, que supieron comprender todos su puntos claves, sus indicaciones durante el juego de la música y su divertido ingenio. Maravillosos los momentos de jam-session en los que la cantante dió libertad a su equipo para crear una melodía base mientras ella, cantaba las frases que habían pedido a parte del público justo antes de empezar. Una Improvisación que divirtió mucho al respetable. Tanto, que las frases se dividieron en tres montones para poder hacer 3 pequeñas y únicas piezas musicales.

La frescura de Ala.ni, tanto en su música como en su personalidad, me hizo sentir vivo. Lo del sábado noche fue algo loco, divertido y mágico que espero repetir de nuevo. Porque desde hoy me declaro FAN CONFESO de Ala.ni. Y pido al Festival del Millenni que me la devuelva a Barcelona en unos años. Su madurez artística ya será tal, que mi enamoramiento llegará al tocar el techo tanto como lo va a hacer su voz. Lo del sábado fue un concierto digno de guardar en la memoria.

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES