novedades
 SEARCH   
 
 

16.02.2017 Música  
SKUNK ANANSIE no son de este planeta

SKUNK ANANSIE cuentan con más de 20 años de historia encima de un escenario y dejaron bien claro en la sala Razzmatazz de Barcelona que les quedaba energía para años. Y es que lo de los SKUNK ANANSIE con Skin (cantante) a la cabeza no es de este planeta.

El pasado lunes pudimos disfrutar de un concierto de casi dos horas durante las que la banda inglesa ha repasado su carrera musical con una líder de la banda entregadísima al público y cargada de energía para uno, dos y veinte conciertos más.

La excusa de la presencia de la banda en Barcelona era la presentación de su último disco, ‘Anarchytecture’, aunque la cita se convirtió (como ya se esperaba) en un homenaje a la buena música más reivindicativa y empoderadora. Todo ello en el marco del Festival del Mil·leni, que ha arriesgado con esta banda que se sale un poco al resto del cartel en género pero que garantiza un directo que no deja indiferente a nadie.

Nada más salir al escenario Skin, ataviada con una capucha, empieza el espectáculo; no necesita ni llegar al primer estribillo para empezar a subirse encima del público y a saltar y brincar de lado a lado del escenario, acompañada de su banda: Richard Lewis al bajo, Mark Richardson a la batería y Ace a la guitarra. Empieza la sucesión de temas rockeros que incluyen giros de guitarras. Y entre grito y grito de la cantante, el público afronta el reto de hacerle una foto que no salga movida, finalmente optarán por el vídeo; y es que la energía que tiene Skin en el escenario es sorprendente, contagiosa y de envidia.

Suena una lenta de su último trabajo, con ‘Death to the lovers’ nos tomamos una tregua para continuar con una de las míticas: ‘Weak’. Quien haya visto a SKUNK ANANSIE en concierto sabrá que Skin es muy dada a jugar con el público y que éste participa al 100% en todo lo que ella se propone, y así la cantante se lanza a hacer crowdsurfing delante de la atónita mirada de los que van por primera vez a un concierto suyo. Quienes la hayan visto antes dirán que Skin se está relajando con los años, otros seguiremos pensando que lo suyo, a sus casi 50 años, no es de este planeta.

Después de unos cuantos temas de discos antiguos, de antes de la separación temporal que tuvieron durante la primera década del 2000 y después de haber coreado con el público ‘Hedonism’, Skin pregunta que quién quiere oír una del 94; “que os den, voy a tocar una nueva”. Suena ‘Victim’ y el público enloquece. Y así son SKUNK ANANSIE, una mezcla de espectáculo, experiencia, mucha historia y carácter, muchísimo carácter.

Después de una mini pausa, un espectáculo de láseres sumado a una chaqueta llena de espejos que luce la vocalista, que crea una escenografía que le va a la perfección al tema que tocarán del trabajo que presentan esta noche en Razzmatazz, ‘Love someone else’.

Si por algo los SKUNK ANANSIE han destacado durante sus primeros años, es por el alto contenido político de sus canciones y así lo deja patente Skin haciendo un llamamiento a decir NO a la homofobia, al racismo, a la misoginia y a todas las situaciones de discriminación que se están viviendo hoy en día, a pensar globalmente para actuar localmente. Y sus canciones siguen de rabiosa actualidad: “sí, es jodidamente político, todo es jodidamente político” reza el estribillo de ‘Yes it’s fucking political’, que hacen sentir nostalgia de artistas más comprometidos con la situación política actual alrededor del mundo.

A la vuelta del bis repasamos algunos temas más de su disco ‘Post orgasmic chill’ e incluso disfrutamos de un segundo bis, con el que todos cantamos a coro una lenta: ‘You’ll follow me down’ después de que Skin nos invite a todos a cogernos los unos a los otros para despedir una noche especial y volver a nuestras casas con dolor en los pies, medio afónicos y deseando que vuelvan.

Crónica realizada por Bea Garrido

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES