novedades
 SEARCH   
 
 

14.02.2017 Críticas  
Que el hip hop no pare

Respaldados por el éxito alcanzado en sus anteriores espectáculos por toda la geografía del planeta Tierra, llegan los BRODAS BROS al Teatro de la Luz Philips de Madrid, para celebrar con sus seguidores y todo aquel que quiera descubrirles, su décimo aniversario sobre las tablas, el asfalto, o allá donde decidan compartir su arte.

Dos parejas de hermanos que decidieron unirse en el 2006 para compartir su afición por el hip hop, llevan girando por multitud de países sus diez espectáculos producidos hasta la fecha, como una celebración de su amor por la cultura urbana y la música hip hop, que lleva contagiando al mundo ya cerca de las cuatro décadas desde su nacimiento en la ciudad de Nueva York.

Al igual que el propio género que representan, el espectáculo de los BRODAS BROS que traen a Madrid es un conglomerado de formas artísticas, que ellos no dejan de homenajear desde comienzo a fin. DJ KAPI en directo ameniza la llegada al patio de butacas, y nos va sumergiendo en el estado anímico que requiere un espectáculo como este, predisposición a la diversión y dejarse sorprender. El breaking, el turntablism, el rap y el graffiti son el hilo conductor de un show que se permite licencias como dos secciones con toques orientales en las que se lucen el elenco femenino, y Bboy Kadoer; y el tramo dedicado al espectáculo BR2, realmente sorprendente para quien no haya visto algo parecido.

Los gags introducidos en el show, dirigidos por Joan Gracia de Tricicle, son un gran acierto, y permiten hacer brillar al elenco al completo, y muy especialmente al músico Jean Philippe Barrios.

Merece la pena dejar los prejuicios en la puerta del teatro y acercarse a conocer, o a disfrutar una vez mas, de los BRODAS BROS, un ejemplo de perseverancia, dedicación, y mucha calle.

Crítica realizada por Ismael Lomana

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES