novedades
 SEARCH   
 
 

28.11.2016 Críticas  
Molière actualizado

El Teatro Fernán Gómez acoge TARTUFO EL IMPOSTOR, una versión actualizada de la conocida obra de Molière que, en esta ocasión, versiona Pedro Víllora y dirige José Gómez-Friha.

Esta obra se estrenó el 12 de mayo de 1964 ante Luis XIV, una primera versión que indignó a los devotos por su contenido lo que provocó su prohibición. Más de medio siglo después lo que en ella se refleja sigue estando plenamente vigente, ya que estamos en una época en la que su protagonista – el hipócrita y narcisista Tartufo- nos puede recordar a muchas personas que llenan las noticias en la actualidad. Por ello, queriendo acercar esta historia a nuestros tiempos, la versión que ahora se presenta en el Centro Cultural de la Villa cambia en algunos detalles con respecto a la obra original, como por ejemplo el final que muchos conoceréis de sobra pero que en esta ocasión os va a sorprender.

Nada más entrar al teatro, mientras los asistentes nos acomodamos en las butacas, podemos ver cómo varios de los actores entran y salen del escenario –situado al ras del suelo-, charlando entre ellos hasta que llega la hora de dar comienzo al espectáculo, momento en el que cada uno va a la posición que le corresponde. Es una original puesta en escena en la que los personajes se mueven por toda la sala e incluso por los pasillos del teatro, rompiendo la cuarta pared en multitud de ocasiones.

La sencillez de la escenografía junto a la adecuada iluminación permiten adentrarse de manera rápida en la obra. La sala –Jardiel Poncela- y la disposición de la misma, añaden a la representación un punto de originalidad y cercanía que se traduce en mayor conexión con el público.

La interpretación de los actores es sobresaliente, sobre todo Esther Isla que volvió a sorprenderme con su talento para la comedia, siendo el personaje más simpático de toda la obra; es que ella se come el escenario cada vez que lo pisa, es estupenda actriz que no conocí hasta “Los Desvaríos del Veraneo” -también dirigida por Gómez-Friha-. También nos deslumbra Marián Aguilera con su expresividad; Vicente León está genial interpretando con gran fuerza a su personaje; Rubén Ochandiano no aparece hasta prácticamente la mitad de la obra pero cuando lo hace borda su papel y acapara todo el protagonismo; y por último, completan el reparto de manera notable Ignacio Jiménez y Nüll García. Entre todos consiguen que el ritmo no decaiga en ningún momento aunque, a mí parecer, la obra tiene más fuerza en su mitad.

En definitiva, un espectáculo mordaz, actual e imprescindible para los tiempos que corren. No se lo pierdan.

Crítica realizada por Patricia Moreno

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES