novedades
 SEARCH   
 
 

11.10.2016 Críticas  
Un tour de cine

La FSO (Film Symphony Orchestra) está de gira con su nuevo espectáculo; “La Mejor Música de Cine En Concierto”. Hace unos días, aterrizaba en el Auditori de Barcelona dentro de una de las dos fechas que tiene programada. EnPlatea estuvo allí disfrutando en directo de las bandas sonoras de películas en todo su esplendor.

Esplendor es lo menos que podríamos destacar de esta formación. La FSO nos ofreció un recorrido por un conjunto de bandas sonoras conocidas magnífico y excitante. Una suite muy bien escogida que nos hacía recordar algunas de las bandas sonoras con las que hemos podido crecer – pasando de Cinema Paradiso a Harry Potter – e instruyéndonos (si me permiten la palabra) con otras menos conocidas u olvidadas; como Conan el Bárbaro, Gremlins o Chocolat.

La FSO es una orquesta que se desmarca de las demás por su amplio repertorio de bandas sonoras de películas. Sus conciertos son un disfrute acompañado de enseñanza ya que, su director, introduce una a una las piezas que van a sonar en escena. Una introducción digna de un apasionado del genero que te hace partícipe de su emoción y vivencia respecto al genero. Aunque esta vez no sonó Matrix, su director Constantino Martínez-Orts apareció ataviado cual Neo con chaqueta negra larga y gafas de sol. Un outfit que hace, si más cabe, resaltar su posición de director experto.

El disfrute con ellos es mágico. La FSO sabe hacerte entrar en el sentir de la película. Disfrutar de las notas, la creación y movimiento interno de la partitura en sí, la explosión de la historia a través de la música que pudimos comprobar, por ejemplo, con Batman The Dark Knight o The Hateful Eight. Y como no, no podíamos salir del Auditori sin disfrutar de la mítica BSO de Star Wars interpretada a oscuras, con unas ténues luces y unos arcos de violín iluminados cual espada láser. No faltaron también los bises bises (absolutamente necesarios) que los freaks de las bandas sonoras estábamos esperando: Indiana Jones y el arca perdida, Star Wars y Superman.

Pero eso no iba a ser todo, ya que la sorpresa grande llegó de mano de una persona del público; quien, en su aniversario (y posterior al toque del cumpleaños feliz por parte de la orquesta), subió al escenario y pidió la mano a su ya prometida quien tuvo que aguantar la pequeña vergüenza requerida del acto. Y es que la FSO es una caja de sorpresas.

Crítica realizada por Norman Marsà

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES